La tercera edad y diversión

Procuro escribir de forma bastante general y no prescriptiva en este blog sobre la tercera edad, porque lo que supone un placer para unos puede resultar un aburrimiento para otros. Pero cuando abarcamos todo el tema del envejecimiento y la pérdida de varias actividades y aficiones propias de otra edad más joven, debemos intentar ser positivos sobre un estilo de vida menos frenético y arriesgado que antes, pero no por ello el principio del final.

La vegetación de cuerpo, mente y espíritu es el enemigo contra el que luchamos en estos años maduros, y es una batalla que debemos ganar. Así que ¡hagamos cosas descabelladas!.

Para mí (y debo confesar que la diversión loca no es uno de mis puntos fuertes), es abrazar lo bueno que rodea nuestra vida, pero no hasta tal punto que parece que estemos intentando ser alguien que ya no somos. Todos debemos hacer lo que nos parezca, sin embargo a mi me parece que las personas mayores que intentan actuar como si fuesen mucho más jóvenes y hacer cosas propias de otra generación están intentando evadir de la realidad y eso es un poco triste.

En fin, ¿qué podemos hacer? Os ofrezco unas cuantas sugerencias:

  • Decir a alguien que quieres lo importante que es para ti. Podría alegrarle su día. Y el tuyo también
  • Ir al cine a ver un tipo de película que normalmente no se te pasaría por la cabeza ir a ver y dejarte sorprender (si es una película para niños, llévate unos tapones para los oídos)
  • Olvidarse durante solo un día de una alimentación sana y comer exactamente lo que te apetezca, dónde te apetezca y a la hora que te apetezca
  • Sacar el coche o coger un autobús y pasar el día solo o sola en el campo o en la ciudad
  • Comprar algo que no necesitas para nada pero que te antoja
  • Llamar un viejo amigo del que hace tiempo no sabes nada, preguntarle por sus novedades y contarle las tuyas
  • Planificar unas vacaciones
  • Salir a pasear debajo de la lluvia (bien abrigado)
  • Sonreír a dependientes mal educados cuando sales a comprar
  • Disfrutar de la compañía de niños e intentar comprenderles un poco mejor
  • Durante una semana, encender la televisión solamente cuando haya un programa que realmente le interesa o le entretiene
  • Quedarte levantado hasta tarde a ver hasta qué hora eres capaz de aguantar antes de tambalearte hacia la cama
  • Celebrar todo tipo de aniversarios (por ejemplo hoy voy a invitar a mi mujer para celebrar el segundo aniversario de mi operación de corazón – todavía no lo sabe. Bueno, ¡ahora ya sí!)

Bryan

8 Respuestas

  1. Diegox 11 años ago
  2. Ana M. Fernández 10 años ago
  3. Anónimo 9 años ago
  4. Carla 8 años ago
  5. Vacaiones 8 años ago

Añadir Comentario