Budapest, mis recuerdos de una bella ciudad

Visite Budapest en el invierno del 1994. Estuve cinco días en las dos ciudades conocidas anteriormente como ‘Buda’ y ‘Pest’. ‘Buda’ estaba en un lado del rio Danubio y ‘Pest’ estaba en el otro lado. Ahora las dos forman una ciudad unida por el rió Danubio que pasa por en medio de la urbe.

Es una muy bella ciudad, las fotos dn muestra de eso. Sin embargo, mi experiencia fue más personal y compormetida con la situación social que vivía Hungría en esa época, al igual que la mayoría de los países del este.

Parlamento Budapest Imagen: Wikipedia

Budapest, camino hacia el capitalismo desde el comunismo soviético

Cuando estuve alli la ciudad estaba todavía recuperándose de los años bajo el control de la vieja Unión Soviética.

Fue muy interesante hablar con la gente sobre los cambios. Hable con un hombre joven que trabajaba en un centro de refugiados para Bosnios. Dijo que mucha gente en Budapest estaba ganando mucho dinero fácil pero que la mayoría estaba empobreciéndose. Explico que en la época comunista todos habían tenido trabajo y un salario modesto pero que ahora había mucha pobreza y gente sin hogar. Un cura me comentó que vivir bajo el régimen comunista no fue peor que vivir bajo el capitalismo. Pero todo esto fue hace doce años y las cosas habrán cambiado mucho desde entonces.

Mis recuerdos de Budapest en la zona pobre 

No estuve alojado en la mejor zona de la ciudad – ¡tenia que subir 65 escaleras para llegar a la habitación! Y el edificio estaba soportado por andamios y estaba en una calle de edificios grises y viejos que necesitaban reformarse. Alrededor del río, en el centro de la ciudad, habían muchos restaurantes y bares de moda. Aunque hizo sol durante mi estancia hacia un frió terrible. Un lago cerca del museo de Bellas Artes estaba congelado y la gente estaba patinando sobre el hielo. Comí muy bien y entonces por un precio muy razonable y el café era excelente.

Por menos de 5 libras: el teatro de la ópera, ballet, Anna Karenina, música de Tchaikovsky…

Fui al teatro de opera – no era muy grande dado que tenia capacidad para 1,300 personas pero era muy elegante. Las butacas estaban en la primera planta y después habían 3 plantas de palcos con una gallería superior. Estuve en un palco en la tercera planta con dos mujeres mayores simpaticas. El ballet estaba basada en ‘Anna Karenina’ de Tolstoy con música de Tchaikovsky. Fue una actuación maravillosa – y me costo menos de cinco libras.

Seguir leyendo Budapest, una bella ciudad

B.R.