Energia

O mejor dicho la falta de energía. Es lo que nos pasa cuando nos envejecemos, nuestra fuerza física y psicológica disminuye y miramos atrás sorprendidos de todo lo que éramos capazes de hacer… Elizabeth MacKinley se refiere a esto en su libro ‘Las Dimensiones Espirituales de Envejecer’ lo cual estoy leyendo. Sus investigaciones han descubierto que esto puede ser un problema para unos mientras para otros puede ser una liberación de dejar de hacer cosas que realmente no les apetecía. Esto esta relacionado a lo que me he referido antes como el cambio de hacer ó ser. Es una teoría interesante y aprovecha una situación que seria mal vista y negativa.

Pertenezco a dos grupos para mayores. Uno es intelectual y el otro es de actividades deportivas. El grupo intelectual pertenece a la universidad para la tercera edad (un grupo organizado por la Universidad de Bath). Quedamos cada dos semanas y Europa es el enfoque de nuestros estudios. Todos los miembros del grupo tuvieron una profesión con carrera pero la mayoría tenemos opiniones diferentes. Compartimos momentos cuando nos arrepentimos de nuestros limitaciones ahora. Por ejemplo, alguien dijo que ya no tenía la energía suficiente para leer un libro largo. Nosotros compartimos las limitaciones de nuestras vidas algo que es bastante conmovedora.

El otro grupo se junta varias veces a la semana (yo voy dos veces) y consiste en gente que ha sufrido algún tipo de problema cardiaco y necesitan ejercicio físico especifico. Disfrutamos de las actividades y hay amistadas entre miembros del grupo formadas desde hace años. El mas mayor del grupo, y casi el que mas energía tiene, es un hombre con 85 años – el resto del grupo rondamos los 70 años. A veces compartimos nuestros problemas de salud algo que resulta bastante tranquilizador. A menudo no tenemos ganas de asistir a las clases pero después estamos agradecidos por haber lo hecho. Nos mantenemos en forma y nos da esperanza.

¿Se podría referir a cualquiera de los dos grupos como algo espiritual? Supongo que los que asisten lo negaría. Pero hay algo rejuvenecedor en los dos. En cada grupo hay un tipo de energía que compensa el dinamismo que nos falta. Hay solidaridad entre nosotros a través de nuestros experiencias y necesidades. ¿Quizás sea un nuevo inicio como sugiere MacKinlay?

Bryan