El reto de la digitalización de la economía española (I Congreso del Observatorio ADEI)

Versión integra del artículo publicado hoy en el diario Expansión sobre “La digitalización de la economía: el gran reto español y europeo“.

Internet y la economía digital claves para el crecimiento y la competitividad

Internet se ha convertido en los últimos años en el sector clave para todas las economías avanzadas del mundo. Es el revulsivo actual para la actividad económica, que está impulsando el desarrollo de nuevos modelos de negocio y un tejido económico y empresarial diferenciado en muchos países.

 

 

Su importancia para el crecimiento económico y su aportación al PIB crece exponencialmente.
Internet contribuye de manera decisiva a fortalecer la innovación competitiva y globalización de las sociedades, a eliminar las barreras físicas en la relación entre personas y empresas en el mercado internacional y genera nuevas oportunidades que exigen nuevas capacidades y competencias.

La digitalización de la economía en España

La digitalización de la economía es un proceso que se acelera en todo el mundo, y este cambio es particularmente rápido en muchos de los países de nuestro entorno. También está en marcha en España, aunque nos queda mucho camino por recorrer. La economía digital representa sólo un 2,5% del PIB de nuestro país, mientras que la media europea es de 3,8%.

Desarrollar la economía digital en España es fundamental y urgente. Es tanto como apostar por la competitividad, la modernización de las administraciones públicas, asimilar como sólidas ventajas las innovaciones más disruptivas, el emprendimiento en sectores de futuro, liderazgos en comercio electrónico, ciudades inteligentes o tecnologías avanzadas en la educación, entre otras cosas.
En definitiva, apostar por el futuro.

La regulación por defecto o por exceso

La regulación y el desarrollo normativo en general peca por exceso o por defecto en toda Europa. Frente a Asia o Estados Unidos, los europeos no hemos sabido todavía sentar las bases que para el desarrollo de la digitalización de la Economía. El resultado es que para defender hipotéticos derechos de privacidad o propiedad intelectual, lo que estamos haciendo es poner obstáculos y trabas a nuestras startups y empresas digitales.

Es realmente sorprendente que no haya ninguna empresa de referencia europea entre las grandes corporaciones digitales del mundo. Bruselas tiene que acelerar los cambios normativos, enfoques y políticas para impulsar una potentísima economía digital en Europa acorde con el desarrollo en América del Norte y Asia.

Muchos de los debates que hoy están teniendo lugar en el Viejo Continente condicionarán el futuro desarrollo tecnológico de sus Estados y su capacidad de competir con otras potencias mundiales.
Definir y hacer realidad un potente Mercado Único Digital, conseguir un Mercado Único de Telecomunicaciones, alcanzar un acuerdo para el TTIP, son algunos de los retos de trascendental relevancia para nuestro futuro que Europa tiene planteados. Y sobretodo, establecer las bases para un liderazgo relevante en la economía digital en el ámbito mundial en vertientes como la atracción y retención de talento, inversiones y empresas tecnológicas.

Programas de digitalización y favorecer la innovación

Las nuevas tecnologías exigen a las empresas y especialmente a las pymes, disrupciones y cambios constantes en sus modelos de negocio. En muchos casos son nuevas oportunidades que les brinda Internet y el ecosistema digital y que deben aprovechar para fortalecer su crecimiento. Para impulsarlo, debemos reforzar los programas de digitalización y reducir las barreras a la innovación. Tenemos también que aprovechar con inteligencia factores como la ventaja que nos ofrece la gran penetración en España del acceso a internet a través de smartphones, una de las mayores de Europa, o la entidad de la lengua española y sus mercados internacionales.

Otro de los grandes desafíos pendientes es la reducción de la brecha digital y mejoras muy sustanciales en el conjunto de los sistemas educativos. Si no hacemos algo para remediarlo, más de 900.000 los puestos de trabajo quedarán sin cubrir de aquí a 2020 como consecuencia de la ausencia de personas formadas que el mercado digital demanda. Especialmente, hay que hacer un gran esfuerzo de alfabetización digital en trabajadores de baja cualificación y parados de larga duración. Y tenemos que hacer habitual, cotidiano y universal el uso de las tecnologías digitales en el sistema educativo para asegurar la igualdad de acceso a la formación y al empleo en las nuevas generaciones. Esto les permitirá vivir en un mundo de oportunidades y no en uno de frustraciones, salir de precariedad y fomentar la competitividad y estabilidad de cada empleo.

I Congreso Internacional que el Observatorio para el Análisis y Desarrollo Económico de Internet (ADEI)

Muchos de estos asuntos serán objeto de análisis y debate en el I Congreso Internacional que el Observatorio para el Análisis y Desarrollo Económico de Internet (ADEI) celebrará el próximo 23 de octubre en Madrid, en el que participarán muchos de los principales expertos nacionales e internacionales en esta materia. Este Observatorio, fruto de la colaboración en Google, Analistas Financieros Internacionales (Afi) y el Instituto de Economía Internacional de la Universidad de Alicante, nació precisamente con el objeto de impulsar el uso de las tecnologías digitales para una mayor competitividad de la economía española, una tarea en la que todos nos tenemos que implicar.

 

http://www.observatorioadei.es/

Andrés Pedreño
Director del Observatorio ADEI

Fuente: Expansión

Ver también: Economía digital: 13 cosas a las que los economistas deberíamos prestar mucha más atención.


futuro-universidad

La universidad del futuro (prospectiva y utopías)

smartphone-credito

Los móviles como banco ambulante

Añadir Comentario