Qué son los pólipos intestinales

Son pequeñas protuberancias del tejido que reviste el interior del intestino grueso o del recto.

Son comunes y por lo general no causan síntomas.

 
Los pólipos del colon pueden ser únicos o múltiples, de tamaño muy pequeño o pueden crecer hasta 2 centímetros de diámetro o más grande.Por la forma que tienen se clasifican como:

  • Pólipo sésil. Cuando se ven como una pequeña área elevada o abultamiento del tejido intestinal.
  • Pólipo pedunculado. Cuando están unidos a la pared del intestino con un pequeño pie o tallo.

Los pólipos intestinales normalmente no suelen ser cancerosos, pero deben ser eliminados ya que en algunos casos pueden convertirse en cáncer con el tiempo.

Tipos de pólipos

Los pólipos más comunes son:

  • Adenomas. Son los pólipos más comunes en personas mayores, y parece que son los que tienen un mayor riesgo de convertirse en un cáncer colorrectal.
  • Pólipos hiperplásicos. Aunque no supongan un riesgo para el cáncer colorrectal por sí mismos, a veces pueden contener adenomas, sobre todo si son de tamaño grande.
   

¿Por qué se forman los pólipos intestinales?

El revestimiento interno del intestino se renueva constantemente, sin embargo cuando las células del revestimiento intestinal crezcan más rápidamente de lo normal se produce la aparición de los pólipos.

La causa por la que se produce la formación de los pólipos intestinales no está clara. Existen estudios que demuestran que podría estar relacionado con un estilo de vida poco saludable como fumar, el sobrepeso, una vida sedentaria, consumir una dieta alta en grasas y baja en fibra y beber alcohol.
Los factores genéticos también pueden desempeñar un papel, especialmente en personas con antecedentes familiares de pólipos de colon o de cáncer colorrectal.
 

¿Los pólipos intestinales causan algún síntoma?

La mayoría de los pólipos intestinales no producen síntomas y a menudo su existencia se descubre por casualidad.
Sin embargo, cuando los pólipos son más grandes algunos de los síntomas que pueden causar son:

  • Ligero sangrado
  • Diarrea o estreñimiento
  • Dolor abdominal

 

¿Cómo se diagnostica la presencia de pólipos intestinales?

Para la detección de los pólipos intestinales se utilizan pruebas como la sigmoidoscopia o la colonoscopia, una prueba que permite la visualización parcial o total del intestino grueso.

También puede utilizarse un enema de bario. Mediante esta prueba se coloca un pequeño tubo en el recto, y se introduce el bario en el intestino.
El bario destacará el intestino en una radiografía, de modo que cualquier anormalidad quedará reflejada.  

¿Cómo se tratan los pólipos intestinales?

Los pólipos intestinales normalmente son extirpados ya que de este modo se reduce significativamente el riesgo de cáncer de colon.

El procedimiento más común para la eliminación de los pólipos intestinales es la colonoscopia.
El colonoscopio es un instrumento flexible que se introduce por el ano y con el cuál se puede visualizar y eliminar el pólipo. Aunque es menos frecuente, otra forma de eliminar los pólipos intestinales es mediante una cirugía. Suele utilizarse en el caso de pólipos de gran tamaño y consiste en la escisión quirúrgica de parte del intestino.
Los pólipos son analizados posteriormente para comprobar si existen células cancerosas. En el caso de que se detecten células cancerosas puede que se necesite un tratamiento adicional.

¿Pueden volver a aparecer?

Si, en algunos casos los pólipos pueden volver a aparecer y volver a ser eliminados.   

¿Se pueden prevenir los pólipos intestinales?

Algunas sencillas pautas pueden ayudar a prevenir la aparición de pólipos intestinales:

  • Llevar una dieta alta en fibra y calcio y baja en grasas
  • No fumar
  • Mantenerse físicamente activo
  • Reducir el consumo de alcohol
 
 
 
 
Lecturas relacionadas:

2 Respuestas

  1. Avatar elena ceron 7 años ago
    • Raquel Pomares Raquel Pomares 7 años ago

Añadir Comentario