Qué comer para mejorar los resultados de un examen

La comida es nuestro combustible, y saber qué comer y beber antes de un examen puede marcar la diferencia en nuestro rendimiento.

Somos lo que comemos, la famosa frase del filósofo y antropólogo alemán Ludwing Feuerbach, tiene sentido en todos los momentos de nuestra vida, pero cuando tenemos un examen cobra aún más importancia.

Un factor clave en lo bien que podemos hacer un examen es nuestra función cognitiva, algo así como el funcionamiento del cerebro.

Qué comer antes de un examen

Cómo mejorar el rendimiento en un examen.

La memoria y la atención son aspectos importantes a la hora de hacer un examen, y pueden verse afectados por la cantidad y el tipo de alimento. Con unas acciones en nuestra dieta podemos conseguir optimizar nuestra función cognitiva, y así lograr un mejor rendimiento en el examen:

1. Desayuno.

Se debe evitar saltarse el desayuno. Un buen desayuno mejora la función cognitiva en niños, adolescentes y adultos, por lo que es particularmente importante cuando tenemos exámenes, especialmente si son por la mañana.

El desayuno debe ser índice glucémico bajo (IG), y debemos tomarlo preferentemente 2 horas antes del examen.

Los alimentos con IG bajo producen un aumento más lento y un pico más bajo en la concentración de glucosa en la sangre después de comer, lo que resulta beneficioso para la función cognitiva.

El mejor desayuno antes de un examen debe incluir carbohidratos de liberación lenta, como avena, pan de grano entero o muesli de bajo contenido de azúcar, ya que proporcionan energía de liberación lenta. 

Incorporara algún alimento rico en proteínas, como leche, yogur o huevos, para sentirnos saciados durante más tiempo.  ¿Qué tal unos huevos revueltos con unas tostadas de pan integral?

Debemos evitar los alimentos ricos en grasa, como el típico desayuno inglés completo, ya que pueden hacernos sentir cansados.

El desayuno es muy importante para rendir bien en los examenes

Si el examen es por la tarde, algo parecido al desayuno.

Lo mejor es un almuerzo basado en carbohidratos y proteínas, también consumido unas 2 horas antes del examen si es posible, mantenerse bien hidratado, un consumo moderado de cafeína

 

2. Buena hidratación.

Una de las mejores maneras de maximizar nuestra concentración es mantenernos bien hidratados. Incluso una deshidratación leve puede provocar cansancio, dolores de cabeza, disminución del estado de alerta y de la concentración.

Es recomendable beber entre 1,5 y 2 litros de líquido al día (el equivalente a 8-10 vasos de 200 ml).

El agua siempre es la mejor opción, pero otras bebidas saludables como la leche y los zumos de frutas (siempre en pequeñas cantidades) también nos ayudan a mantenernos hidratados. El té y el café también cuentan, pero debemos controlar lo que tomamos porque son altos en cafeína.

Es mejor evitar las bebidas azucaradas y las llamadas bebidas energéticas, que son altas en azúcar, ya que provocan picos y caídas bruscas de los niveles de energía.

Es imprescindible una buena hidratación

 

3. Cafeína.

Con respecto al café, todos sabemos que la cafeína nos mantiene más despiertos, y parece que también mejora nuestra función cognitiva. Pero hay que ser precavidos a la hora de elegir tomar bebidas con cafeína, ya que dosis elevadas de cafeína también puede tener efectos negativos, y afectar a nuestra concentración.

Una taza de café nos hace estar más alerta

 

4. Evita el exceso de azúcar.

El consumo de azúcar provoca un pico de glucosa que caerá rápidamente, haciendo que aparezca el cansancio.
Lo mejor es optar por tentempiés saludables, como frutos secos y alguna fruta como arándanos, grosellas negras y otras bayas, muy ricas en vitamina C, que es muy beneficiosa para ayudar a mejorar la agilidad mental.

Vitamina E y el zinc también parece que tienen un impacto positivo en nuestro cerebro, y podemos encontrarlas en las semillas de calabaza y en las nueces.

Los mejores alimentos para rendir más en los examenes

 

5. Un sueño reparador.

No dormir lo suficiente puede afectar negativamente a la memoria y ralentizar el funcionamiento de nuestro cerebro.

Hay estudios que muestran que los estudiantes que duermen 7 horas por noche tienen aproximadamente un 10% mejores resultados en sus exámenes que aquellos que duermen menos horas cada noche. 

Por lo tanto ¿qué debemos comer y beber a la hora de acostarse para promover el sueño?
Debemos evitar comer al menos 3 horas antes de ir a la cama, ya que puede interferir con el sueño. También hay que evitar alimentos y bebidas que contengan cafeína, como té, café, cola y chocolate, por lo menos 4 horas antes de ir a la cama.

Una buena opción para conciliar el sueño es un vaso de leche caliente.

Es importante dormir bien para rendir en los examenes

 

Seguir leyendo:

Ninguna Respuesta

Añadir Comentario

Subscribe!