Embarazadas en la cárcel

Un pequeño porcentaje de las mujeres que están en prisión están embarazadas. 

Para las mujeres presas, dar a luz mientras se está en la cárcel es a menudo una experiencia angustiosa.

¿Qué pasa cuando se está embarazada estando presa?

 

  • Se desconoce la fecha de parto. 

Además de la incertidumbre normal sobre la fecha del parto, en de las mujeres embarazadas que están en la cárcel las dudas son aún mayores. Tanto las reclusas como sus familias rara vez son informadas sobre la fecha probable del parto, que en el caso de que sea programado no se les dice hasta la misma mañana. Incluso si la presa va a tener una cesárea programada, no se le informa hasta el mismo día de la intervención.

 

Esta restricción se debe al hecho de evitar que la mujer pida ayuda fuera para planear una huida.
Las familias tampoco son informadas sobre los detalles del nacimiento.

En la mayoría de los casos, los familiares son informados del parto cuando la reclusa ya ha vuelto a prisión.

 
  • Parto en solitario.
A pesar de estar vigilada, las mujeres embarazadas en la cárcel experimentarán un parto solitario. No está permitido que familiares y amigos visiten a la reclusa ni después ni antes de dar a luz. 
 
  • Esposada durante el parto.
Aunque en la mayoría de países esto no ocurre, hay algunos lugares en los que se sigue colocando las esposas a las mujeres hasta el último trimestre de su embarazo e incluso durante el parto.
Muchos grupos de derechos humanos sostienen que la práctica de encadenar a las mujeres durante el parto viola sus derechos constitucionales.
Embarazadas en la cárcel esposada
 
  • Tiempo limitado con el bebé.

Cada país tiene diferentes regulaciones con respecto a la cantidad de tiempo que una reclusa puede estar con su hijo recién nacido. En algunos países (como España, Rusia, Perú y algunos estados de EE.UU.) se permite que las reclusas se queden con sus hijos hasta que los niños alcanzan los tres años de edad, viviendo con ellas en sus celdas, pero en compañía de otras reclusas.
Este no es el mejor ambiente para un niño, por lo que se les advierte que no es bueno que los niños crezcan en la cárcel y se les da la opción de enviarlos fuera con otros miembros de la familia.
En otros países, en cambio, las mujeres sólo tienen 24 horas con su recién nacido.
 
  • El niño no se queda con la madre.
Después de un tiempo, lo más probable es que el niño se quedará a cargo de la familia cercana, a un hogar de acogida o estará bajo la tutela del gobierno.
Sólo en algunos países se permite que las madres permanezcan con sus bebés algunos años.

La mayoría de los países tienen programas infantiles, sobre todo en el caso de las delincuentes más violentas, en el que la mayoría de los niños nacidos de madres encarceladas terminan viviendo con familiares, pasan al cuidado de alguna familia de acogida o permanecen bajo la tutela del estado en centros especiales.
Embarazadas en la cárcel
  • Mayor riesgo de depresión postparto.
Con una atención médica limitada, las mujeres que han dado a luz estando en la cárcel son muy propensas a la depresión postparto.
 
 

4 Respuestas

  1. sofia ramirez 2 años ago
    • Raquel Pomares Raquel Pomares 2 años ago
  2. Luis Ángel 1 año ago
    • Raquel Pomares Raquel Pomares 1 año ago

Añadir Comentario