Todo lo que deberías saber sobre la conexión 5G

El uso de datos móviles se ha disparado en los últimos cinco años. Solo en 2015, el aumento ha sido del 74% y la cifra global ronda ya los 3,7 exabytes por mes. Principalmente, debido al incremento de los servicios de streaming, tanto de audio como de vídeo; y al aumento en el uso de las aplicaciones móviles. Este incremento supone un enorme reto para las compañías de telefonía móvil, dado que todos, como usuarios, queremos que nuestra conexión funcione de forma fluida en todo momento, aunque no estemos conectados a ninguna Wi-fi. En los próximos años, el problema podría agravarse aún más con la llegada de tecnologías emergentes, como los vehículos autónomos, la realidad virtual y aumentada o el Internet de las Cosas. Y ahí es donde entra en escena la conexión 5G, que en un futuro promete ofrecer conexiones inalámbricas de ultra alta velocidad.

 

Todo lo que deberías saber sobre la conexión 5G

Actualmente, la conexión 4G se está afianzando como estándar global para nuestro futuro inmediato, al menos, en los mercados desarrollados.

Sin embargo, acabará por ser reemplazada por la 5G que se encuentra en desarrollo. Pero… ¿Qué es exactamente la conexión 5G y en qué se diferencia de sus antecesoras? ¿Qué ventajas conllevará su llegada para los consumidores? ¿Y cuándo se producirá la transformación? En este artículo te explicamos todo lo que deberías saber sobre la conexión del futuro.

 

Promesas de la conexión 5G

  • Proporcionará conexiones inalámbricas mucho más rápidas, similares a las alcanzadas por el sistema cableado de Google Fiber.
  • Resolverá el problema de la creciente demanda de datos móviles, al ofrecer más capacidad.
  • Reducirá la latencia, haciendo que las comunicaciones inalámbricas sirvan para todo, desde juegos en línea a dispositivos médicos.

 

¿Cuándo llegará la conexión 5G a los consumidores?

En los EE.UU., la Federal Communications Commission votó a mediados de julio la ampliación de una parte importante del espectro inalámbrico por encima de los 24GHz, con el fin de pasar de la era 4G a la 5G. Y al día siguiente, la casa blanca presentó la Advanced Wireless Research Initiative, un plan de inversión de 400 millones de dólares, dirigido por la National Science Foundation (NSF), que servirá para financiar trabajos de investigación y otros proyectos relacionados con la implementación de la conexión 5G.

Por otra parte, operadoras como Verizon y AT&T han prometido ofrecer ya algunas de las capacidades de la conexión 5G el próximo año. Verizon, concretamente, ha sido la primera operadora en publicar, a comienzos de julio, algunos detalles sobre su especificación para la conexión 5G y, tanto Verizon como AT&T, han anunciado que empezarán a llevar a cabo algunos ensayos con la nueva tecnología en 2017.

En cuanto a otros países:

  • En Japón, NTT DoCoMo realizó su primer ensayo de la tecnología 5G a finales del año pasado, alcanzando velocidades de 3,6 Gbps.
  • En Corea del Sur, KT Corporation, que está trabajando en colaboración con Verizon, ha anunciado que planea presentar su tecnología 5G a tiempo para los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, en 2018.
  • En China, la Academia de Investigación en Telecomunicaciones ha puesto en marcha un programa de investigación para experimentar con la conexión 5G.
  • En el Reino Unido, el gobierno ha anunciado sus planes de liberar 750MHz del espectro público para el uso de las telecomunicaciones de próxima generación utilizados en 2022 y ha reservado financiación para la investigación y el desarrollo de la tecnología 5G.

    Además, la Universidad de Surrey ha abierto un Centro de Innovación especializado en 5G y la Universidad de Cambridge acaba de publicar el primer libro completo sobre el tema, titulado: “5G Mobile and Wireless Communications Technology”.  

No obstante, hay que señalar que cualquier iniciativa que se lleve a cabo de momento se estará haciendo al margen del estándar, que todavía se encuentra en desarrollo.

La International Telecommunication Union lleva años trabajando en la estandarización de la conexión 5G y no prevé completar su trabajo antes de 2020. Será alrededor de esa fecha y, por supuesto, una vez completado el estándar, cuando se empiece a implementar la conexión 5G en todo el mundo.

Según las cifras de Ovum, publicadas en junio de este año, habrá 24 millones de suscriptores a la 5G a finales de 2021 entre servicios de banda ancha por cable y móviles. De ellas, más del 40% de las suscripciones globales al 5G estarán en Norteamérica y Asia, destacando, principalmente, Estados Unidos, Japón, China y Corea del Sur, en donde las operadoras han desvelado ya unos plazos bastante exigentes para el lanzamiento de los servicios 5G. A continuación, estará Europa, con alrededor de un 10% de las suscripciones, seguida de Oriente Medio y África.

Ovum estima que, a finales de 2021, los servicios 5G estarán disponibles en más de 20 mercados en todo el mundo y habrán llagado a las cuatro principales regiones del mundo.

El principal escollo podría estar en Europa, donde la regulación de la neutralidad de la red podría frenar la inversión. De hecho, 20 empresas de telecomunicaciones, entre ellas, Nokia, Vodafone, BT y Deutsche Telekom, han indicado ya que están dispuestas a invertir en tecnologías 5G a tiempo para el año 2018, pero sólo si se limitan las leyes de neutralidad de la red. Básicamente, a las empresas les preocupa ver reducido el retorno de su inversión en tecnologías 5G como resultado de las regulaciones de neutralidad, por lo que dependiendo de cómo decida la Comisión Europea manejar la situación, la conexión 5G podría llegar mucho más tarde a los países europeos.

 

Principales dificultades para la implementación de la conexión 5G

A diferencia de sus antecesoras, la conexión 5G necesita algo más que una simple ampliación del espectro de frecuencia para empezar a funcionar. El motivo, principalmente, es que la conexión 5G no es una sola tecnología con un único rango de frecuencia inalámbrica, sino una combinación de varias tecnologías con diferentes frecuencias, con y sin licencia. Entre ellas, algunas ya existentes y otras más innovadoras que requieren nuevos tipos de infraestructuras, en algunos casos, bastante costosas.

1. Nuevos rangos de frecuencia que necesitan nuevas infraestructuras

Por ejemplo, la red 5G incluirá partes del espectro de frecuencias ultra altas que hasta hace poco se consideraban no aptas para las conexiones de datos móviles. Sin embargo, estas frecuencias requieren una línea de visión directa entre el dispositivo del usuario y el punto de acceso y eso implica tener que reemplazar las grandes torres de conexión inalámbrica actuales por pequeños puntos de acceso bien situados y distribuidos por todas partes, con el consiguiente coste que eso supone. Además, muchos de estos puntos de acceso necesitarán estar conectados por cable mediante enlaces “backhaul” a la red de una operadora y la instalación de toda esa nueva insfraestructura puede llegar a ser extremadamente costosa.

Una posible solución para evitar la necesidad de todo ese cableado podrían ser las antenas del proyecto Terragraph de Facebook que permiten que los puntos de acceso se conecten entre sí, pudiendo abastecer de conectividad a toda una ciudad sin apenas necesidad de cables.

2. Nuevas necesidades de legislación

La incorporación de nuevas tecnologías, requerirá la adaptación de la legislación o normativas existentes o la creación de nuevas normas, tanto a nivel estatal como local, dado que los gobiernos tendrán que lidiar con algo más que la ubicación de las torres o la concesión de los permisos para su instalación.

 

Seguir leyendo:


Sin Respuestas

Añadir Comentario