Digitalizar una economía: qué es y sobre todo qué no es

Por supuesto digitalizar una economía no es una opción. Es algo a lo que están abocados todos los países. Además hay un abuso político del término “digitalizar” o también de “transformación digital”  sin que se comprenda la complejidad y amplitud del término.  Y aunque parezca sorprendente también se vierten con frecuencia énfasis excesivo en los riesgos o incluso dudas sobre su conveniencia(1).

¿Hay vida para la economía de un país sin digitalización o sin transformación digital? Es un tema de actualidad…

 

pedro-sanchez-twitter-1-mayo

Cuestiones previas importantes

  1. Rapidez vs atraso e impacto en la competitividad y el crecimiento.
    Actualmente la implantación de la digitalización en cualquier país es mucho más rápida, disruptiva e imprescindible para que un sistema económico sobreviva. Las posturas políticas en contra de la digitalización  llevan consigo un alto coste en términos de atraso y competitividad de nuestra economía. ¿Tienen nuestros políticos claro las consecuencias de torpedear algo tan puntual como airbnb? Me refiero en términos de la competencia: posicionamiento en la demanda de una plataforma que encanta a los usuarios de todo el mundo, renta para propietarios de inmuebles modestos, desarrollo de nuevos mercados con nuevas conexiones aéreas con estos mercados, incentivos para la reinvención de la industria hotelera obsoleta…
  2. No crear una cultura digital en la población. Digitalizar está unido en la mente de muchos o a tópicos (infraestructuras de redes,  la definición de los derechos de los ciudadanos en Internet, la fiscalidad de los bienes y servicios digitales, los derechos de propiedad…)  o a una visión negativa (paro, disrupciones, dependencia tecnológica, complejas regulaciones preventivas…).
    Cuánto más se desequilibra la visión menos receptividad digital, y más actitud analógica en usuarios y otros agentes económicos.
  3. Contagio analógico político europeo. Todo este discurso, predominante en gran parte de la clase política europea lleva consigo el predominio de una actitud analógica y a la defensiva de las políticas europeas. Se plasma también en la falta de estrategia y liderazgo digital de Europa respecto a Asia y Estados Unidos. Quizás merezca la pena citar a aquí la excepción reciente y entusiasta del Presidente francés Macron.
  4. Oportunidades vs amenazas. Los economistas deberíamos poner foco en las extraordinarias oportunidades asociadas a la digitalización de la economía en todas sus variantes (incluidas las más disruptivas como la Inteligencia Artificial) y los políticos deben introducir inteligentemente este debate y apostar sin reservas o dejar tópicos digitales y pasar a retos ambiciosos y claves para el posicionamiento de nuestra economía.

 “Digitalizar” una economía no sólo es asumir planteamientos básicos en relación con las infraestructuras o una alfabetización superficial de la población. Hay que hablar de transformar a fondo una economía en todas sus vertientes: empresas, educación, sanidad, administraciones…

A modo de un repaso voy a intentar hacer algo de didáctica sobre el término “digitalizar” o “digitalización de una economía…

Digitalizar no es sólo…

Digitalizar no es sólo crear una agenda digital gubernamental marginal o secundaria, tener acceso a banda ancha, wifi, ordenadores, móviles y página web o una app corporativa.

Digitalizar no es sólo tener acceso a servicios digitales que proporcionan aplastantemente las empresas americanas y asiáticas en una nueva suerte de dependencia económica de una Europa sumida en la tentación del  “exit”.

Digitalizar y robotizar no son un sinónimo de “riesgo enorme de sucumbir en el paro masivo”, pese a los profundos impactos sectoriales que provoca (al respecto, recomiendo la estimación de Emilio Ontiveros  para el Observatorio ADEI cuantificando la creación de más de dos millones de empleos en un contexto de transformación digital y una previsión de un paro del 7% para la economía española tras “digerir” la digitalización.

 

Digitalizar es…

Digitalizar es… desarrollar una gran base de empresas digitales competitivas en un ecosistema propio que ayude a transformar y modernizar digitalmente el conjunto de la sociedad de un país.  Lograrlo de forma eficiente y rápida no es fácil. Hay que involucrar a un gran número de acciones y agentes económicos: administraciones, empresas, cultura de usuarios… y ser muy proactivos en áreas como la educación, la salud, el emprendimiento…

A modo de ejemplos he aquí algunas iniciativas para digitalizar una sociedad que no siempre se recuerdan en el mensaje político:

Gobierno /Sector Público / estrategia:

  1. Potenciar con prioridad y ambición el desarrollo un sector de TICs propio potente y no meramente dependiente.
  2. Regular sin fagocitar la economía digital, ponderando bien qué, cuándo, cómo y para quién regular. Hay que aprender de Shenzhen (The Economist).
  3. Incrementar al máximo la eficiencia del sector público racionalizando, simplificando, agilizando y haciendo absolutamente transparente la gestión pública.
  4. Posicionarse en aquellas tecnologías claves de desarrollo inmediato que van a ser estratégicamente decisivas: Inteligencia Artificial, Distributed ledgers (como la tecnología Blockchain), Big data, Analytics, nanotecnologías, biotecnologías, computational genomics… y en general la economía y sociedad del conocimiento.
  5. Crear una cultura digital de nuestro tiempo que haga posible que revalorice nuestro patrimonio, arte, arquitectura…. En definitiva una sociedad talentosa, creativa y “open mind” que “cale” en todas las vertientes de nuestra sociedad con el apoyo en las políticas de administraciones públicas  en todas estas vertientes.

 

Educación:

  1. Transformar radicalmente la educación con tecnologías digitales para personalizarla con bajos costes a efectos de desarrollar el talento individual.
  2. Implementar un currículum obligatorio desde infantil hasta bachillerato de formación STEM (Science, Technology, Engineering y Mathematics) y anticiparse a las necesidades de las empresas como habilidades en todas las titulaciones.
  3. Fomentar la introducción del “pensamiento computacional” (What is computational thinking by Google) en todas las fases educativas desde la educación primaria.
  4. Educar a la población para una sociedad digital que debe asimilar cambios a una velocidad exponencial. Y educar no es que salga un  “aviso de cookies” que tape la pantalla de su móvil.  Digitalizar para una población debería ser:
  • Comprender los riesgos para su privacidad y seguridad en general.
  • Sacar partido a la inmensidad de los recursos digitales útiles para la información, la educación, la salud, la vida diaria…
  • Comprender los beneficios y riesgos de la red, desde el comercio electrónico hasta el contacto online con terceros…
  • Entender la naturaleza y prevención de muchas tecnologías disruptivas, por ejemplo en torno a la IA, u otras revoluciones inminentes de fuerte calado.
  • No sentirse en desventaja y por tanto estar en situación de superar la formación de  “brechas digitales” (ej. entre una población joven y adulta, universitaria y sin estudios superiores, o de diferentes estratos económicos, la brecha de género…).

 

Economía / Empresa / Emprendimiento:

  1. Impulsar al máximo el comercio y los servicios online de todas las actividades económicas en un marco de transformación digital integral de la empresa.
  2. Desarrollar otros sectores de futuro (Industria 4.0) con sinergias con las TICs.
  3. Generar un ecosistema emprendedor que favorezca la generación de startups, y generador de innovaciones competitivas mundialmente.
  4. Atraer talento mundial a través de las diversas fórmulas existentes (Nómadas digitales, atracción de empresas digitales de otros países…).
  5. Asimilar inteligente y anticipadamente los cambios disruptivos que afectan a sectores claves (prensa, banca, turismo, transporte, comercio tradicional…), siguiendo buenas prácticas digitales internacionales y fomentar una transformación digital estratégica e inteligente.
  6. Crear suficientemente empleo de calidad y de futuro para jóvenes afectados por un serio problema de empleabilidad de sus títulos universitarios, el mileurismo, la precariedad y la diáspora a terceros países.

 

Servicios- Salud:

  1. Desarrollar una salud predictiva y personalizada aplicando las técnicas avanzadas revolucionarias de la genética, robótica, impresión 3D, nanotecnología y la IA.
  2. Iniciativas de Open data, investigación (Big data + IA) con garantías de privacidad.
  3. Progresar en la salud preventiva, a través de todas las herramientas tecnológicas disponibles y en la gestión de un cúmulo de avances científicos y tecnológicos sin precedentes que exigen un posicionamiento estratégico y de gestión en temas cruciales tratamiento de enfermedades específicas, envejecimiento, longenvidad, 

Digitalizar una economía es construir su futuro con avances en educación y sanidad inimaginables.  Es transformar las empresas y las administraciones públicas potenciando la actividad creativa y emocional, frente a trabajos mecánicos, repetitivos, peligrosos, alienantes… 

Aun asumiendo todas las cautelas sobre una privacidad digital (que supera en desvelos a la no virtual) o el desempleo implícito en la introducción de innovaciones es imprescindible una apuesta ambiciosa por la digitalización de nuestras economías.

Incluso para dar una cumplida eficiencia a la voracidad fiscal, primero hay que desarrollar una gran  base de economía digital. Ser pioneros en eficiencia  fiscal solo redundará en la debilidad ya existente de Europa frente a otras partes del mundo. Algo extensible a la “regulación preventiva“. Ya he comentado en alguna ocasión la importancia de ponderar muy bien los tiempos en materia de regulación (el cuándo) aparte de qué, cómo y para quién. Pero esa es otra historia..

 

Todo apunta a que la tecnología nos ayudará a descubrir dimensiones de la naturaleza y de lo humano casi inimaginables. Asimilar un cambio exponencial y disruptivo no es fácil, pero el reto es tan apasionante como irreversible

 

Digitalizar la economía 

(1) Esta nota viene del inicio del post:  Por muy potente que fue la agricultura española del siglo pasado nadie dudaba de la imperiosa necesidad de industrializar nuestra economía en los sesenta- setenta, o  terciarizarla  en las décadas posteriores.  Industrializar o terciarizar eran  inequívocamente el progreso. Pues ahora toca “digitalizar”.

Seguir Leyendo:


maximo-potencial-pomares-guillo-vicedo-sanchez

Mis amigos de Máximo Potencial, un antídoto contra la crisis

cultura-digital

La cultura digital en la empresa: actuar en positivo..

Añadir Comentario