Tomate para prevenir el ictus

Un carotenoide que se encuentra en altas concentraciones en los tomates podría reducir el riesgo de ictus.

El licopeno es un carotenoide abundante en el tomate, en la sandía y en el pomelo.

Un nuevo estudio ha encontrado que una mayor concentración en sangre de licopeno se asocia con un menor riesgo de accidente cerebrovascular. Concretamente, encontraron que, en comparación con los sujetos que tenían bajas concentraciones séricas de licopeno, los que tenían concentraciones más altas, tuvieron un riesgo significativamente más bajo de cualquier tipo de accidente cerebrovascular, y sobre todo de accidente cerebrovascular isquémico.

¿Sabes que cuando se cocina el tomate, el aumento de la temperatura incrementa significativamente los niveles de licopeno, que se absorben más fácilmente por el cuerpo?

Componente del tomate ayuda a prevenir el ictus
 

Carotenoides, buenos antioxidantes

Se reclutaron a 1031 hombres entre 42 y 61 años en los que se midieron las concentraciones séricas de diversos carotenoides como el licopeno, alfa-caroteno, beta-caroteno, alfa-tocoferol y retinol.

 Durante los más de 12 años que duró el estudio, se produjeron 67 accidentes cerebrovasculares, de los cuales 50 fueron accidentes cerebrovasculares isquémicos.

Se observó que una mayor concentración sérica de licopeno se asoció con un menor riesgo de accidente cerebrovascular. Esta asociación no se observó en ninguno de los otros carotenoides estudiados.
Los carotenoides reducen el riesgo de accidente cerebrovascular debido a su función antioxidante. Dentro de éstos, el licopeno tiene una función antioxidante más eficaz y es un inhibidor de oxígeno reactivo más potente, y por tanto es capaz de reducir el riesgo de accidente cerebrovascular más que otros carotenoides.
El licopeno también tiene otras funciones como la reducción de la inflamación, el bloqueo de la síntesis de colesterol, aumenta la función inmunológica e inhibe la agregación plaquetaria y la trombosis.
 
Karpi J, Laukkanen JA, Sivenius J, Ronkainen K y Kurl S. Neurology (2012). Más información

Seguir leyendo:

4 Respuestas

  1. neuronas al poder 4 años ago
  2. neuronas al poder 4 años ago

Añadir Comentario

Subscribe!