Cómo la empatía te hace ser mejor persona

Parece que entre tanta educación de cómo satisfacer nuestras aspiraciones profesionales y materiales hemos empezado a olvidar la importancia de ser simplemente una persona amable y feliz. Con este blog se busca que cada persona consiga su máximo potencial en base a su desarrollo personal y autosuperación. 

cómo la empatía te hace ser mejor persona
Y es que la empatía es la habilidad más importante que puedes practicar. Te conducirá a un éxito personal que se verá traducido a todas las demás áreas de tu vida y te permitirá ser más feliz cuanto más la practicas. 
“La acción de entender, ser consciente de, ser sensible a, y experimentar indirectamente los sentimientos, pensamientos y experiencias, ya sean pasadas o presentes, de otra persona sin tener esos pensamientos, sentimientos y experiencias totalmente comunicados de una manera explícita”.  A esto se le llama empatía. 

¿Por qué practicar la empatía? ¿Por qué trabajar tu capacidad de empatizar con los demás? 

Por muchas razones como estas:

  • 1. Estarás más cerca de tratar a las personas que te importan como quieres que te traten a ti. 
  • 2. Comprenderás mejor las necesidades de las personas que te rodean. 
  • 3. Comprenderás mejor la percepción que creas en los demás. 
  • 4. Comprenderás más fácilmente la comunicación no verbal de tus conversaciones con los demás. 
  • 5. Comprenderás mejor las necesidades de tus empleados, clientes, compañeros…En definitiva, gente con la que trabajas. 
  • 6. Tendrás menos problemas para lidiar con tus conflictos. 
  • 7. Serás capaz de predecir con mayor precisión las acciones y reacciones de la gente con la que interactúas. 
  • 8. Tu experiencia del mundo se ampliará ya que no sólo lo harás desde tu perspectiva. 
  • 9. Te será mucho más fácil lidiar con la negatividad de los demás si puedes entender mejor tus emociones y miedos. 
  • Vas a ser un mejor líder, un mejor seguidor, y lo que es más importante, una mejor persona. (Blog Liderazgo

¿Cómo practicar la empatía? 4 Ideas para poner en práctica  

1. Escucha 

Escucha atentamente cuando están hablando contigo. Las conversaciones, especialmente las de temas tópicos, a menudo forman un ritmo de ida y venida donde cada parte empieza antes de que la otra persona haya acabado su aportación. Antes de que la otra persona haya acabado, tú ya tienes en mente qué vas a responder, y no puedes esperar a soltarlo. ¿No te ha pasado nunca que alguien te está contando algo y antes de que termine tú “ya sabes” qué es lo siguiente que va a decir y tienes en mente qué le vas a responder incluso antes de que te haya contado su historia? Pues a eso me refiero.

La próxima vez que te encuentres con una conversación como esta, ve más despacio. Oblígate a escuchar las palabras que estás oyendo. Considera a la persona que hay enfrente tuya. Responde visualmente y con sonidos (“aha”, “ya”, “entiendo”) y hazle preguntas para entender mejor qué intenta transmitir o cómo se siente antes de responder con tus propias opiniones.

De esta manera necesitarás más tiempo para ponerte a hablar que antes. Eso significará que has estado tan centrad@ en lo que dice la otra persona que aún no te has preparado tu respuesta. 

2. Observa y Pregúntate 

Deja tu móvil. En lugar de actualizar tu estado en Facebook o ver los Trendic Topic de hoy, levanta la cabeza y observa a la gente a tu alrededor.

Imagina quiénes podrían ser, qué están pensando y sintiendo o dónde pretenden ir. ¿Están frustrados? ¿Felices? ¿Cantan? ¿Miran su teléfono? ¿Son extranjeros o de aquí? ¿Han tenido un buen día? Trata realmente de preguntártelo y preocuparte.

3. Conoce a tus enemigos 

empatía mejor persona

Tal vez esta palabra es exagerada pero piensa en una tensa disputa, en un conflicto fuerte que hayas tenido con alguien. Tal vez un compañero de trabajo, un familiar...Sea quien sea, para ellos estás equivocad@ pero para ti tienes razón. 

Ahora imagina toda esta situación desde el punto de vista de la otra persona. Esa persona probablemente no sea ni un demonio ni un idiota. Incluso puede que no estéis tan en desacuerdo como piensas. ¿Cómo se siente esta persona acerca de tu reacción cuando no estás de acuerdo? ¿Qué miedos causa que la otra persona esté tensa y sea difícil razonar con ella? ¿Cómo calmar esos temores en lugar de excitarlos? ¿Qué argumentos podría usar esta persona para hacer frente a tu punto de vista? ¿Tiene buenas intenciones? ¿Qué sacas de positivo de todo esto? Si sacas algo positivo, ¿es más importante que el conflicto que acabas de tener? 

Ya sólo practicando este ejercicio (tal vez hacerlo un par de veces con un mismo tema) ya consigues reducir tu frustración y ansiedad sobre alguna de las situaciones interpersonales más estresantes. Puede sonar obvio, pero hacerlo es muy diferente a decirlo. Pruébalo y verás.

4. Elige el otro lado 

Es difícil ponerte de parte de tu propio “enemigo” como he sugerido antes. Se requiere una perspectiva en 3ª persona forzada, disciplinada en cuanto a tu propio estrés y emociones. Así que para hacerlo más fácil, hazlo como si hubiera una 3ª persona real. 

Todos tenemos amigos y seres queridos que se quejan de cómo han sido tratados por otras personas. Es de naturaleza humana protestar y el deber de un ser querido escuchar. Y se sobreentiende que el que escucha está del mismo lado que el que se queja. Y normalmente así es como pasa, incluso instintivamente. 

Intenta practicar (internamente) ponerte en el lado opuesto. No vayas con tu reacción por defecto. Empieza en el otro lado y haz tu camino para regresar en base a los 3 puntos anteriores.

Esto me recuerda a una técnica que leí hace tiempo llamada “Debatir con cuchillos”. Es un ejercicio que te obliga a estar en ambos lados del debate para ayudarte a abrir la mente. Esto te parecerá probablemente muy obvio pero dudo de si realmente mucha gente practica la empatía. 

Espero que dándole una oportunidad, por muy breve que sea, mejore tu vida y la vida de los que te rodean, aunque sea un poquitín. Yo, como siempre te espero en la próxima.  No dudes en compartir tus reflexiones dejando un comentario más abajo y un saludo enorme, Andrea.

Seguir leyendo:

3 Respuestas

  1. Fredesvinda Ventura Becerril 2 años ago
  2. Kelvin St. Clair Mills 2 años ago
  3. juan 2 años ago

Añadir Comentario