La crisis de Facebook: el indebido uso de los datos personales

No se habla de otra cosa en el mundo tecnológico. Se trata de un escándalo público ocasionado por la indebida utilización por parte de una empresa analista de los datos personales de 50 millones de usuarios de Facebook. Se cuestiona una vez más, pero a grandes escalas, la responsabilidad de la multinacional norteamericana por la violación de la normativa de protección de datos.

proteccion-datos-facebook-filtracion

Cómo empezó todo

La antesala de lo acaecido fue un experimento llevado a cabo por Global Science Research, una empresa fundada por un investigador ruso-americano: Aleksandr Kogan.

Este profesor de psicología, docente en la Unversidad de Cambridge accedió a los perfiles de millones de usuarios que se descargaron una aplicación para Facebook, llamada “thisisyourdigitallife”. Esta aplicación, que ofrecía un servicio de predicción de la personalidad, era una puerta de acceso no sólo a los datos de los usuarios que se había descargado la aplicación sino también a todos sus contactos.

De esta forma lograron acceder a una ingente cantidad de información sin necesitar el consentimiento de la mayoría de los usuarios.

Así, mientras que la aplicación tan sólo fue descargada por 270.000 personas que sí habían dado su consentimiento para que la aplicación accediera a su información personal, la empresa accedió a los datos de 50 millones de personas. Sí, cincuenta millones.

El uso que se dio a estos datos fue, curiosamente, político. El académico proporcionó los más de 50 millones de perfiles que había logrado con este método a Cambridge Analytica, quien utilizó los datos de estos usuarios de Facebook para desarrollar un programa informático destinado a predecir las decisiones de los votantes a la presidencia de Estados Unidos e influir en ellos.

La mercantil analista obtuvo una información que permitió diseñar la campaña electoral del actual presidente de la Casa Blanca.

La responsabilidad de Facebook

La pregunta es obvia: ¿hasta dónde llega la responsabilidad de Facebook?

Pues lo primero que deberíamos tener en cuenta es que Facebook cedió datos personales de sus usuarios para una investigación académica, y desde ese momento  se generó en la mercantil cedente un especial deber de vigilancia. La red social tenía la obligación de guardar y proteger los datos de sus usuarios, y al parecer no lo hizo.

Las plataformas sociales como Facebook, deben tener implantadas en su operativa diaria fuertes políticas proteccionistas en aras de evitar el uso indebido de datos. Su obligación es velar por la privacidad de los usuarios de la red social. Esto es lo que falló y por lo que será encausada la famosa red social.

Serán las autoridades las encargadas de juzgar lo acaecido, sin embargo, de lo que no hay dudas es de que ha tenido lugar la mayor obtención de datos personales sin autorización, ni consentimiento de la historia, lo cual implica una violación a la regulación de la protección de datos.

Lo que en principio fue una autorización de Facebook para un fin concreto, ha acabado siendo una información esencial y especialmente valiosa que ha servido incluso para lograr varios objetivos, entre ellos, políticos. Las actuaciones llevadas a cabo por el gigante norteamericano cuya implantación es más que notoria en nuestra sociedad, no siempre no son las correctas.

No obstante, para otro post de este blog, dejaremos un aspecto en el que nadie se está centrando: la incidencia de los usuarios en el resultado dañoso. Efectivamente, el factor que siempre se olvida al tratar estos temas es la indiligencia de algunos usuarios de redes sociales. Algunas cesiones de datos personales, por ejemplo contestando a encuestas, pueden resultar temerarias.

Pero eso lo dejaremos para otro día.

 

Lecturas relacionadas:

Facebook en el disparadero de la protección de datos

Facebook problemas legales en el uso de nuestra información

Dropbox, MailChimp, Google Drive y las RRSS en el punto de mira de la protección de datos


Añadir Comentario