‘¡Si tan sólo pudiera volver a ser joven otra vez!’

Sucede a veces, como el otro día por la mañana. Yo estaba esperando un autobús en una venteada esquina familiar. Un joven se acercó a mí y nos sonreímos con mutua simpatía (esperar por el número 10 puede ser una experiencia de unión). Empezamos a hablar. “Me llamo Joseph”, dijo extendiendo su mano. Le dije mi nombre y nos dimos la mano. Su hogar está en Singapur, donde me dijo que hay una temperatura constante de 22 grados durante todo el año. Está estudiando segundo de farmacia en la Universidad de Bath.

Si tan solo pudiera volver a ser joven otra vez!

Se nos unió otra estudiante conocida suya que, según descubrí, está en cuarto de matemáticas. Cuando llegó el bus me senté con ella y le pregunté qué esperaba hacer cuando se graduara. Dijo que no quería dedicarse a la docencia y estaba explorando otras posibilidades. Le ha llegado a gustar tanto Bath que, si es posible, le encantaría conseguir su primer trabajo aquí. Cuando mis dos amigos temporales bajaron del autobús, volví a tener ese deseo recurrente de ser joven otra vez, lo cual es una locura.

Locura por todo tipo de razones. Por ejemplo, ¿cuando querría ser joven? Seguramente no a finales de 1940, cuando estaba empezando a encontrarme a mí mismo, pero no estaba muy seguro de lo que estaba encontrando; y viviendo en una cultura social bastante reprimida y sin una idea clara de lo que quería hacer o de lo que era capaz de hacer. Supongo que me gustaría disfrutar de la libertad, pero creo que probablemente sería más divertido ser joven hoy en día, época en la que al menos imagino que la libertad es prácticamente ilimitada.

Y sin embargo, aunque están en el inicio de su vida, los jóvenes de hoy se enfrentan a un futuro muy incierto. Los estudiantes van a la universidad con una enorme deuda que deberán pagar cuando empiecen a ganar dinero, pero sin la certeza de que tendrán un trabajo al acabar. ¿Y qué pasa cuando necesitan un hogar? Hay una crisis masiva de la vivienda en el Reino Unido y no hay restricciones legales sobre el precio de los alquileres; se oye hablar de gastos terribles infligidos por los propietarios. Y debido a que la gente ahora vive más tiempo, los jóvenes de hoy en día van a tener que cuidar de sus mayores, antes de hacerse viejos también.

Así que soñar despierto deseando ser joven otra vez es lo que es: nostalgia sin sustancia. Hay 16.000 estudiantes en las dos universidades de Bath y en período lectivo ayudan a equilibrar los muchos residentes ancianos que como yo nos movemos con dificultad por la ciudad. Yo les ratifico en sus estudios y en su derecho a ser irresponsables cuando quieran durante el tiempo que puedan serlo.

Y no intentaré no envidiarlos.

Bryan