Imprimen en 3D órganos adecuados para el trasplante

Combinando células vivas y un gel especial han conseguido imprimir partes del cuerpo humano a escala real. 


Este gran avance de la medicina regenerativa ha permitido crear secciones de hueso, músculo y cartílago que funcionan correctamente cuando se implantan en animales. La técnica también se conoce como “bioprinting”
Los intentos anteriores que se habían hecho con este tipo de técnicas siempre se habían visto limitados por el enorme reto de mantener a las células vivas, ya que los tejidos que son más gruesos de 0.2 milímetros no tienen suficiente aporte de oxígeno y nutrientes, y acababan muriendo.

Impresora 3D para crear músculo, cartílago y hueso

La clave es la vascularización del órgano sintético.

La nueva tecnología de impresión esta basada en la combinación de células vivas con un gel, que comienza siendo un líquido pero que rápidamente se endurece adoptando la consistencia de los tejidos vivos, y en las capas internas forma pequeños túneles que sirven como conductos para que los nutrientes y el oxígeno alcancen a todas las células y para que los vasos sanguíneos pueden crecer y realizar su función natural.

Con este nuevo sistema de microcanales se consigue que el tejido se mantenga vivo ya que favorece la formación de vasos sanguíneos rápidamente, y así permite que el nuevo órgano pueda desarrollar su función con éxito cuando se transplante en el individuo.

Para que los nuevos órganos tengan la forma correcta, se  se obtiene toda la información de un cuerpo humano mediante el procesamiento de datos obtenidos mediante una tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (MRI).

Reducir la listas de trasplantes.

Estos tejidos y órganos se han implantado en animales, todavía falta más investigación para que puedan ser utilizados en pacientes humanos reales. Los investigadores de este estudio apuestan a que en un futuro las personas recibirán trasplantes hechos a medida utilizando sus propias células o células de naturaleza muy similar, que se cultivarán con el tamaño y la forma correcta. 
Cuando estas técnicas puedan ser utilizadas con éxito en humanos se conseguirá reducir las listas de espera de trasplantes y evitar el rechazo.
Kang H-W, Lee SJ, Ko IK, Kengla C, Yoo JJ y Atala A. Nature Biotechnology (2016). Más información.

Seguir leyendo:

Añadir Comentario

Subscribe!