¿Productos light? ¡No, gracias!

Quien compra productos light, normalmente lo hace para evitar un exceso de calorías y de grasa. Pero, como menos grasa en los alimentos significa menos sabor y consistencia, los fabricantes suelen sustituir la grasa por aditivos calóricos, como por ejemplo carbohidratos en forma de harina de maíz, edulcorantes artificiales o azúcar.

Por lo que, a menudo, los productos light tienen más calorías de las malas que los productos naturales.
Hoy en día se sabe que muchos productos light son incluso contraproducentes si queremos adelgazar.
Aquí tienes el motivo:

Los sustitutos de la grasa reducen la capacidad del cuerpo para regular la ingesta de alimentos. Los edulcorantes engañan y confunden al cuerpo.

Productos light tienen más calorías

El sabor dulce de los edulcorantes hace que nuestro cuerpo crea que le estamos dando alimentos proveedores de mucha energía. Pero, si no le damos la energía anunciada, el cerebro pide más.

Consecuencia: nos da mucha hambre y tenemos que comer –o sufrir, si logramos resistir el ataque de apetito– a pesar de que, en realidad, nuesto cuerpo no necesita comida.

Por ello deberíamos consumir preferiblemente alimentos naturales y evitar los productos industrialmente procesados, pues a menudo son trampas llenas de calorías, azúcar o química.

Antes de echar un producto light a tu carro de la compra, te aconsejamos leer la letra pequeña.

En el libro LOS ELIXIRES MÁGICOS encontrarás muchos más interesantes consejos nutricionales como éste.

 

Lecturas relacionadas:

Sin Respuestas

Añadir Comentario