La crisis afecta a las aerolíneas de bajo coste

La semana pasada, las acciones de las aerolíneas se desplomaron y Ryanair informó de una caída del 85% en sus beneficios netos del primer trimestre y advirtió que podría estar en números rojos el resto del año.

Las acciones de Ryanair cayeron un 15% hasta los 2,74€, arrastrando consigo las de su rival easyJet, que cayeron un 10% hasta los 3,82€.

British Airways, que se espera anuncie una reducción de empleados cuando publique los resultados de su primer trimestre el viernes, ha visto caer sus acciones un 5% hasta los 2,98€.

La caída de beneficios de Ryanair (hasta 21 millones de euros netos para el trimestre que acaba a finales de junio) se deriva del continuo incremento del coste del combustible. La compañía con sede en Dublín señaló que su factura de combustible se ha incrementado un 93% durante el trimestre, pasando a representar, actualmente, casi la mitad de los costes de funcionamiento de la aerolínea, mientras que el año anterior equivalía tan solo al 36%.

También advirtió que en todo el año podría tener una pérdida de hasta 60 millones si los precios continúan siendo elevados y las tarifas bajan. Si Ryanair entra finalmente en números rojos, será la primera vez que la aerolínea tendrá pérdidas anuales desde que se reinventó a sí misma como aerolínea económica hace 20 años.

Ryanair aformó haber utilizado la reciente bajada en los precios del petróleo para comprar por anticipado gran parte del combustible que necesitará los próximos seis meses, haciéndose con el 90% de lo que necesita para los meses del periodo de julio a septiembre a 129 dólares (82€) el barril; y el 80% de lo que necesitará para el tercer trimestre a 124 dólares (79€) el barril. No obstante, todavía tiene que adquirir el del cuarto trimestre.

Según su presidente, Michael O’Leary, un precio de 130 dólares por barril es “insostenible a medio plazo”, pero sería difícil predecir cuando caerá.
Ryanair ha anunciado ya la retirada de 19 aviones de su flota, entre ellos 15 de su base principal en Londres, el aeropuerto London Stansted. También planea reducir considerablemente sus tarifas, en un intento de captar clientes a medida que empeora la economía en el Reino Unido e Irlanda.

Aún así, la compañía afirmó que sus ingresos se incrementaron un 12% en el primer trimestre del año hasta alcanzar los 777 millones de euros, mientras que el número de pasajeros ascendió un 19%, alcanzando los 15 millones.

Según O’Leary, el elevado precio del petróleo no acabará con los vuelos baratos, sino que incrementa el atractivo de Ryanair, compañía que garantiza las tarifas más bajas, a medida que los consumidores se preocupan más por los precios y abandonan otras opciones más caras como BA.

El alto precio del petróleo acelerará este invierno el declive de los vuelos de corto recorrido y precio elevado, añadió O’Leary. y “muchas aerolíneas Europeas se consolidarán o quebrarán”. “La industria de las aerolíneas es cíclica y esta crisis proporcionará grandes oportunidades de crecimiento a las aerolíneas más fuertes y sin problemas de financiamiento, como Ryanair”, señaló.

Fuente: Guardian Business