Aeropuertos: 15 trucos para evitar colas, ahorrar dinero y viajar mejor

¿Quieres ahorrar dinero en bebidas y tasas de equipaje, no tener que hacer colas, entrar a salas VIP o conseguir vuelos a mejores precio? Estas son algunas de las ventajas que podemos tener si seguimos los 15 trucos y consejos de 10 viajeros profesionales.

trucos evitar colas aeropuertos

1. Solicita Global Entry 

Global Entry es una programa de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos que agiliza la entrada de pasajeros al país. Gracias a este programa, los ciudadanos norteamericanos pueden evitar las colas en la aduana. Los pasajeros procedentes de Canadá, México, Nueva Zelanda, los Países Bajos, entre otros, también pueden beneficiarse del sistema dado que sus países cuentan con programas similares a Global Entry.

Para solicitar la participación en el programa es necesario pasar una entrevista y someterse a una minuciosa evaluación de antecedentes penales. Pese a los requisitos, una vez eres miembro podrás pasar por el control de aduanas en un abrir y cerrar de ojos. Además, tendrás ventajas en otras colas o procedimientos de seguridad.

Lisa Ellen Niver de Wesaidgototravel ha probado Global Entry y afirma que “una vez lo solicitas y te hacen la entrevista, ya no tienes que hacer cola nunca más en los controles de seguridad. Te dejan pasar y, además, sin necesidad de quitarte los zapatos o sacar el ordenador.”

2. Trae tu propia bebida 

¿Vas a volar y quieres tomarte una copa sin tener que pagar por ello? Tamara Elliott, que da consejos muy prácticos en Globe Guide, recomienda llevar una botella pequeña con tu bebida preferida y mezclarla con algún refresco que vaya incluido en el vuelo. Además, según esta viajera, la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, Transport Security Administration) afirma que la restricción de líquidos sólo habla de cantidad, no del tipo de líquidos que se pueden subir al avión.

3. Autostop: destino sala VIP

Turner Wright, de Once a Traveler, tiene un modo muy particular de acceder a las salas de espera de primera clase. Algunas de estas salas VIP permiten que el pasajero lleve un acompañante, así que según Turner “siempre y cuando vayamos aseados y seamos agradables, podemos esperar en la puerta de entrada y preguntarle a alguien si nos dejaría entrar con él“.

4. Compra un pase para la sala VIP

Si colarte en la sala VIP no funciona o no va contigo, puedes comprar un pase.

Su precio está normalmente entre los 30 y 50 dólares y te permite disfrutar de todos los servicios de la sala: cómodos asientos, comida y bebida gratis (incluido el alcohol), Internet y, en ocasiones, hasta incluso servicio de duchas o habitaciones para echar una cabezadita. Es una buena inversión si haces escala y tienes que esperar muchas horas entre vuelo y vuelo.

5. Ponte el equipaje encima para evitar el sobrepeso

Benny Lewis, a quien National Geographic nombró viajero del año en 2013, viaja con todas sus pertenencias, incluidos los libros, y lo hace en compañías de bajo coste. Lo más sorprendente es que no paga por los más de 36 kilos que lleva en equipaje. Su secreto es “llevar puesto el equipaje” con las prácticas prendas-maleta Jaktogo. Benny afirma que es totalmente antiestético e incomódo de llevar, pero que sólo hay que llevarlo puesto al facturar y al embarcar ya que sólo es en ese momentos cuando comprueban el número de maletas que llevas. El resto del tiempo, incluso cuando pasas por control, lo puedes llevar doblado en forma de bolso.

6. Elige vuelos nocturos 

Matt Stabile, fundador y redactor jefe de TheExpeditioner.com  y ExpeditionerSafaris.com asegura que la mejor forma de evitar el bullicio de los aeropuertos es elegir vuelos nocturnos, sobretodo, si se trata de vuelos de largo recorrido.

Según Matt, si coges una avión a las diez de la noche, por ejemplo, evitarás el tráfico de las horas punta, apenas harás cola para facturar, tardarás la mitad en pasar por el control de seguridad y una vez en el avión, no tienes más que cerrar los ojos y dormir hasta que llegues a tu destino.

7. Utiliza herramientas para reservar vuelos

Si la idea de volar por la noche no te atrae demasiado, Benny Lewis recomienda usar herramientas como Flight Fox que te ayudan a localizar vuelos que se ajustan a tus necesidades y al mismo precio que los vuelos nocturnos.

8. Recurre al servicio de asistencia (lesión, enfermedad)

En los aeropuertos, además de caminar mucho, pasamos mucho tiempo de pie haciendo cola. Jeanne Dee de SoulTravelers3 afirma que las aerolíneas ofrecen asistencia en silla de ruedas, por lo que moverse por el aeropuerto no tiene porqué ser un problema para las personas que sufran algún tipo de enfermedad o lesión. Así que no lo dudes, pide asistencia si la necesitas.

9. Come en el aeropuerto

Tiffany y Chris Soukup de VagabondWay.net en los diez años que llevan viajando han aprendido que una comida consistente en el aeropuerto no sólo es rentable sino que ayuda a combatir el jet lag y a tomar decisiones más acertadas. Recomienda también informarse antes de los restaurantes que hay en el aeropuerto para comprobar si admiten o no cupones de descuento.

10. Entretener a los niños sin dispositivos electrónicos 

Éste es un consejo práctico para las familias que viajen con niños. Rachel y Greg Denning de DiscoverShareInspire.com llevan viajando desde 2007 con sus seis hijos y saben mejor que nadie lo difícil que es entretener a los niños mientras se espera en un aeropuerto. Según ellos, disminuir el uso de la tecnología convertirá a las niños en mejores viajeros.

Según esta pareja, los juegos electrónicos son muy aburridos y fomentan el entretenimiento pasivo en los niños. Sin embargo, una forma más activa de entretenerlos puede ser leer, hablar, cantar o jugar a las cartas o al veo veo. Este tipo de actividades mantienen su atención, favorecen la interacción personal y además hace que viajar sea mucho más divertido tanto para los padres como para los niños. Creen que disminuir el uso de la tecnología en los viajes, convierte a los niños en viajeros mejores.

Añaden, sin embargo, que si los niños están enganchados a este tipo de dispositivos, no es recomendable quitárselos de golpe en el mismo aeropuerto, sino ir limitando su uso las semanas previas al viaje.

11. Ventajas de ser viajero frecuente (evita las colas)

El chico de Flights and Frustration ha viajado prácticamente todos los meses desde hace 14 años y ha encontrado el modo de utilizar la clase business y la prioridad de embarque aún volando en clase turista. Para ello hemos de conseguir la categoría Elite con las millas o kilómetros acumulados en el programa de viajero frecuente.  Las categorías te permiten tener ventajas en todas las aerolíneas afiliadas, como por ejemplo, no pagar las tasas de equipaje.

Para aquellos que hayan acumulado millas o km pero no tengan ninguna categoría (elite o elite plus) pueden preguntar en el aeropuerto si pueden conseguir alguna mejora en su viaje por puntos acumulados.

12. Evita las colas igualmente

Hay otros que le echan morro como Turner Wright de Once a Traveler a quien no le importa mucho lo de la categoría de viajero frecuente para evitar las colas. “Depende de la prisa que tenga, pero aún así veo ridículo tener que hacer cola en el control de seguridad cuando no hay nadie en la cola de primera clase o en la de prioridad. Lo que suelo hacer normalmente es acercarme y preguntar simplemente si puedo pasar. Lo mismo hago en los controles de inmigración y aduanas.”

13. Accede a la sala VIP con tu tarjeta de crédito

Aunque no tengas las categoría elite o elite plus de los programas de viajero frecuente, puedes conseguir acceso a las salas VIP con tarjetas de crédito como la BankAmericard Travel Rewards. Este tipo de tarjetas te dan acceso a más de 600 salas de todo el mundo, donde podrás darte una ducha, comer, tener acceso a Internet… algo que resulta necesario si vives y trabajas de un sitio a otro. En caso de que necesites únicamente un par de pases, algunas tarjetas de crédito regalan uno o dos pases por solicitarlas.

14. Descansa en la capilla y date una ducha

Si la escala entre vuelo y vuelo es muy larga y necesitas un lugar tranquilo, busca la capilla del aeropuerto. Es un buen lugar para echar una cabezadita o meditar.
Stephanie Zito, redactora jefe de Travel Hacking Cartel afirma que si viajas a Oriente Medio en prácticamente todos los aeropuertos hay duchas y suelen estar al lado de la capilla.

15. Duerme en el aeropuerto

Wade Shepart editor fundador de Vagabond Journey suele dormir en los aeropuertos cuando coge vuelos que salen temprano (entre las 3 y las 9 de la mañana) o aterrizan tarde (entre las 11 de la noche y las 5 de la mañana). Afirma que es relativamente seguro, mucho más que ir a altas horas de la noche por una ciudad que no conoces, es gratis y te evita los gastos de transporte nocturno y hotel. Wade recurre a la web SleepingInAirports. Net para ver qué lugares son mejores para dormir. Respecto al equipaje, dice sujetarlo a la silla en la que duerme o incluso a la muñeca, así “si alguien intenta llevárselo me despertaría”, asegura.

Algunas Fuentes consultadas 
Wisebreadcom
GobiernoUsa.gov
Klm.com

Añadir Comentario