10 señales de que tu relación está en problemas

Muchos de nosotros obviamos las señales de alerta a las que debemos estar atentos en nuestra relación. La rutina hace que lo que en realidad son malos hábitos, se conviertan en parte de nuestro día a día con nuestra pareja.

Haz un balance de tu relación y mira si tu actitud o la de tu pareja están intentando decirte algo…

1. Críticas 

Las críticas son una parte que no puede faltar en vuestras conversaciones, y no te digo que tiene que gustarte todo lo que tu pareja haga o diga, pero la crítica no es la forma en que él/ella van a darse cuenta de si están o no cometiendo un error, todo lo contrario, lo más seguro es que se pongan a la defensiva y nada cambie.

Cómo saber si una relación funciona

2. Falta de comunicación

La falta de esto es tan o más peligrosa que las críticas, si no hay comunicación la relación cae en un espiral en el cual la pareja se distancia de manera muchas veces irremediable.

3. Siempre asumimos la peor situación

Siempre estamos pensando que si no nos llama es porque está con alguien más o que sencillamente no le apetece hablar o estar con nosotros. Y la mayoría de veces ese es el detonante de discusiones sin sentido que crean momentos tensos que muchas veces sin fundamentos.

4. Cuando la relación es un obstáculo para hacer las cosas que amas

No olvides que tu pareja es parte de tu vida, una muy importante sin duda, pero no es el universo en torno al que giras, no puedes dar la espalda a tus actividades favoritas por intentar encajar o complacer a tu pareja, eso al final te cansará y terminará por deteriorar la relación.

5. Lo que comienza como una discusión siempre termina en una pelea

Las discusiones son saludables para todas las relaciones, nos hacen exteriorizar las cosas con las que estamos de acuerdo o no. Lo que no es saludable es que confundamos el término discusión con pelea, si nuestra forma de discutir comienza de forma negativa, no esperemos que acabe de forma diferente ni que arregle nada.

6. Gritar y faltar el respeto es la forma de comunicaros

La confianza con la pareja no te da derecho a gritar, y mucho menos a faltar el respeto. Y tampoco a que te griten, o te avergüencen ni en privado ni en público.

7. Rencores reprimidos y heridas que no sanan

Si no has podido perdonar o asimilar errores o situaciones desagradables en tu relación y te las guardas; lo único que lograrás es alimentar ese sentimiento negativo y un día ¡explotarás! Así que lo mejor para sanar heridas y seguir adelante con la relación es exteriorizarlo.

8. La intimidad es cada vez más escasa

En todos los aspectos la intimidad juega un rol muy importante en las relaciones de pareja, si el deseo de intimidad es cada vez menos frecuente, algo está fallando.

9. Los abusos de cualquier tipo

No solamente los que te dejan una marca en la piel son maltratos, y no solo los hombres son los autores. Una palabra muchas veces duele más y por más tiempo que un golpe. No pienses que por no levantar la mano no eres agresiva/o.

10. La indiferencia es un arma mortal

Si has llegado al punto en el que te da igual arreglar o no, hablar o no con tu pareja; algo está yendo muy mal. Nada que nos importe puede sernos indiferente. Si ese punto ha llegado en tu relación, lo mas probable es que las situaciones y problemas te hayan superado y que tengas que actuar pronto para recuperar el interés o terminar la relación.

Conclusión y consejos

Si lo que quieres es mejorar y salvar tu relación y estás cometiendo alguno o muchos de estos errores, no te deprimas, trata de mejorarlo. No entres en pánico y pon en práctica estos consejos.

  • Trata de no estar siempre a la defensiva.
  • Intenta ser tu quien da el primer paso por cambiar.
  • Respeta y dale importancia a lo que tenga que decir tu pareja, evita gritar, respira hondo y piensa que casi siempre recibimos lo que damos.
  • No acuses de todos los problemas de la relación a tu pareja, nada ganarás con ello.
  • Sobre todo haz las cosas con amor, y si el amor ya no está, lo mejor es no alargar una situación para ambos poco agradable y sin futuro.
  • Ámate a ti misma/o y recuerda que si la relación no aporta nada bueno a tu vida, no vale la pena.
  • Busca ayuda con profesionales si es necesario.

Lecturas relacionadas

Relación abusiva

Relación no funciona