¿Las tostadas quemadas podrían causar cáncer?

El compuesto químico que se forma por las altas temperaturas podría ser el causante.

La Agencia británica de Normas Alimentarias (FSA, en inglés) recomienda no dorar demasiado las tostadas ni freir mucho las patatas para evitar la aparición de acrilamida.

¿Realmente es necesario?

Evita cocinar demasiado los alimentos

 

¿Por qué se forma la acrilamida en los alimentos?

La acrilamida es un subproducto natural del proceso de cocción de muchos tipos diferentes de alimentos. 
Los niveles más altos de esta sustancia se encuentran en los alimentos con alto contenido de almidón que se han cocinado por encima de 120 ºC, como son las patatas fritas o el pan. También puede formarse en los cereales para el desayuno, las galletas o el café.

Además de altas temperaturas, los tiempos de cocción prolongados aumentan aún más los niveles de acrilamida.

La única forma de cocción que no produce el compuesto químico, es el hervido de los alimentos

Quemar los alimentos produce cáncer

 

Sólo hay estudios con ratones

Los estudios sobre la acrilamida sólo se han realizado en ratones, y sus efectos en los seres humanos son relativamente desconocidos.

Algunos científicos asumen que pasa lo mismo con las personas, pero todavía no hay pruebas concluyentes. 

En realidad, no parece que ésto esté tan claro.

 Organizaciones internacionales contra el cáncer, como la británica Cancer Research, muestran que no está probado este vínculo entre la acrilamida y el cáncer en humanos.

Se necesitarían exposiciones de 170 mg de acrilamida por cada kg de peso corporal para que haya un mayor riesgo de cáncer.
El consumo de acrilamida para la mayoría de los adultos está entorno a los 0,6 mg/día. Se tendría que consumir 160 veces más cantidad de acrilamida diaria de lo que normalmente consumimos, y aún así seguiríamos teniendo un riesgo muy bajo de que nos cause cáncer.

La controversia está servida, pero por si acaso, te vamos a dar algunos consejos que puedes seguir si quieres reducir la cantidad de acrilamida que consumes.

¿Es realmente peligrosa la acrilamida?

 

Cómo evitar la formación de acrilamida en los alimentos

Tomando unas sencillas medidas a la hora de cocinar los alimentos almidonados se puede reducir el consumo de acrilamida.

  • Como regla general, lo mejor es optar por cocinar los alimentos hasta que adopten un color amarillo, dorado o más ligero al freír, asar, hornear o tostar alimentos almidonados.
  • Cortar las patatas en cuñas más grandes. Así se reduce su superficie, y también el nivel de acrilamida que se puede formar.  Si Corta las patatas en forma de bastones, la superficie expuesta es más grande, y por tanto aumenta la cantidad de acrilamida al freirlas.

La mejor forma de cortar las patatas para freirlas

 

Seguir leyendo:

Añadir Comentario

Subscribe!