Vacaciones de esquí más baratas

Como reducir los gastos al ir a esquiar.

consejos para que esquiar te salga más barato

1. Reservar con un operador de viajes

Este año, reservar con un operador turístico en lugar de organizar nuestro propio viaje es sin duda el modo más barato de ir a esquiar, señala Craig Burton, director comercial de la agencia de viajes ifyouski.com. “Los operadores todavía tienen plazas disponibles de octubre a noviembre que necesitan vender, lo que significa que es posible obtener verdaderas gangas y cuanto más tarde se reserve, mejores serán las ofertas”.

2. Evitar las vacaciones escolares

En lo posible, evitar la semana de vacaciones escolares que empieza el 14 de febrero, señala Andy Harmer, director de producto y marketing de Neilson. No solo están las pistas masificadas, sino que el precio de las vacaciones será más elevado dada la escasa disponibilidad, añade, especialmente si también hay vacaciones en el país al que vamos. Por ejemplo, en la popular estación de St Anton, en Austria, un viaje de una semana con alojamiento en un hotel de cuatro estrellas en régimen de media pensión costaría en esas fechas 1.500 libras/persona (1.593€); el mismo viaje, reservado para la semana siguiente cuesta 925 libras/persona (982€).

3. Reducir costes en el aparcamiento

En caso de conducir hasta el aeropuerto hay que procurar reservar la plaza de parking con antelación. Por ejemplo, una semana de estancia para un coche en la zona de aparcamiento de larga duración de la Terminal 5 de Heathrow pagando en el momento costará 108,10 libras (114,84€), mientras que reservando con 24 horas de antelación en BAA nos costará 57,70 libras (61,27€). El sitio Web Holiday Extras permite reservar aparcamiento con antelación en cualquier aeropuerto del Reino Unido. Para ahorrar más, siempre podemos pedir a algún miembro de la familia o amigo que nos lleve.

4. Ahorrar en equipamiento

Al alquilar unos esquís o tabla de snowboard siempre es más barato reservarlos con antelación en línea. Es posible ahorrar hasta un 40%, pagando unas 60 libras (63,75€) por una semana en lugar de lo habitual que rondaría las 100 libras (106,26€), señala Burton. Para los novatos, es mejor pedir prestado todo lo necesario en lugar de comprarlo. Si no se conoce a nadie a quien pedírselo, otra opción es recurrir a las tiendas de segunda mano, indica Jasmine Birtles de Moneymagpie.com.

5. Quedarse en un sitio

Si nos alojamos en una estación en uno de los tres valles de los Alpes franceses, ¿qué probabilidades hay de que vayamos a esquiar a los otros valles? Un pase de acceso de seis días para los tres valles cuesta 225€. Es mucho más barato adquirir uno para el valle en el que vamos a estar: por ejemplo, 182€ en Meribel.

6. Pagar solo por el tiempo que se esquía

Si realmente nos gusta más el sol de invierno y el vino blanco que esquiar, conviene comprar pases diarios o incluso de medio día. El acceso a las pistas de esquí de Meribel cuesta 31€ por una mañana o una tarde en comparación con los 38€ que cuesta el día completo.

7. Mirar bien antes de comprar un seguro

A menos que dispongamos de una póliza anual de seguros de viaje que incluya los deportes de invierno, necesitaremos contratar uno antes de marchar. En ese caso, conviene buscar ofertas especiales.

8. Llevarse un sándwich a la cima para comer

Los restaurantes de lo alto de la montaña son bastante caros, por lo que conviene llevar comida, advierte Harmer, especialmente si vamos a un país donde la moneda es más fuerte que la nuestra.

9. No perder el último telesilla

Si perdemos el último telesilla hacia un punto desde el que podemos descender esquiando hasta la estación en la que nos alojamos, nos saldrá caro. Aunque puede que nuestro alojamiento esté apenas a unos cientos de metros de distancia en línea recta, llegar hasta allí por una carretera de montaña podría llevarnos más de una hora y sacarán partido los taxistas.

Fuente: The Guardian

Lecturas relacionadas: