Viviendas para un usuario único

Cuando el mercado aprieta el ingenio, la innovación y la creatividad del mercado inmobiliario se agudiza

El ejemplo de los pisos para singles de Alicante

En los años anteriores a la crisis cuando más que venderse viviendas las compraban los numerosos beneficiados por las facilidades de financiación propiciadas por la banca, la tipología de primera residencia en casco urbano más construida era la de 3 dormitorios de 90 metros cuadrados de media, proyectada para ser ocupada por 4 o más personas.

Sin embargo se estaba desatendiendo un colectivo que ya supone en España más de 7 millones de individuos, como son los “singles”, personas solteras, separadas, divorciadas o viudas, que en muchos casos viven o vivirían solos, por lo que necesitan menos superficie habitable que una familia de varios miembros.

Pues bien, precisamente en época de crisis y con la intención de cubrir este nicho de mercado la empresa alicantina Reside Promotora Inmobiliaria (www.residepromotora.com) acaba de finalizar un edificio de 7 viviendas y trasteros en la calle Centauro del barrio de la Florida de Alicante en el que todos sus pisos son de 1 dormitorio, y ya sólo les quedan 3 disponibles a la venta. Todo un éxito que viene a demostrar que incluso en la más feroz de las crisis inmobiliaria hay mercado para productos competitivos.

El proyecto está concebido desde sus inicios pensando en el futuro usuario unipersonal o single en el que los pisos de 45 metros cuadrados cuentan con un amplio salón comedor con la cocina integrada, un dormitorio con espaciosos armarios y un cuarto de baño en suite.

Destaca en todas las viviendas su aprovechamiento del espacio por la ausencia de pilares, pasillos y el empleo de puertas correderas.

Diferenciar la oferta, la clave

A su vez se ha pretendido realizar un edificio diferenciado, ya no solo por el tamaño de sus viviendas adecuadas a las necesidades reales de espacio de sus residentes, sino también por su diseño, exclusividad, altas calidades y la utilización de materiales poco utilizados en las promociones de viviendas convencionales como la madera tropical de zebrano en las puertas.

El planteamiento de este original proyecto radica en que precisamente a raíz de la crisis se puede adquirir el suelo, los materiales y la mano de obra a precios más bajos que en época de bonanza, pudiendo trasladar esta reducción de costes al futuro comprador de manera que los pisos tienen un precio asequible, como es el caso, pues disponen de viviendas por 89.800 € cuya hipoteca mensual apenas alcanza los 300 €, cantidad inferior incluso a la de un alquiler.

Esta iniciativa es una muestra de cómo se pueden seguir promoviendo viviendas en época de crisis siempre que ofrezcan un elemento diferenciador, un valor añadido y un precio reducido proporcionando con ello trabajo a todos los profesionales intervinientes en el proyecto desde técnicos a industriales del sector, factor este muy importante en estos tiempos que corremos.