Compra de pisos usados por inmigrantes

Sí, la compra de pisos usados se ha convertido en uno de los factores relevantes de la demanda de vivienda en España. Podemos concretar más: los inmigrantes latinoamericanos se han convertido en uno de los motores de del mercado inmobiliario español. Este colectivo compra una de cada cinco viviendas usadas que se venden en las ciudades españolas.

Otros colectivos de inmigrantes se concentran en áreas específicas, mientras que los iberoamericanos lejos de agruparse en áreas cerradas y más propenson a explotar la integración social y la ventaja idomática, llevan a cabo compras de viviendas en toda las zonas con ofertas de ventas económicas. Las cifras no dejan lugar a dudas. Según Tecnocasa, citada por el periódico La Vanguardia, los inmigrantes latinoamericanos compraron en 2006 el 20,59 % de los pisos de su red inmobiliaria de venta de vivienda usada. En algunas otras inmobiliarias los datos oscilan entre el 21,68% y el 25,09%.

Inmigrantes y demanda de viviendas

Ni los altos precios de las viviendas, ni las alzas de los tipos de interés en los últimos meses han frenado la demanda de viviendas de los inmigrantes latinoamericanos. Las claves de esta demanda hay que explicarlas en tres factores:

  • Demanda concentrada en viviendas usadas y en zonas de precios relativamente bajos.
  • Familias extensas. Esto propicia un aumento del número de titulares por hipoteca (pasa de los 2,2 titulares en 2006 a los 2,4 de este año) y, por tanto al acceso a los préstamos hipotecarios necesarios.

  • Alta tasa de empleo femenino en el colectivo de mujeres iberoamericanas (menos problemas con el idioma a la hora de aceptar determinados trabajos).
  • Regularización de inmigrantes y la consecuente consolidaciónde sus situación económica y laboral, con una progresiva y creciente reagrupación familiar.
  • El conocimiento del idioma y la tendencia plantearse la fijación de su residencia de una forma permanente.
  • La austeridad de vida de los inmigrantes, lo que les permite afrontar mejor el encarecimiento de los precios de la vivienda y las alzas en los costes de la hipotecas.
  • Entre compra y alquiler de pisos, los inmigrantes, al igual que los españoles se decantan por la primera opción. Las razones son: viviendas de alquiler caras, antiguas y en peor estado que las viviendas a las que pueden acceder en propiedad. En algunos casos los inmigrantes corren con el trabajo propio el coste de la reformas o mejoras de las casa compradas.

Compras crecientes de viviendas por inmigrantes

Los inmigrantes se plantean la compra de una vivienda tras un periodo de estancia en España de 4 ó 5 años. Es por esta razón que los expertos piensan que este segmento de demanda puede relanzarse en los próximos años si no se endureren las condiciones para la compra de pisos (precios y tipos de interés).

La inmigración de América Latina no sólo se ha convertido en un factor proveedor de mano de obra barata, sino también en un factor de estabilización de la economía, a través de la demanda y creciente compra de viviendas.

Temas relacionados: