10 carreteras míticas que deberías recorrer alguna vez en la vida

Hay carreteras y carreteras en todo mundo, pero algunas de ellas ofrecen a los viajeros que las recorren una vistas increíbles o discurren por paisajes que quitarían el habla a cualquiera. Muchas de ellas se han hecho famosas con el paso del tiempo y con razón. En este artículo, encontrarás una selección de algunas de ellas. Deberías tratar de recorrerlas alguna vez, si tienes ocasión.

1. La autopista 1, también conocida como “Big Sur”, en los EE.UU.

La autopista 1 (Highway One) recorre parte de la costa de California, entre San Simeón y Carmel, atravesando a su paso varios parques naturales. Las vistas de los acantilados y el océano Pacífico que se pueden disfrutar desde el coche son increíbles y cuenta con numerosos atractivos a lo largo del camino para aquellos que deseen realizar alguna parada: playas llenas de surfistas, leones marinos y focas; grandes bosques de secuoyas; hermosas cascadas; e incluso algunas zonas de avistamiento de cóndores para los amantes de las aves.

Dependiendo de la época del año, en las horas de mayor tráfico se pueden encontrar muchas autocaravanas que ralentizan la circulación. En ese caso, otra opción es circular por una carretera cercana, menos transitada, conocida como Nacimiento-Fergusson Road, que corta hacia el este y ofrece unas impresionantes vistas panorámicas de la costa desde arriba.

Autopista 1 (Highway one), California, EE.UU.

2. Ruta 40, en Argentina

La ruta nacional nº 40 es uno de los tramos de carretera más largos del mundo, que recorre Argentina de norte a sur a lo largo de la cordillera de los Andes. En sus más de 4.800 km de recorrido desde la Quiaca, cerca de la frontera con Bolivia, a Cabo Vírgenes, en Santa Cruz, conecta 21 parques nacionales y 18 provincias y cruza infinidad de veces la cordillera de los Andes. Para aquellos que  no tengan mucho tiempo para recorrerla en su totalidad y deban elegir, es recomendable evitar la parte sur, plagada de turistas, y centrarse en explorar las zonas más elevadas, a más de 5.

000 m sobre el nivel del mar en la zona de Salta. Las vistas desde ahí arriba son realmente magníficas.

Ruta 40, Argentina

3. Paso de Connor, en Irlanda

Está situado en la península de Dingle, en el condado de Kerry, y es el paso de montaña más elevado de Irlanda. La estrecha y sinuosa carretera que lo atraviesa va desde el extremo sur de la península de Dingle hasta la bahía de Brandon, atravesando a su paso las montañas de Brandon. En lo alto hay un aparcamiento con unas vistas fabulosas de la costa y bajando hacia la bahía de Brandon, encontrarás unos preciosos lagos con una cascada y escarpados acantilados. ¡Recuerda conducir por la izquierda!

Paso de Connor, Irlanda

4.

Col de Turini, en Francia

Col de Turini es un puerto de montaña que se eleva unos 1.600 m sobre el nivel del mar en los Alpes- marítimos, en Francia, muy cerca de la glamurosa zona de la Costa Azul. Forma parte del Parque Nacional de Mercantour, pero además de ofrecer unas maravillosas vistas de los Alpes franceses, la carretera que asciende al Col de Turini es famosa especialmente por ser uno de los tramos más peligrosos del popular rally de Montecarlo y también de algunas ediciones del Tour de Francia. No obstante, si quieres recorrer este tramo mítico, deberás hacerlo entre finales de primavera y principios de otoño, dado que en invierno, la presencia de hielo y nieve en la calzada convierten las más de 30 horquillas (curvas extremadamente cerradas) que tiene en las más peligrosas de los Alpes, siendo solo apto para profesionales. Para los amantes de los coches, hay que destacar que diferentes clubes de automovilismo suelen organizar con frecuencia, en la cima del puerto, concentraciones de deportivos, tanto clásicos como actuales. Bajando hacia Sospel puedes visitar el hermoso pueblo alpino de La Moulinet, con su pequeña capilla de Notre Dame de la Menour, además, de algunas fortificaciones de la II Guerra Mundial.

Col de Turini, Francia

5. Trollstigen, también conocida como “La escalera del trol”, en Noruega

En la tierra de los vikingos se encuentra Trollstigen, un tramo de carretera de montaña de unos 100 kilómetros entre el Lago Langvatnet, en Strynefjell, y el puente Sogge, en Romsdal. Prácticamente linda con el Parque Nacional Reinheimen y está muy cerca del fiordo de Geiranger, otro de los lugares más visitados de Noruega, junto con Trollstigen. No es nada fácil conducir por esta estrecha carretera con su pendiente del 9% y sus 11 curvas de 180º, pero las vistas realmente valen la pena. El recorrido está rodeado de majestuosas montañas con laderas escarpadas y hermosos y profundos valles y fiordos. En la cima hay un aparcamiento desde el que, caminando un poco, se accede a un mirador con unas vistas increíbles y desde donde se puede divisar la cascada de Stigfossen, que cae más de 300 m por la ladera de la montaña.  Por seguridad, Trollstigen se cierra los meses de otoño e invierno.

Trollstigen, Noruega

6. White rim trail, en EE.UU.

Se trata de una pista de tierra que atraviesa el Parque Nacional Tierra de Cañones, situado en el sureste de Utah, cerca de la ciudad de Moab. Esta ruta, de unos 160 km de longitud, ofrece unas vistas increíbles de los cañones del parque, pero no es apta para todo el mundo. El personal del parque nacional la ha clasificado como moderadamente difícil y sólo para vehículos altos y con tracción a las cuatro ruedas. Es importante llevar mucha agua.

White rim trail, EE.UU.

7. Paso de Sani, en Sudáfrica

Sudáfrica está llena de carreteras con una belleza natural asombrosa, pero el paso de Sani, situado en la cordillera Drakensberg, con unos 2.900 metros de altitud, ofrece además, emoción y un plus de peligrosidad. Los arcenes de esta sinuosa pista de tierra que conecta KwaZulu-Natal con Lesotho están llenos de restos de autómoviles que no consiguieron llegar a su destino y es que sus cerradas curvas y continuos cambios de pendiente convierten este tramo de apenas unos 9 km de recorrido en uno de los más peligrosos del mundo. Por seguridad, se cierra desde las 16:00 hasta el amanecer y en las épocas de mal tiempo. Recomendada únicamente para conductores experimentados y con un vehículo adecuado. Los que se arriesguen a recorrerlo, podrán disfrutar de unos paisajes de montaña espectaculares y, por supuesto, alardear si consiguen llegar a su destino.

Paso de Sani, Sudáfrica

8. Khardung La o paso de Khardung, en India

La significa “paso” en tibetano. A más de 5.000 m de altura sobre el nivel del mar, el paso de Khardung es uno de los tramos de carretera transitables más elevados del mundo. Se trata de una antigua ruta de caravanas, que solían recorrer caballos y camellos y que, aunque a finales de los 80 se preparó para vehículos a motor, todavía conserva gran parte de sus giros y vueltas originales. La ruta, que conecta Leh, en la India, con Kashgar, en China, atravesando la cordillera del Himalaya, no es apta para aprensivos, pero lo compensan sus magníficas vistas, llenas de picos escarpados, profundos valles y el hermoso glaciar de Siache.

Khardung La, India

9. Carretera de Karakoram, de China a Pakistán

Esta carretera, que coincide en algunos tramos con la antigua ruta de la seda, tardó 27 años en construirse y los chinos la llaman la “carretera de la amistad”. Con una altitud de cerca de 4.700 m sobre el nivel del mar, es una de las carreteras pavimentadas más elevadas del mundo. Conecta Kashgar, en China con la capital de Pakistán, Islamabad, atravesando la cordillera de Karakoram por el paso de Khunjerab y en sus cerca de 1.300 km de recorrido es posible disfrutar de unas vistas panorámicas asombrosas plagadas de picos, glaciares y lagos y con paisajes muy diferentes, que van desde las hermosas Llanuras de Deosai, en el Valle de Astore, declaradas parque natural en los 90, a lugares desolados como Abbottabad, antiguo escondite de Bin Laden. Además, a lo largo del tramo de carretera que pertenece a Pakistán se pueden encontrar alrededor de 20.000 piezas de arte rupestre.

Carretera de Karakoram, de China a Pakistán

10. Carretera del túnel de Guoliang, en China

El túnel de Guoliang está tallado en el lateral de una de las montañas de Taihang, en la región de Henan. Antiguamente, el pueblo de Guoliang, completamente rodeado de montañas, estaba prácticamente aislado del mundo exterior. La única conexión era una larga y peligrosa escalera de 720 peldaños tallados en el lateral de una montaña. Durante años, los lugareños pidieron sin éxito al gobierno que construyera algún tipo de acceso. Cansados de no recibir respuesta, decidieron cavar un túnel en la montaña ellos mismos con el fin de facilitar el acceso al pueblo desde y hacia el exterior. La obra la realizaron 13 lugareños sin ningún tipo de experiencia, picando a mano la roca, poco a poco. Tardaron 5 años en hacer el túnel de 1,2 km de longitud, unos 4,8 m de alto y 4,2 m de ancho. Lamentablemente algunos de ellos murieron durante la construcción. En la actualidad, es una atracción turística con mucho éxito y no es de extrañar. El trazado de la carretera no es muy seguro, pero las vistas en los tramos abiertos al exterior son realmente espectaculares.

Carretera del túnel de Guoliang, en China
Fuente: Fang Chen / Flickr

Seguir leyendo:


2 Respuestas

  1. Gloria 1 año ago
    • euroresidentes 1 año ago

Añadir Comentario