Google y Facebook se alían para conectar Los Ángeles y Hong Kong con un cable de Internet submarino

Google y Facebook han decidido colaborar con Pacific Light Data Communication y TE SubCom para impulsar la velocidad de conexión a Internet entre Norteamérica y Asia, instalando un cable de Internet submarino entre Los Angeles y Hong Kong, apodado PLCN (Pacific Light Cable Network). La instalación del nuevo cable dará comienzo este año y empezará a funcionar en 2018.

 

Google y Facebook se alían para conectar Los Ángeles y Hong Kong con un cable de Internet submarino

Con 8.000 millas (unos 12.800 km) de longitud y una capacidad estimada de 120 terabits por segundo (Tbps), PLCN será el cable de fibra óptica submarino más largo y con mayor capacidad construido entre ambos continentes.

Según los investigadores, el nuevo cable PLCN de capacidad ultra alta podría soportar hasta 80 millones de videoconferencias en HD al mismo tiempo entre Asia y Norteamerica, además de proporcionar velocidades mayores y aumentar la seguridad.

Incluso superará prácticamente el doble en capacidad al cable “Faster”, instalado recientemente entre Oregón y Japón por Google, en colaboración con otras empresas de telecomunicaciones; y que empezó a funcionar en junio.

La iniciativa resalta el destacado papel que algunos gigantes de Internet como Google, Facebook o Microsoft están teniendo en la construcción de grandes infraestructuras de telecomunicaciones.

Hay que recordar que, en mayo, Facebook y Microsoft se unieron para construir otro cable de Internet submarino de 4.100 millas (unos 6.600 kilómetros) entre Virginia y España.

El nuevo cable PLCN es ya el sexto cable de Internet submarino financiado por Google.

Estos cables submarinos ayudarán a incrementar el ancho de banda total disponible no sólo para los gigantes que los construyen, sino también para el resto de usuarios.

Además, mejorarán la resiliencia de la red mundial de Internet, al aumentar el número de rutas disponibles para que los datos viajen a través de los océanos.

No obstante, las empresas constructoras de estos cables submarinos disfrutarán de cierta capacidad reservada para uso propio y también tendrán un mayor control sobre la infraestructura de la que dependen.

Según Jonathan Hjembo, analista de TeleGeography, las redes privadas representan en la actualidad alrededor del 60% de la capacidad de tráfico trasatlántico.
 
Además de estos cables trasatlánticos, tanto Google como Facebook han invertido mucho dinero en la adquisición de infraestructuras de fibra óptica ya en desuso en los EE.UU., con el fin de facilitar los viajes de ida y vuelta de información entre sus diferentes centros de datos, sin pasar por la Internet pública.

Las dos compañías tienen también sus propios proyectos para llevar la conexión de Internet a las zonas más remotas del planeta, aunque con enfoques diferentes. Facebook mediante drones y Google con globos aerostáticos dentro de su Proyecto Loon.

De lo que no hay duda es de que, a medida que estas empresas crecen y dominan Internet, se vuelven cada vez más independientes de la infraestructura que realmente define Internet, evolucionando hacia redes independientes.

Seguir leyendo:

Guardar