La importancia de tomar minerales durante la adolescencia

Cómo dar a los adolescentes más minerales

Según los resultados de estudios recientes llevados a cabo en el Reino Unido, los adolescentes jóvenes de 11 a 18 años de edad no están recibiendo suficiente magnesio y potasio.

la-importancia-de-tomar-minerales-durante-la-adolescencia

El magnesio es necesario para el desarrollo de unos huesos fuertes y para la salud de los músculos y se encuentra en los frutos secos, las semillas, la mantequilla de cacahuete y los cereales integrales.

El potasio nos ayuda a mantenernos alerta y mantiene la fuerza muscular. Se encuentra en la mayoría de las frutas y vegetales, especialmente en las espinacas, los nabos, los plátanos, las papayas y los pimientos.

La encuesta descubrió también que las niñas están recibiendo muy poco zinc (importante para mantener el sistema inmunológico fuerte), yodo (para una tiroides saludable) y calcio (para la densidad ósea, ya que después de los 21 años de edad, la densidad se mantiene constante).

Las carnes rojas, los mariscos, las semillas de calabaza y el aceite de pescado son ricos en zinc, mientras que los pescados, especialmente el abadejo, la caballa, el bacalao, el cangrejo y las gambas, nos proporcionan yodo. Las semillas de sésamo, las sardinas, el tofu, los higos secos, el yogur, la leche y las verduras de hoja verde nos aportan calcio.

La falta de hierro continúa siendo un gran problema en las adolescentes y las mujeres y produce fatiga, falta de concentración, estrés y debilitamiento del cabello. Comer carne roja magra, cereales fortificados de desayuno, pescado azul, albaricoques secos, verduras de hoja verde, anacardos, cacahuetes y almendras ayuda a resolver esto.