Los árboles de la casa

Uno de los grandes atractivos de las casas de campo es algo tan sencillo como poder disfrutar de los árboles. Árboles que dan sombra, fruta, atraen vida o son sencillamente ornamentales.

Todos permiten un disfrute muy placentero y nos proporcionan un medio muy ajeno al entorno urbano dominado por el cemento y el asfalto y donde incluso los árboles de los parques se ven agredidos por la contaminación y otros males.

Diseñar la plantación de árboles en una casa de campo

Puede llegar a constituir una de las actividades más placenteras. Obviamente depende de muchas cosas. La superficie, el clima, la disponibilidad de agua, la atención que pueda dispensarle a sus árboles. No obstante, si desea plantear el tema de una perspectiva racional, hay algunos consejos e ideas generales que pueden ser de utilidad para su chalet o casa en el campo.

  1. Seleccione árboles autóctonos, bien adaptados al clima, a la tierra, las plagas, etc. Afortunadamente los mejores diseñadores de paisajes están incorporando en jardines y parques ejemplares de olivos, algarrobos, almendros, etc. Árboles de gran belleza y resistentes a las sequías. A largo plazo son los que mejor resultado le darán.
  2. Árboles de sombra. Quizás desee plantar árboles de sombra cerca de la casa. Considere todas la posibilidades desde árboles grandes y frondosos hasta árboles de hoja caduca que durante el invierno dejen acceder los rayos del sol a la casa sin dificultad. El diseño de buenas sombras le puede mejorar sustancialmente el microclima de la casa y su entorno. Así que puede ser un tema muy importante para mejorar su casa. Tenga cuidado con las raíces de determinados árboles, si no guarda la distancia necesaria pueden llegar a dañar aljibes, piscinas o la propia casa.
  3. Arboles frutales. Recuerde que de un aljibe y un buen sistema de riego para ahorrar agua puede sacar recursos para árboles y arbustos (frutos del bosque) que pueden ser muy productivos para la casa. Hay muchos frutales que se pueden adaptar a muchos climas y suelos. Recuerdo durante mi niñez el rico sabor de la fruta procedente de los árboles de mi casa de campo, en el sur de España. Teníamos parrales (dadan magnífica sombra durante el verano y excelente uva en otoño), naranjos, mandarinos y limoneros; peral y manzano, membrillero, albaricoquero, ciruelo y melocotonero; nisperero y jinjolero. De este último todavía recuerdo cómo vigilaba el color de los jínjoles para comérmelos a las primeras de cambio. La calidad de casi toda la fruta era excelente. Hoy las posibilidades han aumentado y pueden adaptarse hasta árboles de frutas tropicales en muchos lugares de España.
  4. Árboles que atraen vida. Desde ardillas hasta pájaros de muy diversas especies, los árboles pueden constituir un excelente medio natural para especies de animales que también formen parte del entorno de la casa.
  5. Árboles ornamentales. Son infinitas las posibilidades. Especialmente cuando el diseño paisajístico integra la perfección palmeras, algarrobos, olivos, almendros etc. Al respecto, puede ser importante pensar en cada época del año. Un almendro es muy bello durante su floración, pero bastante “apático” y sobrio en Navidad. Así que puede ser útil planificar su plantación de árboles con ideas que respondan a nuestras expectativas durante las diversas épocas del año.
  6. Árboles y jardinería. Los árboles pueden constituir una base para el desarrollo de una jardinería original en el entorno de la casa, de forma que le protejan de exceso de sol para algunas plantas. Un magnífico complemento en una buena casa de campo son las plantas aromáticas.

Plantar y ver crecer los árboles es algo muy placentero. Si vive en la “España seca”. Una posibilidad es, como hemos dicho aprovechar el agua almacenada de las lluvias en aljibes y similares combinada con sistemas de riego que ahorren agua. De esta forma, se podrán afrontar sequías que dañen a sus árboles.

One Response

  1. Anónimo 12 años ago

Añadir Comentario