Aceite de oliva. ¿Está segura la españolidad de este negocio?

¿Se está garantizando el carácter español de una empresa estratégica o estamos ante otro caso de intereses políticos como Endesa o Iberia?

El éxito obtenido por el Fondo de Capital Riesgo CVC Capital Partners en la ofensiva por Deoleo cuestiona la actuación del Gobierno en la defensa de un sector estratégico para España.

Deoleo, compañía líder del sector
Deoleo es una compañía internacional líder en el sector del aceite y presente en más de 100 países, fundamentalmente en España e Italia, mediante sus marcas Carbonell, Hojiblanca, Koipe, Bertolli, Carapelli y Sasso.

En la actualidad, gestiona aproximadamente el 30% de las exportaciones mundiales de aceite de oliva.

Intervencionismo político

El Gobierno español, a través del ministerio de Agricultura, diseñó una estrategia que tenía como objeto fundamental expulsar del proceso de venta de Deoleo al Fondo Stratégico Italiano, un fondo soberano del principal país competidor de España en el mecado del aceite de oliva.

Dicha estrategia consistió en extender el proceso de venta a los grandes fondos de capital riesgo internacionales, exigiendo al potencial comprador que lanzara una Oferta Pública de Adquisición (OPA) y transmitiendo al mercado el mensaje de que, si fuera necesario, el Estado entraría en el capital para garantizar la defensa de los agricultores españoles mediante la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Tales exigencias provocaron que el fondo italiano presentara una oferta poco competitiva y atractiva, implicando su salida de este proceso.

Inversores internacionales

El pasado mes de abril, CVC Capital Partners, a través de su sociedad Ole Investments B.V., se comprometió a adquirir el 29,99% del capital de Deoleo mediante la adquisición de la totalidad de las participaciones de Bankia (16,5%) y Banco Mare Nostrum (4,85%), así como de parte de las acciones de Dcoop -la antigua Hojiblanca- (8,64%) a un precio de 0,38 euros por acción.

En dicha operación corporativa, la firma de inversión valoró la totalidad de la empresa aceitera en 440 millones de euros aproximadamente, en una oferta que incluyó una amplicación de capital por un máximo de 150 millones de euros y un crédito puente de 470 millones de euros con el objetivo de reestructurar la deuda del grupo.

Una vez completada la primera fase de la operación, CVC lanzará una OPA para que todos los accionistas minoritarios de Deoleo puedan vender sus acciones si así lo desean.

Éstas son las claves de una operación en manos de un inversor financiero como CVC, uno de los fondos de capital riesgo más fuerte a nivel mundial y cuya finalidad principal es la toma de participaciones temporales en el capital de empresas no cotizadas para crear el mayor valor posible en el menor tiempo posible y ganar dinero con la futura venta de la compañía.

Futuro incierto para el campo español

El mayor inconveniente es que la luz verde a CVC por parte del Ejecutivo Español no solventa las dudas de hasta qué punto su participación en el capital de Deoleo protege al campo español de la deslocalización de un negocio en el que es líder mundial.

El campo andaluz se lamenta de su incapacidad financiera para haber lanzado una oferta atractiva capaz de competir con los grandes inversores financieros internacionales. La falta de financiación es la excusa de los grandes grupos oliveros españoles para justificar su inacción en un proceso que fomenta una gran incertidumbre a un sector clave y estratégico en España.

El Gobierno Español ha preferido vender su participación -a través de Bankia y BMN- a un fondo extranjero antes que liderar un gran proyecto nacional junto a Dcoop. Sorprende esta decisión, mientras que el Estado Italiano trataba de hacer justo lo contrario: proteger un sector clave de su economía con dinero público.

Todavía nos encontramos con algunas incógnitas adicionales. Una de ellas es que aproximadamente un 20% de Deoleo se encuentra en manos de tres entidades bancarias como Caixabank, Kutxabank y Unicaja. Nadie puede asegurar que en un horizonte temporal cercano no decidan salir de un negocio no core para ellos.

¿Por qué se financia un rescate bancario con fondos públicos de más de 50.000 millones de euros y no podemos invertir 500 millones de euros en conservar la españolidad de un sector clave como el aceite de oliva?

¿No es el aceite de oliva una de las principales marcas de España?

A partir de ahora, gran parte del futuro del sector aceitero español se diseñará desde las oficinas de una firma de inversión en Londres.

 

Autor del post
Jorge Hernández Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Murcia. Es responsable de Planificación Financiera y Reporting en el Grupo Digitex. Anteriormente, trabajó como Analista Financiero en el área de Valoración y Business Modelling de Deloitte.

3 Respuestas

  1. Raquel Diez Girado 4 años ago
  2. Anónimo 4 años ago
  3. Ramón Pedreño 4 años ago

Añadir Comentario