10 cosas sobre los Países Bajos que te impactarán

 

Además del barrio rojo o los coffee shops de Amsterdam, hay otras muchas cosas de los Países Bajos de las que seguro te vas a enamorar, pero sólo si antes eres capaz de superar la fase de shock a la que se suele enfrentar todo aquel que visita por primera vez el país. 

Para poder hacerlo y que no te pille por sorpresa, aquí te dejamos una lista con las 10 cosas más sorprendentes de los holandeses.

Fuente: Lorena a.k.a Loretahur via Flickr (CC BY-SA 2.0)


1. Tacaños y frugales

Se suele decir de los holandeses que son tacaños.  No suelen invitar y mucho menos dejar propina. Dicen incluso que cuando se van de vacaciones se llevan su propia comida para no gastar dinero.

Ahora entendemos porqué no es de extrañar que la expresión inglesa”going Ducth” (volverse holandés) se use cuando se quiere dividir la cuenta a partes iguales entre todos los comensales.

Una prueba de su frugalidad es el flessenschraper, un utensilio muy común en cualquier cocina holandesa que se utiliza para para apurar  al máximo el contenido de las botellas y que no se desperdicie nada.

Fuente: Commons.wikimedia.org


2. Bicicletas por todos lados

En los países bajos hay más bicis (fiets) que habitantes. Cada holandés tiene al menos dos bicicletas: una de uso diario y otra para excursiones. Les encantan las bicis. Tanto es así que ni los mismos ladrones pueden resistirse a la tentación de robarlas. Por eso, hay quien usa hasta 2 y 3 candados para evitar que se la quiten.

Fuente: Francesco Paroni vía Flickr (CC BY-ND 2.0)

Hacer excursiones en bici por los pueblos es todo un placer. Los vistas son increíbles. Y todavía lo disfrutarás más cuando sepas que hay carriles bici (fietspaden) señalizados por todos lados: por calles, puentes e incluso túneles.

3. Pasión por los purés

A los holandeses les encanta hacer purés (eten prakken) de todo. No sólo de patatas, machacan cualquier cosa.  Quizás el mejor ejemplo es el stamppot, un plato que consiste en hervir diferentes verduras, chafarlas y poner una salchicha encima.  Hay a quien se le va de las manos y chafa incluso la pasta o las patatas fritas.

Fuente: Tavallai vía Flickr (CC BY N.D 2.0)


4. Fideos de chocolate

Si estás acostumbrado a ver fideos de chocolate en helados o donuts y viajas a los países bajos, acostúmbrate a verlos también sobre el pan y acompañados de un vaso de leche. Estos fideos decorativos se llaman Hagelslag y los comen tanto niños como adultos.  Los hay de diferentes colores y sabores, como por ejemplo de fruta o de regaliz. Les encanta también echarlos a los sandwiches de crema de cacahuete.

Fuente: Where is your tooth brush? vía Flickr (CC BY-NC-SA 2.

0)


5. Abreviaturas

Si quieres entender y hablar neerlandés, hay una cosa que lo hace especialmente interesante y difícil al mismo tiempo: las abreviaturas.  A los holandeses les encantan, tanto que a veces parece que sólo hablen a base de abreviaturas.

Comprender el neerlandés es algo así como descifrar un código secreto, lo cual  puede frustrar a los extranjeros, especialmente a la hora de rellenar formularios. Algunos ejemplos son: a.s. (aanstande) que significa “próximo” o “siguiente” y a.u.b. (alstublieft) que significa “por favor”.

 

Fuente: expatica.com


6. Las cortinas siempre están abiertas

En los Países Bajos, o no hay cortinas o éstas siempre están abiertas.  ¿Las tendrán abiertas porque los holandeses quieren ver lo que hay fuera, o para que entre más luz a las habitaciones? Lo mismo no tienen cortinas porque simplemente no quieren comprar. En cualquier caso, entendemos que a los holandeses les gusta la sensación de amplitud.  Ahora bien, no te atrevas a mirar lo que están haciendo otros sus casas.  Eso sigue siendo de mala educación.

Fuente: holland.com


7. Los cumpleaños holandeses

Prepárate si te invitan a una fiesta de cumpleaños de un holandés. Y no lo decimos por la comida o la bebida,  sino por la costumbre que tienen de felicitar a todos los asistentes a la fiesta.  Oirás un montón de Gefeliciteerds (Felicidades) en el cumpleaños de otra persona, tanto que llegarás a pensar que estás en tu propia fiesta de cumpleaños.

Fuente: pixabay.com


8. Hurgarse la nariz

Sí, es cierto lo que estás leyendo. A los holandeses les da igual hurgarse la nariz delante de la gente. De hecho, según un estudio el 90% de los holandeses se escarban la nariz y sólo el 50% lo encuentra asqueroso, lo cual es todavía más extraño.

Fuente: Ayeshamus vía Flickr (CC BY NC-ND 2-0)


9. Franqueza

Los holandeses siempre te dirán lo que piensan.  De mala educación, ofensivo, chocante… Llámalo como quieras, pero esta forma tan directa de decir las cosas es un rasgo muy típico de los holandeses que puede que a muchos extranjeros no guste.  Sin embargo, para los holandeses en eso consiste la honestidad y la sinceridad.  De hecho, muchos consideran los buenos modales de los ingleses y americanos como un signo de hipocresía y falta de sinceridad.

Fuente: wikipedia.org


10. ¡Gezellig!

Gezellig y gezelligheid son dos palabras que seguro que escuchas cuando visites los Países Bajos.
Pero ¿qué significan? Aunque no hay una traducción literal, estas palabras se usan para describir una sensación de bienestar, por ejemplo: Imagínate que estás en una fiesta, con tus amigos, con música sonando de fondo… estás a gusto en ese ambiente.  Es un momento acogedor, agradable, cómodo, es gezellig.  Si estás en la cima de una montaña, viendo la puesta de sol con tu pareja y ambos  sentís una conexión especial el uno con el otro, con el sol, con el cielo, con la naturaleza… ¡Enhorabuena!   Eso es gezellig.

Fuente: Richard Mattews vía Flickr (CC BY 2.0)

Fuente: http://whenonearth.net/10-things-netherlands-shock-first-time-visitors/

Añadir Comentario