Religión y realidad

Cuando todavía trabajaba, el Sábado Santo solía ser un momento extraño pero bienvenido, de espera tras la dura conmemoración de la muerte de Jesús en Viernes Santo y con las alegres expectativas de resurrección para el Domingo. Para mí han sido verdaderos símbolos de nuestra condición humana; el contraste entre desesperación y esperanza, violencia y restitución, contrición y perdón.

religion-realidad

De manera inusitada, la religión cristiana ha llegado a los titulares británicos durante esta Semana Santa. Cuarenta obispos anglicanos y líderes eclesiásticos de todas las denominaciones han hablado del creciente papel de los bancos de alimentos destinados a alimentar a las personas que no pueden permitirse comprar los alimentos básicos para ellos y sus familias; y de la negligencia política y escándalo público que esto revela. Ya he escrito anteriormente acerca la organización benéfica Trussell Trust, que trabaja ‘con aquellos que la sociedad olvida’. Es una de las organizaciones que participa en los bancos de alimentos; en 2012, alimentó a 350.000 adultos y niños, pero la cifra ha aumentado a 913.

138 en 2013/14. El motivo se debe, según ellos, a la congelación de los ingresos, el creciente coste de la vida, los bajos salarios, el desempleo y los problemas ocasionados por las duras sanciones en las prestaciones. El año pasado, 5.500 personas ingresaron ??en hospitales del Reino Unido con desnutrición. El anterior arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, lo denomina una crisis grave. Convencida de su deber de hablar sobre la verdad, la Iglesia se ha metido con la política.

Ignorando totalmente la enorme necesidad social que esto representa, de pronto, no obstante, los políticos se han vuelto religiosos. Al menos, el primer ministro del Reino Unido. En tres ocasiones distintas, durante esta Semana Santa, ha afirmado ser un cristiano creyente. Dice ser evangélico acerca de su Cristiandad. Quiere ver un mayor papel de la religión en el Reino Unido como país cristiano e insta a sus “hermanos de fe” a difundir con más confianza sus puntos de vista. Insistió en que la Iglesia es realmente importante para él. En una recepción de Pascua celebrada en su residencia de Downing Street la semana pasada, afirmó que la religión le ha proporcionado sus mayores momentos de paz y señaló que, hace 2.000 años, Jesús inventó la gran sociedad (uno de los lemas de Cameron).

Esta inesperada revelación de creencia personal ha originado un amplio debate, sorpresa y, en algunos casos, cinismo en la prensa y los medios de comunicación. Lo que no se puede negar es que el empobrecimiento que están padeciendo muchas de las personas más vulnerables del país, es un resultado directo de la política del actual gobierno. Jesús creía en una sociedad basada en la justicia. Él es el hombre dedicado a los demás, el que reconoció a los pobres, el que dijo a un hombre rico que debía vender sus posesiones y dar el dinero a los pobres, el que se convirtió en uno de ellos, los llamó bienaventurados y partió el pan y lo compartió con ellos. Él no podría acomodarse fácilmente en una filosofía del neoconservadurismo.

Bryan