Descubre el origen de algunas de las supersticiones más conocidas

 ¿Hay qué creer en las Supersticiones? La respuesta es: “Depende de cada uno. De cómo lo entienda y cómo lo sienta”. Las supersticiones son tan antiguas como el Mundo. Surgieron de la sabiduría del pueblo y a través de su experiencia, porque les daba seguridad. 

En esos tiempos, la gente tenía muchos miedos, porque vivían muy desprotegidos e indefensos ante todo tipo de peligros de origen climático (lluvias, inundaciones, truenos…), ataques de las fieras, creían en el diablo, epidemias y enfermedades… E intentaban protegerse de todas maneras.

Supersticiones

Foto de Erika Lanpher en Unsplash

Si alguien hacía algo para protegerse del Diablo y le funcionaba, ya todos creían que había que hacer “eso” para estar siempre protegidos. Si querían que lloviera y hacían un ritual que funcionaba y a los pocos días llovía, ya estaban creando otra superstición para poder llamar a la lluvia cuando la necesitaran. Si alguien moría tras haber hecho algo concreto y a otro le pasaba lo mismo, ya adoptaban esa creencia, para evitar que les pasara lo mismo. Vamos a ver las supersticiones que todavía tenemos y utilizamos a diario:

El mal de ojo

En la época del Imperio Romano creían que cuando alguien mira algo, se queda encerrada en esos ojos, en su retina. Por eso, cuando a alguien le salían cataratas lo mataban o lo quemaban, para que no produjera el mal a nadie. También en la antigüedad, antiguas civilizaciones como los egipcios, los griegos, los turcos, los árabes creían en el mal de ojo y en el poder de algunas personas por hacerlo. Por lo que se protegían constantemente.

En realidad, hay personas que tienen mucha fuerza mental y son capaces de transmitir sus pensamientos o sentimientos de odio  muy fuerte. De ahí viene la superstición, que si uno quiere puede mandar la mala suerte a otra persona. Las gitanas por ejemplo, cuando quieren amenazar o meter miedo a alguien, amenazan con echarle el mal de ojo, para que tengan mala suerte. 

Martes y 13 

El martes 13 tiene mala fama desde hace muchos siglos en diversas culturas y países por ser un día en el que se combinan 2 supersticiones la que recae sobre el Martes y la asociada al número 13. 

Durante 8 siglos se ha temido la unión del Martes 13 y se considera un día que trae mala suerte o por lo menos hacen que confluyan unas energías que desencadenan hechos trágicos y trascendentales.

leer más sobre el origen del Marte 13

Viernes 13

La asociación del número 13 con el mal augurio en el cristianismo viene asociada a los invitados a la última cena que fueron 13 y el último de los discípulos de Jesús (el número 13) fue el que lo traicionó. El viernes también es considerado un día de luto, es el día que colgaron a Jesús de Nazaret.  Los egipcios consideraban que la vida después de la muerte equivalía a la fase 13 de la vida. La orden de persecución de los caballeros templarios por el rey  Felipe IV de Francia fue dada un viernes 13 de 1307 y como consecuencia muchos de ellos fueron torturados y quemados en la hoguera.

La saga cinematográfica de terror “Viernes 13” también hizo que este día se popularizara y se convirtiera en símbolo de la mala suerte

Tréboles de 4 hojas que dan suerte

Tiene su origen en los Druidas en la antigüedad. Ellos creían que el trébol les daba suerte, porque les permitía ver acercarse al demonio y así se podían proteger de él. Claro está, llevar siempre un trébol encima aseguraba la suerte.

Los Tréboles dan suerte contra la superstición

Tocar madera

Quizás sea una de las supersticiones más antiguas y comunes a todos los países. Sus orígenes son dos y muy válidos ambos. 1) Los Celtas, que eran un pueblo muy aguerrido y aventurero, tenían su mitología basada en el bosque y la naturaleza. Es muy interesante.

De ahí las Runas y otras creencias. Ellos utilizaban la corteza de los árboles como amuletos, que se colgaban al cuello. Por eso cuando a través de los siglos se quiere tener suerte, se toca madera. Para los cristianos, tocar la madera del crucifijo de Cristo, les traía suerte y protección. De ahí,  viene nuestra costumbre de tocar madera.

Cuando cae sal en la mesa

Se creía que la sal era poderosa porque no se podría, era incorruptible, servía para conservar los alimentos e incluso llegó a servir de moneda de cambio para los romanos. De ahí surgió la palabra “salario”. Por ello, se la consideraba un bien preciado y el hecho de caerse sobre la mesa era algo malo. De ahí, que haya que coger un pellizco de esa sal derramada y tirarlo por encima del hombro izquierdo, ya que ahuyenta a los malos espíritus, que es lado negativo, para convertir esa acción en positiva.

Romper un espejo, 7 años de mala suerte

Es uno de los peores para muchos, ya que la superstición dice, que si rompes un espejo tendrán 7 años de mala suerte. En la antigüedad se creía, que el espejo era un objeto mágico, porque en él se veía reflejada la realidad y que si lo rompías tu vida se venía abajo. Lo de los 7 días, era porque se cree que un cuerpo necesita ese tiempo para recomponerse. 

Supersticiones: ¿Hay razones para creer en ellas?

Pasar por debajo de una escalera

Tiene su origen en el cristianismo también. Consideraban que una escalera apoyada en la pared, forma el triángulo de la Santísima Trinidad, lo cual por respecto nadie debe pasar por dentro de ese triángulo. En cambio para los egipcios es al contrario, ya que Osiris, logró escapar gracias a una escalera. 

Abrir el paraguas dentro de casa

Otro caso claro de causa-efecto. Su origen está en Inglaterra, en el siglo XVIII. Se ve que la gente, para no mojarse nada, entraban y salían de las casas con el paraguas abierto, lo cual ocasionó muchos accidentes caseros como: romper un espejo del recibidor, meterselo en el ojo a alguien o herir a alguien en la cara, romper un espejo… Y de ahí surgió la superstición, que traía mala suerte.

El día de la boda, llevar algo prestado, algo nuevo, algo azul y algo viejo

Esta vieja costumbre tan arraigada en todos los países, no se conoce a ciencia cierta el origen, pero viene a representar el pasado (lo viejo), el presente (el presente) y el futuro (lo nuevo).

Supersticiones: ¿Hay razones para creer en ellas?

Tirar arroz el día de la boda

El origen está en querer desear fertilidad y felicidad a la novia. Lo que hacían era echarle trocitos de dulce a la salida de la iglesia, pero cuando vino la época de la vacas flacas, sustituyeron los dulces por maíz o arroz.

Vestir de amarillo en el teatro

Surgió con la muerte en un escenario de París, de Molière 17/02/1673 y claro está, iba vestido de amarillo. Desde entonces, se creo la superstición que traía mala suerte vestir de amarillo en un escenario. Así que nadie lo hace.

Pasar por debajo de una escalera

Se cree que viene de dos posibles razones: a) Que simbolice el triángulo o Ojo de Dios y la Santísima Trinidad, con lo cual sería una falta de respeto pisar por esa zona; b) Que simbolice la escalera que sube al patíbulo en los ahorcamientos.

Decir Jesús al ver estornudar

Tiene su origen en la Edad Media, cuando habían tantas epidemias y virus. Se creía que diciendo el nombre de Dios, podían evitar que el mal o la enfermedad se propagara al resto de personas. 

Supersticiones: ¿Hay razones para creer en ellas?

Taparse la boca al bostezar

Tiene su origen en la Edad Media, cuando se creía que el demonio podía entrar por la boca y meterse dentro de uno. El taparse la boca al bostezar, es para evitar que entre el demonio por la boca. 

Pasarse el salero de mano a mano

Siguiendo con la misma idea de que los romanos utilizaban la sal como moneda de cambio y para evitar problemas con el dinero, preferían coger las sacas de sal directamente del suelo o de la balanza, para evitar las peleas, si al llegar el saco en destino, faltaba sal. Por eso hoy en día. si alguien te pide el salero, no se le da en la mano, si no que se acerca a la persona dejándolo sobre la mesa, para evitar peleas. Pura tradición. 

Dejar las tijeras abiertas

Se cree que da mala suerte. Su origen está en la Mitología griega, la cual cuenta que la moira Atropos, que representaban a las personificaciones del destino, cortaba el hilo de la vida de las personas, con tijeras. Por eso, quedó la costumbre de cerrar siempre las tijeras al dejarlas en cualquier lugar, por no llamar a la mala suerte. Para ellos, si les caía las tijeras al suele y se abrían, se asustaban mucho, porque anunciaba muerte.

Que se nos cruce un gato negro

El catolicismo consideraba al gato negro como símbolo de la noche, la oscuridad, lo diabólico y maléfico. Por eso motivo se considera de mala suerte cruzarse con un gato negro. Otra superstición cuenta que si el gato cruza delante de ti o va hacia ti, trae mala suerte; pero que si se aleja de ti se lleva la mala suerte con él.

Supersticiones: ¿Hay razones para creer en ellas?

Caerse un cuadro al suelo y romperse

Según los griegos, anunciaba la muerte del personaje que aparecía en el cuadro. Así que era de muy mal augurio.

Apagar todas las velas de una tarta de cumpleaños

Tene su origen en la Alemania de la Edad Media. Tenían la costumbre de poner tantas velas como años, más una más que representaba la salud, prosperidad y felicidad para el próximo año y que se colocaba en el centro de la tarta. Había que apagarlas todas de un soplido, porque de lo contrario tendríamos mala suerte en el nuevo año. 

Supersticiones: ¿Hay razones para creer en ellas?

Encender 3 cigarrillos con la misma cerilla

Se dice que da mala suerte, porque cuando los hombres estaban en una trinchera durante la guerra, si encendían un cigarrillo durante la noche, eran localizados por el enemigo. Al segundo cigarrillo, les apuntaban y el 3º disparaban. De ahí la superstición. 

Dejar el bolso en el suelo

Existe la creencia, que si dejamos el bolso en el suelo, es pérdida de dinero. Por lo que, nunca hay que dejarlo en el suelo si no queremos ser pobres o perder el dinero o tener mala suerte.

Cruzar los dedos

desde la antigüedad y entre los cristiano, la gente lo hacía como forma de encomendarse a Dios y que les diera suerte. Es como hacer el símbolo de la cruz con los dedos. De hecho, antes no se hacía como ahora, si no juntado los dedos índices de cada mano. También se trazada la cruz en la hogaza de pan antes de partirla o cortarla, para bendecir el pan y que la casa y la familia estuvieran protegidos.

Supersticiones: ¿Hay razones para creer en ellas?

Poner el sombrero sobre la cama

Al sombrero se le relaciona directamente con la cabeza. Su origen está en el siglo XVIII en España e Italia, donde había esa costumbre. Por lo que, quitarse el sombrero y colocarlo sobre la cama, equivale a quitarse la cabeza y perder la cabeza o que se quede en blanco y pierdas el control o para otros es un mal presagio, porque indica que se avecinan malas cosas. 

Poner los pies de la cama enfrente de una puerta

La superstición tiene su razón de ser. Antes la vida era muy corta a causa de la gran mortandad que había por las enfermedades y epidemias. La vida era un bien muy preciado y las personas temían a la muerte. La gente moría y se les velaba siempre en su casa. Dado que había la costumbre, de sacar a los difuntos con los píes por delante, se creía que daba mala suerte o anunciaba peligro de muerte, si ponían los píes de la cama delante de la puerta.

 

Lecturas relacionadas:

Añadir Comentario