Los desayunos de la granja

Como todo el mundo sabe, el desayuno es la comida más importante del dia. Una pieza fundamental en la alimentación diaria y sencillamente en las comidas inglesas son extraordinarios. En el campo, en una granja, el desayuno todavía sabe mucho mejor. Los productos son más frescos, el ambiente relajado y limpio invita a disfrutarlo mucho más.

 

desayunos granja inglesa

 

Desayunos ingleses en una granja

 

Los huevos revueltos, el beicon crujiente y tostadito recién salido del horno. La calidad de todos los productos lácteos, en especial la riquísima mantequilla, las mermeladas caseras hechas con frutos del bosque y los panes artesanos de los pueblos, al cual de ellos mejor. Con esto era más que suficiente, aunque a veces compramos especialidades de golosas galletas de mantequilla y otros productos artesanos de las farm shops de las cercanías o de la Bakery of Marshfield.

 La mesa del desayuno era todo un espectáculo, al que incluso contribuía el hermoso ramo de lirios que Brett nos había dejado en la bienvenida y que suponía cada semana.

 

 

desayunos granja delicioso

 

El ritual del desayuno en la granja

Para empezar hay que levantarse temprano. Es inevitable. En estas latitudes, más al norte durante los veranos la luz entra con fuerza a las cinco de la mañana. Luego están los numerosos pájaros de muy diversos tipos que parecen reunirse en concierto matinal y los gallos lógicamente hacen sus mejores kiskiriskis. También el resto de los animales de la granja despertaban con energía. Nuestros vecinos los caballos pastaban a unos 70 metros y no renunciaban a relinchar con tal de hacerse notar. Había mucho madrugador por allí fuera. La mesa para desayunar era el primer acto de la mañana.

Allí se tomaban las últimas decisiones para ejecutar el plan del día. La cocina estaba rodeada de amplias ventanas que daban su mayoría a un paisaje impresionante. El prado y la montaña se superponen por todo el ventanal con el verde esplendoroso de los veranos en Inglaterra. ¡Qué cantidad de tonalidades verdes! Vamos a contarlas.

 

desayunos granja completo

 

Aunque nunca terminamos de hacer el inventario ya que las irrenunciables tostadas con mantequilla y mermelada inundaban toda la casa con su fragancia y no nos dejaban ejecutar nuestras tareas contables. Al terminar el suculento desayuno ya teníamos energía para acometer el plan del día con ganas y optimismo. De alguna forma el desayuno era el mejor complemento de una noche de sueño perfecta, en el “silencio” del campo. A la vuelta ya en España, cargados de mantequillas, mermeladas, incluso “marmite” y con todavía algún pan de molde de origen, si hemos intentado repetir este tipo de desayunos en la ciudad nos hemos encontrado con que las cosas no saben igual. Y es que el escenario, la ambientación de la granja eran fundamentales para un desayuno perfecto.

Seguir leyendo: