Consejos para ayudar a prevenir Alzheimer

Prevención de la enfermedad de Alzheimer.  Consejos para ayudar a prevenir una de las enfermedades que más nos preocupa: Alzheimer.

Consejos para prevenir el Alzheimer

1. Nutrición y suplementos dietéticos

Varios estudios indican la existencia de una asociación entre unos niveles elevados de ácidos grasos omega-3 y un menor riesgo de declive cognitivo. Sin embargo, los expertos afirman que no hay suficientes pruebas para demostrar que tomar suplementos o comer más pescado nos protegerá de la enfermedad de Alzheimer. Las pruebas son muy limitadas también para otros suplementos, como los de las vitaminas B, C y E, el ácido fólico y los betacarotenos; así como para cambios dietéticos como reducir el consumo de grasas saturadas e incrementar el consumo de verduras.

2. Condiciones médicas

La tensión arterial elevada se ha asociado con frecuencia con una función cerebral reducida. La diabetes, si bien puede aumentar el riesgo de Alzheimer en cierta medida, las pruebas no son lo suficientemente consistentes como para vincular ambas enfermedades. Los estudios de otros factores como la obesidad, la apnea del sueño o las lesiones cerebrales traumáticas han sido escasos o no concluyentes.

3. Problemas psicológicos

La depresión se ha asociado con el Alzheimer, pero es difícil afirmar cuál se produce primero.

4. Conexiones sociales y compromiso cognitivo: según expertos, existe una asociación “robusta” entre la pérdida de un cónyuge y el deterioro cognitivo. En relación con los juegos cerebrales y otras tareas que desafían el intelecto, hay algunas pruebas aunque inconsistentes de que aprender un nuevo idioma o practicar a hacer crucigramas, por ejemplo, protege realmente frente a la pérdida de memoria o de razonamiento.

5. Ejercicio y actividades de ocio

de momento, sólo hay indicios preliminares de que mantenerse activo, participar en pasatiempos como la jardinería y la pintura o asistir a un club social ayuda a preservar la función cognitiva.

6. Hábitos de fumar y beber

los fumadores tienen un riesgo más elevado de perder función cerebral a medida que envejecen. Los estudios son menos certeros cuando se trata de predecir el riesgo de Alzheimer de los ex fumadores o el riesgo de las personas que beben cantidades excesivas de alcohol.

7. Genes

la mayoría de los estudios han demostrado un aumento en la velocidad de pérdida cognitiva en las personas mayores con la variación del gen ApoE, sobre todo en tareas de memoria y la capacidad para identificar rápidamente objetos y rostros. La variación genética, sin embargo, no parece afectar a todos los ámbitos de la función cerebral y puede no explicar totalmente el declive global que se produce con la enfermedad de Alzheimer.

Fuente: US News Health

Lecturas relacionadas:

Añadir Comentario