¿Es malo utilizar tampones para dormir? - Trucos y consejos ​ ​

¿Es malo utilizar tampones para dormir?

Peligros de dormir con un tampón

Probablemente hayas escuchado muchas advertencias sobre el síndrome de shock tóxico, una complicación rara pero potencialmente mortal.

Uno de los rumores más frecuentes es que dormir con un tampón es prácticamente una garantía de que sufrirás un síndrome de shock tóxico, y que nunca deberías hacerlo si no quieres correr ese riesgo.

¿Qué hay de cierto en esto?

Es peligroso dormir con un tampón

Usar tampones para dormir no tiene porqué ser problemático

Aunque el síndrome de shock tóxico da miedo, se puede dormir con un tampón siempre y cuando:

  • No se exceda el límite de 8 horas
  • Uses un tampón de menor absorción posible. Mientras menos absorbente sea el tampón, menos probable que se deje puesto mucho tiempo sin cambiar, y también menos posibilidad de reducir la humedad de la mucosa vaginal.

 

Si quiere estar lo más segura posible, sigue estas pautas

  • Coloca un nuevo tampón justo antes de ir a dormir
  • Cámbialo cuando te levantes.

    Incluso si te levantas a media noche para orinar, cámbialo, aunque no es necesario.

 

¿Qué causa el síndrome de shock tóxico?

Es causado principalmente por Staphylococcus aureus, pero también puede ser causada por un tipo de bacteria Streptococcus.o por Clostridium sordellii.

La vagina tiene su propia flora bacteriana natural, y puede contener estas bacterias sin que se aparezca ningún problema. Pero a veces esta bacteria puede producir las toxinas que conducen al síndrome de shock tóxico.

Desafortunadamente, se desconoce cuál es el mecanismo exacto que vincula el uso de tampones con el síndrome de shock tóxico, pero una de las teorías más aceptadas es que si se deja un tampón durante demasiado tiempo, estas bacterias pueden crecer y pasar al útero a través del cuello uterino.

Si se usa un tampón con más capacidad de absorción de la que realmente se necesita es más probable que esto pase. No solo porque el tampón se cambia con menos frecuencia de la que debería, si no que además cuanto más absorbente es un tampón, más secará la mucosa vaginal.

El aumento de la sequedad vaginal hace que aumente el riesgo de desgarros en la vagina, y por tanto es más fácil que las bacterias alcancen el torrente sanguíneo. Para que esto ocurra no es necesario que los cortes o los desgarros sean muy grandes, incluso lesiones microscópicas en la mucosa vaginal pueden ser suficientes.

 

No es tan común como era antes

Aunque actualmente el uso de tampones puede provocar un síndrome de shock tóxico, ya no es tan frecuente como era antes.

Hace unos años, para aumentar la capacidad de absorción de los tampones se añadían ingredientes como espuma de poliéster y carboximetilcelulosa.

Esto provocaba que algunas mujeres no cambiasen los tampones con la frecuencia que deberían, haciendo que las bacterias fuesen proliferando y aumentando el riesgo.

Actualmente está prohibido usar este tipo de ingredientes en la fabricación de los tampones, por lo que hoy en día aunque sigue habiendo riesgo, es mucho menos probable.

 

Lecturas relacionadas: