¿Qué es el crowdfunding?

El crowdfunding es un término que hoy en día se encuentra en boca de todos y que hemos conseguido normalizar dándole uso con frecuencia y naturalidad. ¿Pero de verdad sabemos lo que el concepto en sí significa una vez es separado de la moda, agitación y el hype que lo rodean? 

crowdfunding

¿De qué se trata?

El ‘crowdfunding’, un anglicismo que puede traducirse como financiación masiva o colectiva, es una forma de financiar todo tipo de proyectos mediante una plataforma online.

Su crecimiento global en los últimos años es espectacular tanto en Estados Unidos como en Europa, Asia y Latinoamérica llegando incluso a convertirse en la única fuente de financiación para determinados proyectos.

El proceso del ‘crowdfunding’, antes de la comunicación hacia los inversores, comienza con el registro del proyecto en las plataformas que facilitarán dicha financiación. Entre las webs más famosas de ‘crowdfunding’ se encuentran Indiegogo, Gofundme o Kickstarter.

El siguiente paso y quizás el más trascendental en el proceso del ‘crowdfunding’ es el de la comunicación.

Para llevar a cabo la financiación, la empresa o futura empresa tiene que expandir la noticia y conseguir llegar al mayor número de personas posibles.

En este paso las redes sociales toman un papel fundamental. Los responsables se comunican mediante Facebook, Twitter, correo electrónico u otros métodos de internet con la intención de captar inversores potenciales que puedan colaborar en el proyecto.

El objetivo, como casi todo contenido hoy en día, es que el proyecto se vuelva viral para poder captar la atención de la mayor masa social posible.

Cómo participar

La participación en las aportaciones a los proyectos es muy sencilla. Seguramente hayas recibido notificación de algún proyecto en una red social o una noticia en un periódico digital.

Basta con seguir el enlace y éste te dirigirá al portal web de ‘crowdfunding’ o a la página web de la empresa en cuestión donde el procedimiento es similar a una compra online.

Cada proyecto tiene un baremo distinto de las cantidades posibles a aportar. Esta diferencia de cantidades suele depender del tipo de proyecto y cantidad de financiación de la que requiere. En algunos casos existen contraprestaciones a cambio de la aportación denominadas “reward” (recompensas).

Por supuesto, estas recompensas están relacionadas con el importe “donado” al proyecto. Dependiendo de la cuantía, el premio será más o menos atractivo. Además, dichos rendimientos no siempre son económicos. Pueden ser desde una carta de agradecimiento con una tarjeta de socio hasta una cena con el fundador de la empresa o una invitación a la fiesta inaugural.

Crowdfunding

 

Duración

La duración de la campaña de financiación colectiva es algo que decide el fundador del proyecto. Así mismo, la cantidad máxima a recaudar es decisión de los propios encargados de la iniciativa.

Existen proyectos con poco atractivo o demasiado futuristas para la actualidad que llevan 5 años online y en cambio hay otros que en cosa de un mes superan con creces sus expectativas de financiación.

Normativa del crowdfunding

Existen muchas líneas borrosas alrededor de la política del ‘crowdfunding’ tanto en España como en su país de origen, Estados Unidos. Cada país ha acogido el concepto de una manera local y ha hecho de éste algo propio.

El principal problema que se intuye desde las altas esferas es que en su origen este tipo de financiación era de carácter altruista y ahora se ha convertido en una inversión de la cual se obtienen importantes beneficios, pero que goza de un descontrol fiscal.

En España, el Gobierno aprobó un proyecto de ley sobre la financiación empresarial con la idea de poder supervisar con mayor precisión esta actividad y a su vez limitar las cantidades de dinero captadas mediante el método del ‘crowdfunding’.

 normativa crowdfunding

 

Con esta ley aprobada se crearon dos tipos de inversores: el acreditado y el no acreditado. La única diferencia importante entre estas dos figuras reside en las limitaciones de inversión.

En el caso de los inversores acreditados, estos corresponden a empresas o fondos de inversión con un activo mayor a un millón de euros, negocios cuyo valor alcanza dos millones o tenga unos recursos propios de 300.000 euros y las personas físicas con unas rentas anuales superiores a los 50.000 euros o tenga un patrimonio de más de 100.000 euros.

Por otro lado, está la figura del no acreditado, que sería el caso todo aquel que no se encuentre atado a las condiciones expuestas. 

¿Existe algún límite?

Podemos encontrarnos con límites tanto a la hora de invertir como a la hora de financiar el proyecto.  Por un lado, a raíz de la ley del Gobierno que comentábamos anteriormente, se ha establecido el límite de financiación para las startups en 5 millones.

Respecto a las plataformas de ‘crowdfunding’, el límite de captación es de dos millones de euros por proyecto y obliga a la plataforma a tener un capital social inicial mínimo de 60.000 euros.

 Por otro lado, centrándonos en los inversores, una vez más los límites se diferencian según los dos tipos de inversores. En el caso de los no acreditados, éstos no podrán invertir más de 3.000 euros en cada empresa o más de 10.000 euros al año. En cambio, los acreditados, no tendrán ningún tipo de limitación de inversión.

Casos de éxito

Gracias al ‘crowdfunding’ se han logrado llevar a cabo proyectos que hoy en día son muy conocidos pero que quizás hasta ahora no nos habíamos preguntado cuál era su origen. 

La mayoría de los proyectos llevados a cabo mediante esta financiación innovadora están relacionados con la tecnología, aunque otros son simples gadgets que su objetivo es facilitarnos nuestro día a día.

Los casos que te explicamos a continuación son los productos que mayor financiación colectiva han logrado hasta ahora, si has entendido bien, productos, ya que en su mayoría las campañas de crowdfunding son para el lanzamiento de productos inexistentes en el mercado.

crowdfunding

Smartwatch Pebble Time

  1. Pebble Classic. Se trata de un smartwatch con tecnología display e-paper, una especie de tinta electrónica, la cual reduce los costes materiales y consigue aumentar la vida de la batería. La empresa Pebble Technology, Corp lanzó el proyecto en la plataforma Kickstarter convirtiéndose en la campaña más exitosa de la web con una recaudación final de 10 millones de dólares. Los expertos atribuyen su éxito tanto en ‘crowdfunding’ como en ventas al haber lanzado el smartwatch 2 años antes que Apple. 

  2. Coolest Cooler. Este producto es una especie de nevera multifunciones. Incluye un altavoz de conexión bluetooth, una licuadora portátil, cargador USB y además es 100% impermeable. Recaudó un total de 13 millones de dólares mediante la plataforma Kickstarter.

  3. Flow Hive. Su traducción literal significa “flujo de colmena” y eso es exactamente lo que hace, esta idea innovadora es capaz de simplificar la recolección de miel de una manera fantástica como si un grifo se tratase. Aunque aún se encuentre en campaña, este proyecto ha recibido ya una financiación de 12 millones y medio de dólares en la plataforma Indiegogo. 

 

¿Qué tipos de crowdfunding se conocen hoy día?

Para entender el pasado y futuro de esta modalidad de financiación es importante distinguir los 4 modelos diferentes de ‘crowdfunding’ existentes:

  1. Donación (donation), dirigido a la financiación de proyectos sociales y generalmente dirigidos por entidades benéficas y sin ánimo de lucro.
  2. Recompensas (reward), un modelo basado en obtener financiación a cambio de premios o recompensas no financieras.
  3. Inversión en el capital de empresas (equity) con el objetivo de conseguir dividendos y/o plusvalías.
  4. Préstamos (lending) a empresas para financiar proyectos o actividades específicas.

El desarrollo inicial de estas plataformas estaba centrado en los dos primeros modelos de crowdfunding para la financiación de iniciativas culturales que no hubieran podido realizarse sin las pequeñas aportaciones monetarias de miles de generosos usuarios.

En esta primera fase, las motivaciones del usuario son personales y el riesgo es muy bajo porque las aportaciones son de escaso valor.

Pero el verdadero potencial se encuentra los modelos de inversión y préstamo en proyectos específicos con un claro objetivo de rentabilidad. Las aportaciones bajo estas modalidades son menos numerosas, pero de importe mucho mayor. 

Pese a que ya se han tomado cartas en el asunto por parte de varios gobiernos y se han limitado ciertas ventajas de las que disfrutaban las plataformas e inversores de ‘crowdfunding’, poco a poco y sin hacer mucho ruido se está generando una vía alternativa a la financiación bancaria tradicional con muchas posibilidades de consolidarse a medio plazo y que se “escapa” al control del poderoso lobby bancario.

Para finalizar, te recomendamos que le dediques un minuto a este vídeo ya que te ayudará a entender mejor y a conceptualizar de manera más eficiente la idea del ‘crowdfunding’ y sus características.

 

Enlaces relacionados:


twitter-mercado-valores

Twiter podría predecir los movimientos de los mercados de valores

Internet de las cosas ideas sobre los efectos

4 ideas sobre los efectos del Internet de las cosas

Añadir Comentario