6 Alimentos que debes comer o evitar si tienes problemas de hipertensión

La presión arterial elevada puede tratarse o prevenirse.

La hipertensión se conoce como el asesino silencioso.

No presenta síntomas, pero tener la presión arterial alta aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca y enfermedad renal.

Alimentos que debes evitar si tienes hipertensión

 

La presión arterial se refiere a la fuerza con la que las paredes de las arterias “empujan” la sangre desde el corazón hasta el resto del cuerpo. Varía de forma natural a lo largo del día en función de la postura, de la actividad, del estrés o como consecuencia de las enfermedades.

Cuando nos tomamos la presión arterial nos dan dos números. El primer número es la presión arterial sistólica, es decir la presión cuando el corazón se contrae para bombear su contenido de sangre a la circulación, y el segundo número es la presión arterial diastólica, que es la presión cuando el corazón se relaja y vuelve a llenarse con la sangre.

Los valores de presión arterial que se definen como “normales” son:

• Presión arterial sistólica: 100 a 139 mmHg

• Presión arterial diastólica: 60 a 89 mmHg.

 

Alimentos que ayudan a bajar la presión arterial.

Copos de avena.

Una revisión de cinco estudios científicos en alrededor de 400 adultos sanos encontró que la presión arterial sistólica fue de 2,7 mmHg más baja y la presión arterial diastólica fue de 1,5 mmHg más baja cuando los participantes comieron alrededor de 60 gramos de copos de avena (una media taza de avena cruda envasados) o 25 gramos de salvado de avena cada día.

Esta cantidad de avena o el salvado de avena contiene alrededor de 4 gramos de un tipo de fibra llamada beta-glucano. Por cada gramo extra de fibra diaria total, hubo una reducción adicional de 0,11 mmHg en la presión arterial diastólica.  

La avena reduce la presión arterial

 

Remolacha.

La remolacha es muy rica en nitrato inorgánico, un compuesto que se convierte en óxido nítrico durante la digestión, y que hace que las arterias se dilaten, reduciendo así la presión arterial.

Son muchos los estudios que han encontrado que el zumo de remolacha reduce la hipertensión.

Uno de estos estudio, se hizo con 68 adultos con hipertensión fueron asignados al azar a beber 250 ml (una taza) de zumo de remolacha al día durante cuatro semanas o un placebo. Los resultados mostraron que los hombres que habían bebido el zumo de remolacha tuvieron una presión arterial sistólica de 7,7 mmHg más baja y la presión arterial diastólica 5.2 mmHg más baja. 

Zumo de remolacha para la hipertensión

 

Vitamina C.

La vitamina C o ácido ascórbico, se encuentra en verduras y frutas frescas.

En una revisión de 29 ensayos sobre los beneficios a corto plazo del uso de suplementos de vitamina C, encontró que las personas a las que se les dio 500 mg de vitamina C cada día durante 8 semanas mostraron mejoras en la presión arterial. Con una reducción media en la presión arterial sistólica de 3,84 mmHg y 1,48 mmHg para la presión arterial diastólica.

Vitamina C para reducir la hipertensión

 

Alimentos debes evitar si sufres de hipertensión.

Sal.

Una alta ingesta de sal se asocian con una mayor presión arterial. Se recomienda no tomar más de 5,9 gramos de sal (aproximadamente una cucharadita) o 2.300 mg de sodio al día.

Una revisión, que incluyó a más de 3.000 personas, mostró que la reducción del consumo de sal en 4,4 gramos al día podría reducir la presión arterial sistólica y diastólica en alrededor de 4,2 mm Hg y 2,1 mmHg respectivamente. Y en aquellos que ya sufrían de presión arterial alta, la reducción del consumo de sal, produjo un descenso aún mayor:  de 5,4 mmHg (sistólica) y 2,8 mmHg (diastólica). 

El exceso de sal provoca hipertensión

 

Alcohol.

El consumo de una o más bebidas alcohólicas al día está asociado con la presión arterial sistólica que es de unos 2,7 mm Hg y la presión arterial diastólica de 1,4 mmHg más alta que los no bebedores.

 

Cafeína.

El consumo elevado de cafeína incrementa la presión arterial a corto plazo. La cafeína está presente en el café, el té, los refrescos de cola y algunas bebidas energéticas.

En una revisión de cinco ensayos, las personas que tomaron 1 o 2 tazas de café fuerte tuvieron un aumento en la presión arterial sistólica de 8,1 mmHg y de 5,7 mmHg en la presión arterial diastólica, hasta unas tres horas después de haberlo bebido.

Se debe evitar la cafeína

 

Seguir leyendo:

Remolacha para la hipertensión

Bajar la tensión arterial con remedios naturales

 

Sin Respuestas

Añadir Comentario

Subscribe!