Como comunicarse con una hija adolescente

Intentar mantener uUna buena comunicación con nuestros hijos adolescentes es fundamental tanto para su bienestar emocional y familiar y su rendimiento académico, como para su maduración paulatina. Es importante encontrar momentos para hablar con los adolescentes de todo tipo de temas. Y, según los expertos de The Guardian, en el caso de niñas, es muy importante hablar con su hija adolescente sobre los siguientes asuntos:

1. La verdad sobre las espinillas

Hay que decirle que las espinillas y puntos negros no están causadas por cosas como: alimentos grasos; no usar exfoliantes; no lavarse adecuadamente o lo suficiente; no beber suficiente cantidad de agua; microbios de la piel; chocolate; o mal karma.
Las espinillas y puntos negros se deben a bloqueos originados por el sebo, debido a que, cuando somos adolescentes, tenemos más cantidad por un mal funcionamiento de cierta hormona. El sebo bloquea los poros desde la parte inferior de la piel y, a continuación, las bacterias o la inflamación originan la espinilla.
Hay buenas cremas para las espinillas, pero tardan unas cuentas semanas en hacer efecto, ya que lo que hacen es evitar que se formen nuevas espinillas. Hay que decirle que debe tener paciencia. Conviene consultar con un médico qué cremas pueden ir mejor para su piel.

2. Los cambios corporales son naturales

Nunca decirle que está engordando o que es una pena que haya aumentado una talla o que ya no cabe en el uniforme; se supone que está creciendo y que, por tanto, tiene que aumentar de talla. En su lugar, decir que la ropa es demasiado pequeña (de ese modo no haremos que se sienta ella demasiado grande). Hacer todos los comentarios sobre el cuerpo en términos de salud y explicarle lo que puede hacer para sentirse bien (correr, practicar un deporte, bailar o subir escaleras sin resoplar). Explicarle que las tallas varían de una marca a otra, por lo que podemos tener ropa en el armario de distintas tallas. Tiene que entender que lo importante no es la talla, sino que le siente bien.
Enseñarle a responder si alguien hace comentarios desagradables sobre su forma de cuerpo o talla.

3. El alcohol se debe tomar en serio

Las nuevas investigaciones indican que las jóvenes a las que sus padres les proporcionan alcohol antes de los 18 años, son más propensas a desarrollar un problema con la bebida. Hay que explicarle que el alcohol produce más efecto en el cerebro de un adolescente debido a que todavía se está formando y que tiene que ser más lista que los que no se dan cuenta de que sus borracheras pueden avergonzarlos y, en el peor de los casos, causarles daños cerebrales. Hay muchas que chicas se arrepientan de su primera relación sexual por haber sucedido estando borrachas y fuera de control; en esos casos, el sexo deja de ser una experiencia emotiva y placentera que ellas eligen tener, para convertirse en una experiencia horrible que ni siquiera recuerdan adecuadamente. Lo mejor es que los padres recojan a sus hijas a la salida de las fiestas y otros eventos en lugar de que se queden a dormir en casa de otros amigos, donde la supervisión puede no ser la misma que en casa.

4. Hablar abiertamente los problemas familiares

Si la familia se está separando, puede haber un momento de desconcierto en el que, sin darse cuenta, se pasen por alto las preguntas y los sentimientos de los adolescentes. En estos casos se puede consultar a un experto para lograr mantener la comunicación entre los miembros de la familia. También hay algunos sitios Web que pueden resultar útiles.

5. No es nada malo decir que no al sexo

Tener una charla con ella acerca de la posibilidad de que haya ido más allá de donde quería en alguna experiencia sexual. Asegurarle que siempre puede “volverse atrás”; que todavía puede decir que no cuando quiera, aunque previamente haya dicho que sí o la hayan presionado para hacer algo.

6. No hay nada de malo en tener bello corporal

Las adolescentes reciben constantemente el mensaje, a través de revistas, páginas Web y amigas, de que deben eliminar todo el bello corporal. Hay que explicarle que eso se debe a que las compañías que venden los productos depilatorios invierten millones de euros en publicidad, influenciando a los editores de las revistas y páginas Web a decir que es una buena idea. Es importante que conozcan los inconvenientes de depilarse todo el bello púbico: el dolor de la depilación, los posibles cortes en caso de usar una hoja de afeitar, la irritación y otros problemas de la piel, el molesto picor mientras vuelve a nacer, los pelos encarnados, el gasto
de tener que recurrir a un profesional por tratarse de una zona delicada, etc.

7. Ayudar a los demás es bueno para nosotros

Las chicas suelen mostrar interés por las ONG y los trabajos comunitarios. Podemos ver si hay alguna organización en la que podamos inscribirnos con ella o en la que se pueda implicar con sus amigos. Las hay de diversos temas: medioambientales, políticos, etc. Se trata de un cliché, pero es real: las personas que están ocupadas tienen menos probabilidades de meterse en líos. Por otra parte, tendremos algo sobre lo que alabarla, algo que seguramente aprecie.

8. La vida no siempre discurre según nuestros planes

Hay que explicarle que la vida se basa en continuas elecciones y cambios. Debe entender la necesidad de tener un plan B, C e incluso más. Si no aprueba un examen o no consigue entrar en un equipo, debemos ayudarle con otras ideas alternativas que le hagan ver la vida como una serie de elecciones y no solo como una cuestión de “consegirlo” o “fracasar”.

9. Hay formas inteligentes de mantenerse a salvo

Cuando le hablemos sobre su seguridad –en Internet, en la calle, en el transporte público, etc.– debemos hacerlo resaltando la idea de que debe ser lo suficientemente lista como para evitar los posibles peligros y problemas. No basta con darle un conjunto de reglas. La representación de roles le ayudará a saber qué decir y qué hacer en las situaciones reales. A menudo, las jóvenes prefieren ponerse en peligro que pasar vergüenza delante de sus amigos. Un modo inteligente para que pueda salir airosa de esas situaciones es ofrecernos a hacer el papel del “malo” y establecer una contraseña o código secreto con ella. De ese modo, por ejemplo, si nos llama mientras está con sus amigos y nos dice que nos relajemos, que ya le dará de comer al gato cuando llegue, sabremos que en realidad nos está pidiendo que vayamos a buscarla inmediatamente. Al llegar tendremos que dejar claro que ha sido idea nuestra ir a buscarla; de ese modo, podrá salir de una situación comprometida y, al mismo tiempo, salvar su imagen ante sus amigos.

10. Cómo administrar el dinero

Explicarle los trucos que utilizan los anunciantes y las tiendas para hacerle crear que está comprando una ganga o que debe tener un “objeto esencial”. Cuando tenga la edad suficiente, enseñarle el presupuesto del hogar para que sepa cuánto cuestan la comida, el alquiler, etc. De ese modo entenderá por qué insistimos en economizar.

Añadir Comentario