Hacer turismo con la bicicleta

Hace dos años publicamos los destinos recomendados por The Guardian para hacer ciclismo en Europa (ver: Vacaciones para ciclistas en Europa).

Esta vez recomendamos otros 10 lugares para hacer turismo en bicicleta esta vez recomendados por el sitio web Cheap Flights y, esta vez, no limitados a destinos europeos.

Turismo en Bici

Amsterdam, Países Bajos: En la mayoría de los Países Bajos y, concretamente, en Amsterdam, la bicicleta es el rey. Las normas de carretera no giran en torno a los peatones o los coches, sino a las bicicletas que cuentan con sus propios carriles, luces y leyes. Y hay otra ventaja para los que hacen bicicleta por placer mas que por deporte: es totalmente plano.

Boulder, Colorado, EE.UU. : A sólo 56 kilómetros al noroeste de Denver, Boulder es el hogar de Estes Park, la puerta de entrada oriental del Rocky Mountain National Park, en donde su altitud, geografía natural y vistas son los principales atractivos para subirse a una bici y comprobarlo.

Cappadocia, Turquía: Esta región es conocida sobre todo por sus “paisajes lunares”, que han evolucionado a través de la erosión. El proceso natural ha dejado cuevas, colinas y pliegues en su paisaje de roca volcánica que atraen a ciclistas de todo el mundo. Pasear en bicicleta por Sognali, uno de los primeros asentamientos, o ir durante el Festival Internacional de Bicicleta de Capadocia.

Los Alpes franceses: Los ciclistas expertos disfrutan de los Alpes franceses por sus desafiantes pendientes. El variado paisaje alpino de Grenoble ofrece unas impresionantes vistas de los picos nevados, glaciares, campos verdes y lagos, mientras que los puertos de montaña como el Alpe-d’Huez, Col du Galibier y Col de l’Izoard dan paso a Niza y a la Costa Azul.

Girona, España: Girona atrae a ciclistas como Lance Armstrong para entrenar por su desafiante terreno a las afueras de la ciudad. Las montañas de los Pirineos y las aguas azul cobalto del Mediterráneo se encuentran a un paso en bicicleta. La Costa Brava ofrece empinados acantilados y calas que ofrecen hermosas vistas de la playa.

Nueva Inglaterra, EE.UU.: La riqueza natural de Nueva Inglaterra hacen que sea ideal para viajes largos y pintorescos. En los Berkshires, los ciclistas encuentran caminos llanos para bicicletas, museos históricos y valles y montañas que ofrecen desafíos únicos. La subida a la montaña Lenox ofrece unas vistas panorámicas de Stockbridge Bowl y Monument Mountain. Para un trayecto más corto, el recorrido de diez millas al Monte Greylock o el Camino de Ashuwilticock.

Piamonte, Italia: Tanto los turistas como los veteranos adoran Piamonte. Esta joya italiana cuenta con valles y laderas, además de viñedos como Barolo, Barbaresco y Barbera. Se puede pasear en bicicleta por antiguas aldeas y castillos y sorprenderse con su excelente ubicación entre los Alpes y la Riviera italiana.

Wellington, Nueva Zelanda: Ideal para ciclistas los aventureros por su inmejorable paisaje, energía y gran variedad de terrenos. En Wellington, subir al Pico de Makara, que es la pista para bicicletas de montaña más popular del país. Un promedio de 100.000 ciclistas al año ascienden a la cumbre para contemplar unas impresionantes vistas de South Island. También muy gratificantes los paseos en bici a través del bosque y por la costa.

Portland, Oregon: Un paraíso para los ciclistas, ideal para los amantes de dos ruedas de todos los niveles. Dispone de carriles bici y bulevares creados específicamente para estas personas respetuosas con el medio ambiente. Pasear en bicicleta por la ciudad para tener una idea de la auténtica cultura del noroeste del Pacífico, o dirigirse a las afueras y recorrer en bicicleta el lado de Washington de la garganta del Río Columbia hasta Carson Hot Springs.

Copenhague, Dinamarca: Elegante y con conciencia medioambiental a la vez, la capital de Dinamarca adora sus carriles bici y puestos de alquiler gratuitos de bicicletas; y más de un tercio de sus afortunados habitantes –a quienes no les importa montar en bicicleta en traje o incluso en tacones– utilizan la bicicleta como principal medio de transporte. La primera zona libre de coches de la ciudad, Strøget, se estableció en 1962 y constituye todo un paraíso para los ciclistas.