Comer a deshoras puede afectar a la memoria

El ritmo de vida actual hace que muchas personas coman a deshoras, y estos horarios desplazados podrían tener consecuencias para su memoria.

Los seres humanos, al igual que muchos animales, tenemos un reloj interno alineado con los ciclos diarios de luz y oscuridad. Es lo que se conoce como ritmos circadianos.
El ritmo de vida de la sociedad actual hace que estos ritmos circadianos estén cada vez más perturbados, y que en muchas ocasiones se interrumpan los ciclos de sueño-vigilia. 

¿Cómo nos afectan los cambios en el horario de comidas?

Un estudio realizado en ratones encontró que comer durante las horas del día en las que normalmente se debería estar durmiendo provoca el deterioro de la memoria

Los ratones son animales nocturnos, por lo que normalmente están despiertos y se alimentan por la noche y duermen durante el día. Para el estudio, los autores aclimataron a los ratones a hacerlo al revés, es decir a estar despiertos y comer durante el día y a dormir durante la noche. Les permitieron comer sólo durante el tiempo en el que normalmente estarían dormidos. 
comer-deshoras-memoria-euroresidentes
 
Al evaluar la memoria de estos ratones comprobaron que en comparación con los ratones en el horario de comidas normal, los ratones que comían a deshoras mostraron una disminución significativa en la memoria. Estos animales con el sueño alterado, que comían a deshoras, mostraban también alterados los recuerdos de situaciones de miedo, graves deficiencias en su capacidad para recordar y una capacidad para aprender más lenta que los ratones que comían en tiempos normales.  
 
Lecturas relacionadas:

Los problemas del sueño afectan a la memoria

El estrés provoca la pérdida de conexiones cerebrales

Problemas de memoria en la menopausia

 

Añadir Comentario

Subscribe!