Aceites esenciales como remedio natural

Según una investigación presentada en la reunión de primavera de la Society for General Microbiology (Sociedad de Microbiología General) celebrada en Edimburgo, los aceites esenciales podrían ser una alternativa barata y eficaz a los antibióticos y se podrían llegar a utilizar para combatir a las superbacterias de hospital resistentes a los fármacos.

aceite-canela

El profesor Yiannis Samaras y el Dr. Effimia Eriotou, del Instituto Tecnológico Educativo de las Islas Jónicas, en Grecia, que dirigieron la investigación, han estudiado la actividad antimicrobiana de los aceites esenciales de ocho plantas. Los investigadores observaron que el aceite esencial de tomillo fue el más eficaz, logrando eliminar casi por completo las bacterias en 60 minutos.

Los aceites esenciales de tomillo y canela mostraron ser particularmente eficaces como agentes antibacterianos contra una variedad de especies de Estafilococos. Las cepas de estas bacterias son habitantes comunes de la piel y algunas pueden causar infecciones en individuos inmunocomprometidos. Las cepas resistentes a los medicamentos, como el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA), son extremadamente difíciles de tratar. “Los aceites esenciales no son sólo una opción de tratamiento barata y eficaz para las cepas resistentes a los antibióticos, sino que un menor consumo de antibióticos ayuda a minimizar el riesgo de aparición de nuevas cepas de microorganismos resistentes a los antibióticos”, señaló el profesor Samaras.

Los aceites esenciales han sido reconocidos durante cientos de años por sus propiedades terapéuticas, aunque todavía se conoce muy poco acerca de cómo ejercen sus efectos antimicrobianos en los seres humanos. Los aborígenes australianos utilizan el árbol del té para tratar los resfriados, los dolores de garganta, las infecciones de la piel y picaduras de insectos y el remedio se vende comercialmente como antiséptico medicinal desde principios del siglo XX. Varios estudios científicos han demostrado que los aceites esenciales no sólo son bien tolerados, sino que además son eficaces contra toda una variedad de especies bacterianas y fúngicas. Su valor terapéutico se ha demostrado para el tratamiento de diversas afecciones, incluido el acné, la caspa, los piojos y las infecciones bucales.

El equipo griego cree que los aceites esenciales podrían tener diversas aplicaciones médicas e industriales. “Los aceites –o sus principios activos– se podrían incorporar fácilmente en cremas o geles antimicrobianos de aplicación externa. En la industria alimentaria ya se ha probado con éxito a impregnar los envases de los alimentos con aceites esenciales . También se podrían incluir en los productos alimenticios para sustituir a los productos químicos sintéticos que actúan como conservantes”, afirmaron.

Fuente: Science Daily

Añadir Comentario