Características exigidas al gestor financiero: Honestidad

 Hace exactamente un mes publicamos un post acerca de las principales características que le exigiríamos a un gestor financiero si tuviésemos 10 millones de euros (ver enlace al final). Las dos características más votadas han sido: honestidad y seguridad en la inversión. Hoy nos vamos a centrar en la primera de ellas.



Como muy bien indicó un usuario, sería conveniente distinguir entre confianza y honestidad.

Todas las actividades y servicios financieros se basan en la confianza en el sistema. La confianza en que vamos a poder disponer de nuestros ahorros cuando vayamos a retirarlos de la oficina bancaria, la confianza en la cobertura del seguro en caso de producirse el siniestro asegurado o la confianza en los mercados de valores como mecanismos de fijación del precio de los activos financieros, son solo algunos ejemplos del caracter fiduciario del sistema financiero en general.

Por otro lado, cuando en 2008 comenzó la crisis financiera más importante desde la Gran Depresión de 1930, algunas entidades bancarias adoptaron decisiones estratégicas que deterioraron gravemente uno de sus principales activos: la honestidad de sus empleados. Los utilizaron maquiavélicamente para comercializar productos tóxicos que han dinamitado los ahorros de miles de familias. Ahorros conseguidos con mucho esfuerzo y durante mucho tiempo desaparecieron al descubrir que no eran depósitos sino participaciones preferentes, deuda subordinada y otros productos con denominaciones similares.

Muchos de estos empleados no se han recuperado aún. Permanecen de baja o están prejubilados.

Han perdido la alegría y apenas salen a la calle porque saben que traicionaron a aquellas personas que confiaban en ellos. Otros se han creído los argumentos de sus superiores y parece que consiguen dormir por las noches porque han mantenido su puesto de trabajo.

En España, el cliente de banca privada que tiene 10 millones de euros en el banco no se vio afectado por estas colocaciones masivas de productos tóxicos, por lo que la honestidad de su interlocutor no vio tan afectada durante estos años. Pero otros no tuvieron tanta “suerte”. En Estados Unidos, Bernard Madoff estafó a grandes fortunas por un importe de 50.000 millones de dólares.

Me gustaría terminar este post con algunas conclusiones personales:

1.

Los valores personales no deben “venderse” nunca. Las presiones sobre los empleados para comercializar basura fueron muy grandes y todos los mandos intermedios obedecieron ciegamente, pero son episodios que no deberíamos olvidar nunca. Ni los ejecutores ni los afectados.

2. En el mar siempre hay un pez más grande. Las grandes fortunas de Estados Unidos fueron estafados por Madoff como numerosas entidades europeas lo fueron por Lehman Brothers y entidades similares.

3. El sistema bancario está muy equivocado si piensa que va recuperar la confianza de los clientes minoristas con algunos actos publicitarios y tres o cuatro fotos con organizaciones benéficas. El daño causado ha sido enorme y va a tardar años en recuperar la confianza que destrozaron.


Temas relacionados con Características exigidas al gestor financiero: Honestidad

 


Autor del post
Ramón Pedreño, licenciado en ADE y Máster en Tributación, Socio en EMDER, Derecho y Empresa, y Asesor estratégico y financiero en IT&IS

 


Añadir Comentario