Aprende a quererte a ti mismo: 8 cosas que hacen las personas con Amor propio

La relación más poderosa que jamás tendrás, es la relación contigo mismo. Así que aprende a quererte un poquito más y un poquito mejor. Nosotros te decimos cómo

san-valentin-solteros-euroresidentes

La mayoría del tiempo, lo único que deseamos es que nos quieran. Y lo más normal es que al idealizar algo (un sentimiento, una relación…) nunca nada alcance nuestras expectativas.

Pero ¿y si en vez de desear tanto que nos quieran, aprendes a utilizar ese amor para ti misma? Es fácil, sólo tienes que seguir estas pautas:

1. Repítete a diario lo bueno que eres

Acepta tus defectos, admite tus errores. Siempre eres lo suficientemente bueno tal y como eres. Tu eres tú por alguna razón. Los errores que cometes en el camino no te harán daño, te harán crecer más fuerte y más sabio.

Nadie es perfecto, así que deja de sólo ver las cosas que crees que son malas de ti y destaca las buenas. Porque las tienes.

2. Puedes superar todos los retos que te propongas

Los grandes desafíos hacen que la vida sea interesante, y superándolos haces que la vida signifique algo. Las personas con amor propio lo saben, y viven en consecuencia.

La forma en que lidies con los desafíos de la vida es la que determina tu nivel de éxito y felicidad. Ríete de tus errores y aprende de ellos, que los problemas te hagan fuerte. 

Diviértete con los desafíos a los que te enfrentes y luego conquístalos.

3. Asume tus responsabilidad

Cuando sucede algo negativo, la gente independiente, buscará una manera de asumir la responsabilidad, en lugar de buscar a otro a quien culpar. 

Tu eres el único responsable de tu éxito y felicidad. La mejor parte de tu vida va a comenzar el día que decidas que tu vida es tuya, que no necesitas a nadie para apoyarte, confiar o culpar.

4. Sigue aprendiendo cada día

Mahatma Gandhi decía “Vive como si fueras a morir mañana y aprende como si fueras a vivir para siempre“.

Cuando sabes más, vives mejor y te sientes mejor contigo mismo. Las personas que se quieren, desean aprender más, ser más sabios. No importa si estás sentado en un aula de la universidad o en una cafetería. No aprendemos nada de lo que no queremos aprender.

Los que se toman el tiempo y la iniciativa de buscar conocimiento en su tiempo libre, son los únicos que verdaderamente han aprendido algo de la vida.

5. Alimenta tus pasiones y deseos

Si haces cosas que te gustan, te sentirás feliz y realizado. Las personas que se quieren lo suficiente, reconocen y respetan sus pasiones como algo importante, y dedican su tiempo y energía para alimentar esos deseos. 

Cada persona en este mundo siente fascinación hacia alguna idea o actividad específica, y no a todos nos gustan las mismas cosas. Para un segundo, piensa cual o cuales son tus pasiones y ponte en serio con ello.

6. Enseña a la gente de tu alrededor cómo quererse

La gente independiente tiene relaciones con los demás desde el respeto a uno mismo y la autosuficiencia. No esperan gustar a todo el mundo, y además no lo ven necesario.

Ellos saben de que modo sentirse amados y respetados, igual que saben lo que tienen que ofrecer a los demás y cómo.

7. Vive en el presente y aprovecha el momento

Las personas que se quieren, se valoran a sí mismos y, por tanto, valoran cómo pasar su tiempo. Se dan cuenta de que el único momento que tienen es el presente, por lo que lo aprovechan en su totalidad.

Las distracciones están a nuestro alrededor, pero tenemos que recordar donde mirar. Tenemos que aprender a ser más humano de nuevo. No evites el contacto visual, no te escondas detrás de tonterías, sonríe a menudo. Pregunta acerca de las historias de la gente, escucha.

La incapacidad para centrarse en el presente conduce a una falta de conciencia, lo que puede dar lugar a importantes retos en la comunicación, y por lo tanto problemas en nuestras relaciones personales.

8. No te fustigues con lo que no puedas hacer

Hay momentos en nuestras vidas que estamos destinados a sentarnos, pensar, o llorar. Y esto las personas con amor propio lo saben. Tenemos que sentir el dolor de la incertidumbre en nuestro corazón para enteramos de que, aunque trates de planificar, controlar y forzar un resultado, a veces las cosas suceden a su manera.

A veces las cosas buenas acaban demasiado pronto. Pero una vez más, las personas que se auto-quieren no se enfadan. Y utilizan estos finales, como un buen momento para la auto-reflexión, que puede conducir a la auto-renovación, la gratitud por nuestras experiencias, y un sólido comienzo de nuevos capítulos de nuestra vida.

Añadir Comentario