Aznar “ayuda” a Zapatero con el triunfo de Bush

Aznar en su papel de gran estadista, incluso como ex presidente, dentro de la más pura política de Estado, asesta un duro golpe trasero a Zapatero. Aunque no se digna ni a citarlo en un artículo que publica The Wall Street Journal. No estamos de broma… Señala:

“Los gestos de antiamericanismo primario, la hostilidad sin motivo, pondrán más difíciles las cosas a aquellos dirigentes que se han dejado llevar por esa corriente”



José María Aznar, en contra de los que opinan algunos líderes de su partido que le achacan a su tozudez proamericanista su reciente derrota en las urnas, se identifica de nuevo con la política exterior de su amigo George Bush, respaldando la intervención en Irak .

Quizás lo peor es su diagnóstico simplista sobre la situación en Oriente Medio: «un hervidero de terroristas y fanáticos».

La reacción en los principales medios no se ha hecho esperar con titulares como: Aznar fustiga a Zapatero con el triunfo de Bush.



No todo es así, otro, ex-presidente, Felipe González, escribe lo siguiente en el Diario El País:

…Pero también podemos imaginar, y espero que ocurra, que este segundo mandato va a corregir los excesos de unilateralismo, replantear la estrategia de lucha contra el terrorismo internacional y contra la proliferación de armas de destrucción masiva, recuperar una senda de salida para el conflicto israelo-palestino, y mirar a fondo la crisis energética y sus razones.





Algunos diarios conservadores, como La Razón han caricaturizado a “ZP” con severas críticas, dando la sensación de alegrarse de los problemas que pueden generarse a través de las difíciles relaciones entre Bush y Zapatero.

Este es uno de los problemas más graves que tiene España. Otros países como Francia, el Reino Unido, Alemania… gobierne la derecha o la izquierda, la política exterior tiene básicamente un mismo eje. En España incluso Franco orientaba, dentro de sus límites una política exterior orientada hacia Europa, Iberamérica y los países árabes… Ni la UCD, ni los socialistas cambiaron esa orientación, sino que aprovecharon la apertura y democratización para desarrollar todo el potencial que se derivaba de nuestra política exterior.

Sin duda, el debate la política exterior española tiene calado. Exige con urgencia que los principales partidos (Gobierno y Oposición) lleguen a un acuerdo y eviten un desgaste peligroso en una cuestión que suele ser de Estado en los países más maduros.

2 Respuestas

  1. Anónimo 14 años ago
  2. Anónimo 14 años ago

Añadir Comentario