Los hábitos de compra de artículos del hogar están cambiando

Que se preparen nuestros bolsillos pues la forma en que compramos artículos para el hogar está cambiando.

Piénsalo, ¿cuándo fue la última vez que cambiaste la cerradura y por qué? Lo normal sería cambiarla en caso de rotura, mudanza o incluso si estamos reformando la casa. Lo mismo ocurre con otros aparatos como puede ser el calentador o los interruptores, no son cosas que se cambien a menudo sino más bien cuando resulta necesario. Sin embargo, parece que ésto va a dejar de ser así, ya que los hábitos de compra de dispositivos del hogar están cambiando a medida que éstos se vuelven más “inteligentes”. 

Cambio en los patrones de consumo de los artículos del hogar

Pese a que el mercado del hogar inteligente es relativamente reciente y la domótica no está del todo asentada, cada vez son más las personas que se suman a las Smart homes o viviendas inteligentes, lo que está transformando, según explica Stacey Higgingbotham en Gigaom, los patrones de consumo de la tecnología del hogar.

Imaginemos las bombillas LED y su larga esperanza de vida. ¿Realmente seremos capaz de esperar a que se funda una bombilla LED para probar la nueva bombilla inteligente? 

Mike Watson, vicepresidente de estrategia de producto para el fabricante de bombillas LED Cree, no cree que la longevidad de las bombillas LED sea un problema para que los usuarios compren la nueva bombilla inteligente que acaba de lanzar la empresa. Watson está seguro de que los consumidores se pasarán a la bombilla “conectada” no sólo por su increíble precio -15$- sino porque el cambio en sí merece la pena dadas las nuevas funciones que ésta ofrece.

Vídeo bombilla conectada Cree 

“Las nuevas funciones que incorporan los dispositivos inteligentes del hogar no sólo está cambiando los patrones de consumo sino también los lugares donde éstos se adquieren”, afirma Stuart Lombard.

Nuevos lugares donde adquirir tecnología del hogar

“Actualmente los consumidores no ven la tecnología del hogar como algo necesario”, afirma Michael Wolf en el resumen ejecutivo Retail strategies for the Smart home. De hecho, según un estudio de Park Associates llevado a cabo en 2014, dos tercios de los hogares estadounidenses que cuentan con Internet no están familiarizados con la misma. Muy pocos consumidores saben qué son los dispositivos o servicios inteligentes para el hogar, quien los vende y dónde se pueden comprar.

En el siguiente gráfico de Park Associates podemos ver que entre un 60% y más de un 60% de los hogares estadounidenses no están familiarizados (color azul) con:

  • los servicios inteligentes para el hogar (primera barra)
  • los productos inteligentes para el hogar (segunda barra)
  • dónde comprar servicios inteligente para el hogar (tercera barra)
  • dónde comprar productos inteligentes para el hogar (cuarta barra)

 

Fuente: www. parkassociates.com

Según Michael Wolf es necesario educar a los consumidores en este tema, algo que también comparten los analistas de Park Associates, quienes recomiendan además la apertura de nuevos canales de compra de soluciones inteligentes para el hogar.

Y parece ser que se va consiguiendo. Cada vez son más los sitios que apuestan por este tipo de productos creando desde secciones específicas, hasta áreas que disponen incluso de personal de asistencia para guiar a los consumidores en la compra de dichos dispositivos y resolver sus dudas.

Según Stuart Lombard, cofundador del fabricante de termostatos inteligentes Ecobee, los dispositivos de la empresa solían comprarse en tiendas especializadas de climatización, pero desde noviembre de 2014, también se pueden adquirir en Apple, Amazon o en otras superficies, lo que representa un 30% del total de ventas.

Desde finales de febrero, por ejemplo, Ecobee se puede encontrar en el pasillo de termostatos de 70 tiendas de la cadena Home Depot y para finales de abril podremos encontrarlo en las 800 tiendas que forman parte de la cadena Best Buy.

 

Fuente: gigaom.com

Es importante considerar que, del mismo modo que ocurre con los teléfonos inteligentes, esta “obligación” de cambiar los dispositivos no porque dejen de funcionar o estén rotos sino porque los nuevos que les sustituyen tienen mejores funciones, puede resultar preocupante tanto para nuestros bolsillos como para el medio ambiente. 

En cualquier caso y aunque el mercado de la tecnología del hogar siga creciendo al ampliar sus canales de distribución, la complejidad del concepto de “tecnología del hogar” y el desconocimiento de los usuarios ante el mismo parecen demostrar, como indica Michael Wolf, que falta todavía un poco para que el mercado del hogar inteligente esté totalmente asentado.

Fuentes:

www.gigaom.com
www.research.gigaom.com
www.parksassociates.com