Ideas para decorar el salón

Independientemente de que vivamos en un apartamento acogedor o en un hogar lleno de recovecos a las afueras, en una casa de campo junto al mar o en una cabaña en las montañas, el salón será lo que cree la impresión más duradera en todos los que entren; y le indicará a nuestros familiares e invitados si somos formales, elegantes, juerguistas o tranquilos. El salón determina el ambiente del hogar y debería reflejar el gusto personal del propietario.

Un salón se puede disponer de muchas formas. Para algunos se trata de un espacio formal, que debe estar perfecto en todo momento y que se utiliza solo cuando vienen invitados. Para otros, sirve de cómodo lugar de reunión para toda la familia, en donde ver la televisión, realizar las tareas o recibir visitas. Algunos tienen un agradable rincón para tomar el té o acurrucarse con un buen libro.

Un salón formal, a menudo, muestra en vitrinas las mejores pertenencias del propietario del hogar. La decoración suele ser simétrica —un sofá con un cuadro sobre él, flanqueado por dos mesitas auxiliares con lámparas encima; ceremoniosas cortinas de tejidos lujosos en las ventanas con adornos trenzados y flecos; y unos pares de mesas y sillas auxiliares perfectamente conjuntados siguiendo las reglas tradicionales de decoración.

Sin embargo, pocos hogares hoy en día tienen sitio para albergar una habitación tan perfecta (y a menudo inútil), pensada más bien para mirarla que para usarla.

El estilo de decoración ha evolucionado hacia un aspecto menos formal. Aunque se mantienen ciertos elementos, como hermosas molduras o suntuosos tejidos, los salones más informales tienen unas cortinas más livianas y un mobiliario más cómodo. La simetría estudiada ha dejado paso a líneas más suaves, menos reglas y más color.

Un estilo de salón familiar y más informal tiene un aire despreocupado. Aunque los muebles y tejidos deben combinar entre sí, hay pocas reglas. Las elecciones vienen determinadas por su sentido práctico. La selección y colocación del mobiliario es menos estructurada. Suele ser necesario que haya sitio para sentarse alrededor de la televisión y una mesa para comidas informales. En los hogares de hoy en día puede haber incluso un espacio para el ordenador, de modo que un escritorio puede tener un lugar relevante.

Independientemente del fin que se le de al salón, los tejidos, colores, muebles y accesorios deberían estar a nuestro gusto. Ya sea sereno y neutral, colorido y vivo o algo intermedio, debería reflejar nuestro gusto. Después de todo, es nuestra sala de estar.

Fuente: Interiordec