10 mejoras económicas para aumentar el valor de venta de una vivienda

Cuando queremos vender una casa, lo último que nos interesa es invertir mucho dinero en ella para que lo disfrute el que venga, pero hay una serie de mejoras sencillas que podemos poner en práctica sin necesidad de invertir mucho dinero y que, además de facilitar su venta haciéndola más atractiva para los compradores, incrementarán el valor de la propiedad y nos permitirán ganar más dinero.

El valor de una casa depende de la ciudad o barrio en los que se encuentre, de la situación del mercado y de las características de la propia casa. Los dos primeros factores no dependen de nosotros y, por lo tanto, no podemos cambiarlos, pero sí el tercero. Por ejemplo, una casa antigua con una cocina y unos baños modernos se venderá mejor que otra en la que estos espacios no hayan sido reformados.

A continuación, se ofrece un listado de pequeñas mejoras que, sin costar mucho dinero, mejorarán considerablemente el aspecto de la casa y harán que se venda más rápido y por más dinero:

  1. Asegurarse de que la puerta principal funciona perfectamente y no tiene ningún desperfecto: la puerta principal es de las primeras cosas que van a ver los compradores y una puerta que no se desliza bien al abrirla o chirría o que tiene algún desperfecto da muy mala imagen y desanimará a los compradores.

    Podemos desmontar la puerta y ponerle unas bisagras nuevas y darle una mano de pintura. Es muy fácil, solo hace falta tiempo y muy poco dinero, y la puerta quedará como nueva.

  2. Limpiar bien toda la casa y reparar los desperfectos más evidentes: especialmente si la casa tiene moqueta o alfombras, es importante que no quede ninguna mancha. Nadie quiere comprar una casa sucia o con mal aspecto. Lo ideal sería pintar toda la casa, pero si no queremos hacer esa inversión, lo fundamental es reparar y pintar las zonas en las que haya cualquier desconchado, mancha de humedad o abolladura de la pintura.
  3. Cambiar las lámparas por otras más modernas: una instalación de luz renovada dice mucho de una casa. Unas lámparas antiguas y llenas de polvo son un indicador claro del poco mantenimiento que ha tenido la casa. Los accesorios de iluminación son un modo muy rentable de mejorar la vivienda y mostrar al comprador que la casa ha sido actualizada a lo largo de los años. No obstante, si se trata de una casa antigua estilo vintage con otros accesorios de época valiosos y las lámparas complementan el estilo de la casa, lo mejor es dejar las originales.

  4. Dar un aire más moderno a la cocina y los baños: como ya hemos mencionado una cocina y unos baños modernos harán que la casa se venda mucho mejor. Reformarlos completamente requiere una gran inversión, pero podemos cambiar completamente su aspecto y darles un aire más moderno con muy poco dinero, simplemente cambiando los tiradores de los muebles y dándoles una mano de pintura.
  5. Cambiar los embellecedores de todos los interruptores y enchufes: las piezas no son caras y es algo que podemos hacer nosotros mismos (hay muchos vídeos en YouTube que enseñan cómo hacerlo). Darán un aspecto más moderno a la vivienda y si además hemos pintado el interior de la casa, complementará el trabajo haciendo que parezca nueva.
  6. Retirar de la vivienda todo lo innecesario y eliminar el desorden: la casa debe tener un aspecto espacioso y acogedor para que se venda mejor y para eso es fundamental que no haya desorden. Si vivimos en la casa mientras está a la venta debemos conservar en ella solo lo necesario para estar cómodos y deshacernos de todo lo demás. En general, con el paso del tiempo todos tendemos a acumular un montón de cosas que no necesitamos; un cambio de casa es el momento ideal para hacer limpieza y deshacernos de todo lo superfluo.

    También podemos contemplar la opción de alquilar espacio en un guardamuebles para almacenar allí nuestras cosas hasta el momento de la venta.

  7. Despejar completamente el garaje: no debemos guardar en el garaje lo que retiramos de la casa. Un garaje amplio y espacioso da muchos puntos para la venta de la vivienda.
  8. Mejorar el paisaje que rodea la vivienda: esta es una de las inversiones que ofrece mayor retorno. Unos jardines o exteriores bonitos y bien cuidados, con arboles o arbustos, añaden valor a la casa. Podemos plantar flores cerca de la entrada principal para crear una buena primera impresión; y mejorar el camino o caminos, por ejemplo, delimitándolos con piedras o iluminándolos con luces led de carga solar. En las zonas cálidas, también añadirá mucho valor a la casa, habilitar algún espacio exterior cubierto en el que poder disfrutar del aire libre a salvo del calor del verano.
  9. Eliminar el gotelé de paredes y techos: el gotelé es una técnica de pintura con un acabado grumoso que estuvo muy de moda en los 80, pero que ahora da un aspecto desfasado a la vivienda.
  10. Cambiar los estores, cortinas o persianas por unos nuevos: estos cambios darán al interior un aire renovado. En el caso de las persianas, a veces basta con limpiarlas bien para que queden otra vez como nuevas. 

Seguir leyendo: