6 Beneficios sorprendentes de ducharse con agua fría

6 razones por las que tomar duchas de agua fría beneficia nuestra salud física y mental

Seguro que más de uno de nosotros se ha quedado sin agua caliente alguna vez debido a ser el último en la ducha, o debido a que se acabó el butano…

Independientemente de la razón, la mayoría de nosotros no ve una ducha fría como algo que hacer por gusto, más bien lo haríamos en caso de no haber otra opción.

beneficios-ducha-fria

Bien, pues tomar duchas de agua fría tiene beneficios saludables, tanto de aspecto físico, como mental, que trataremos de resumir a continuación para intentar de cambiar nuestra opinión y predisposición a tomarlas:


1.- Las duchas de agua fría mejoran nuestro estado de ánimo y atención

La idea de sentir el agua fría corriendo por nuestra piel por la mañana recién despertados, suena más terrorífico que placentero. Pero la respiración profunda que nuestro cuerpo utiliza para mantener el cuerpo caliente frente al shock del agua fría, incrementa la cantidad de oxígeno que inspiramos, lo que incrementa nuestro ritmo cardíaco.

Resultado: un cuerpo oxigenado y energizado para el resto del día.

2.- Las duchas fría son muy buenas para nuestra piel y cabello

Cuando hablamos de piel y cabello, una de las formas más naturales de mantener tu apariencia joven es a través de las duchas frías.

El agua caliente tiene la tendencia de secar nuestra piel, mientras que el agua fría la vuelve firme, previniendo así que se obstruya, se caiga… 

3.- Las duchas de agua fría queman grasa y ayudan a perder peso

Hay dos tipos de grasa en tu cuerpo: grasa blanca y grasa marrón. La grasa mala es la blanca mientras que la grasa marrón es la buena. La grasa marrón es la encargada de generar calor para mantener nuestro cuerpo caliente. 

Bien, pues cuando la grasa marrón se activa debido al frío extremo de la ducha, quema calorías para mantener el cuerpo caliente contribuyendo a la pérdida de peso (algo ideal si estamos en medio de una dieta o ejercicio intentando perder peso y quemar grasa).

4.- Las duchas de agua fría fortalecen nuestro sistema inmunológico y mejoran la circulación

Las duchas de agua fría aceleran nuestro metabolismo ayudándonos a perder peso (como dijimos en el punto anterior). Esa aceleración del metabolismo activa nuestro sistema inmunológico, lo que libera glóbulos blancos encargados de combatir posibles virus, ayudándonos a enfermar con menos frecuencia.

Las duchas frías también incrementan la circulación de la sangre, ayudándonos a prevenir hipertensión o posibles endurecimientos de las arterias.

5.- Las duchas frías aceleran el proceso de recuperación después de hacer ejercicio

Los atletas toman baños de agua fría con hielo después de sus entrenamientos para reducir el dolor muscular y acelerar el proceso de recuperación. 

6.- Las duchas de agua fría ayudan a aliviar el estrés

Saltar dentro de la ducha sin dejar que esta se caliente, o entrar corriendo en el agua del mar sin dejar que el cuerpo se aclimate a tiempo, puede ayudar a mejorar nuestro endurecimiento, aumentando nuestra tolerancia al estrés, e incluso a enfermedades. 

Un estudio llevado a cabo en 1994 mostraba una bajada drástica en los niveles de ácido úrico en el organismo durante y después de la exposición a estímulos del frío.

El estudio también mostraba un aumento de glutación en el organismo durante la exposición a estímulos del frío, un antioxidante que se encarga de que todos los demás antioxidantes trabajen correctamente.

Leer más: