Reconocer un infarto cerebral

Cómo reconocer una apoplejía o derrame cerebral

Las apoplejías o infartos cerebrales le pueden dar a cualquiera, no sólo a la gente mayor, pero es una de las posibilidades que puede afectar a los ancianos y puede que en los momentos bajos pensemos en ello o nos preocupe. Una apoplejía es un tipo de enfermedad cardiovascular. Afecta a las arterias que conducen al cerebro y las que se comunican en su interior. La apoplejía se produce cuando un vaso sanguíneo que lleva oxígeno y nutrientes al cerebro se bloquea debido a un coágulo o un reventón. Cuando esto sucede, parte del cerebro se empieza a morir al no recibir la sangre (y el oxígeno) que necesita, y por ello es incapaz de funcionar adecuadamente, pudiendo dar lugar a una parálisis o a la muerte.

Hace tiempo, un amigo me envió la siguiente información acerca de cómo reconocer un infarto cerebral y acabo de redescubrirla. Un neurólogo ha afirmado que si le llega una persona que ha sufrido una apoplejía dentro de las primeras 3 horas, se pueden revertir totalmente los efectos de la misma. Pero el problema está en llegar a tiempo. Según él, lo difícil es reconocer y diagnosticar el infarto y que el paciente llegue al médico dentro del tiempo crítico.

Por lo visto hay tres pasos para reconocer una apoplejía. “¡Léelas y apréndetelas!”, decía mi amigo. Los síntomas de un infarto son difíciles de identificar y, por desgracia, el no darse cuenta puede conducir al desastre. La víctima de una apoplejía puede sufrir daños cerebrales cuando la gente a su alrededor no se da cuenta de lo que está pasando. Según los médicos, cualquier transeúnte puede reconocer una apoplejía pidiéndole a la persona tres cosas sencillas:

1. Pedir al individuo que SONRÍA.
2. Pedirle que LEVANTE LOS DOS BRAZOS.
3. Pedirle que REPITA UNA FRASE SENCILLA CON COHERENCIA (p. ej. “Hoy hace sol”).

Si la persona tiene problemas para realizar cualquiera de estas tres cosas, se debe llamar al servicio de emergencias inmediatamente y describir los síntomas por teléfono.

Tras descubrir que un grupo de voluntarios no médicos pudo identificar la debilidad facial, la debilidad en los brazos y los problemas del habla, los investigadores instaron al público en general a aprender estas tres pruebas. Estos investigadores presentaron sus conclusiones en el encuentro anual de la British Stroke Association, celebrado en febrero de 2005. Un uso generalizado de este test podría conducir a un rápido diagnóstico y tratamiento de la apoplejía y evitar daños cerebrales.

Relacionado con infarto cerebral:
Infartos
Reanimación cardio pulmonar

6 Respuestas

  1. Anónimo 11 años ago
  2. Anónimo 9 años ago
  3. Anónimo 7 años ago
  4. Anónimo 7 años ago
  5. Anónimo 5 años ago
  6. Bryan 5 años ago

Añadir Comentario