Google trabaja en un nuevo sistema operativo denominado Fuchsia

La noticia ha saltado a la palestra tras la aparición del código en dos repositorios de código abierto en Internet: GitHub y el propio repositorio de código de Google. Sin embargo, todavía se desconoce cuál será la finalidad del nuevo sistema operativo, denominado Fuchsia, dado que la compañía todavía no ha realizado ningún comentario oficial al respecto y la única descripción que aparece en GitHub es: Pink + Purple == Fuchsia (a new Operating System), es decir, “Rosa + Púrpura == Fucsia (un nuevo sistema operativo)”.

 

Fuchsia, el nuevo sistema operativo de Google

La falta de información oficial ha despertado toda clase de especulaciones y rumores al respecto. En este artículo hemos reunido toda la información conocida sobre Fuchsia hasta la fecha, diferenciando entre lo que sabemos realmente y lo que podría llegar a ser este nuevo sistema operativo.

 

¿Qué sabemos realmente sobre Fuchsia?  

1. Es un nuevo sistema operativo de código abierto desarrollado por Google.

2. Está basado en Magenta: a diferencia de Android y Chrome OS, los sistemas operativos desarrollados anteriormente por Google, Fuchsia no está basado en Linux, sino en Magenta, una plataforma que, según la propia documentación de Google publicada en GitHub, consta de:

  • Un “microkernel (núcleo) de tamaño medio” basado en el proyecto LittleKernel (LK) diseñado inicialmente para su uso en sistemas integrados, es decir, equipos que tienen una función especializada y que, a menudo, no necesitan un sistema operativo real, por ejemplo, el software de un reloj digital o de un router.
  • Un pequeño conjunto de servicios de usuario, controladores (drivers) y bibliotecas.

Es decir, que aunque está basada en LK, Magenta puede hacer mucho más, como el propio Google indica en su documentación:

 

“LK es un núcleo diseñado para sistemas pequeños, utilizados habitualmente en aplicaciones integradas. […] Magenta está orientado a teléfonos y ordenadores personales modernos con procesadores rápidos y cantidades no triviales de RAM […]”.

 

3. Entre los desarrolladores que figuran en GitHub como artífices del nuevo sistema operativo se encuentran Christopher Anderson, Brian Swetland y Travis Geiselbrecht, ingenieros de software especializados en sistemas integrados; y Christopher Lane, que previamente ha formado parte de los proyectos Android TV y Android@Home. Anderson también ha trabajado anteriormente en los proyectos Android TV y Nexus Q.

 

4. Utiliza Dart como lenguaje de programación principal, un lenguaje desarrollado por Google.

 

5. Es multiplataforma, es decir, que puede funcionar en diferentes dispositivos, desde móviles y ordenadores, a relojes o los diferentes dispositivos del denominado Internet de las cosas. En este sentido, es compatible con procesadores ARM de 32 y 64 bits (procesadores compactos y de bajo consumo utilizados en teléfonos móviles y tablets) y con los de los ordenadores de 64 bits.

Además, en la documentación de Fuchsia se explica cómo compilar el código del proyecto desde un ordenador y, según desveló Swetland en un chat de IRC, ya se está probando en distintos sistemas, como en los miniordenadores NUC de Intel y en un portátil Acer Switch Alpha 12, en los que “arranca razonablemente bien”, aunque recalcó que todavía queda trabajo por hacer en el desarrollo de controladores.

Por otra parte, Travis Geiselbrecht, otro de los desarrolladores de Google que participa en el proyecto, afirmó que pronto funcionará también con la Raspberry Pi 3.

6. Incluye Escher para el procesamiento de gráficos.

 

¿Para qué podría servir el nuevo sistema operativo Fuchsia?

Pues dadas las características del nuevo sistema operativo y que Google todavía no se ha pronunciado al respecto, las opciones posibles son muchas. No obstante cabe señalar que toda la información proporcionada a partir de aquí, son tan solo rumores y especulaciones que han ido surgiendo al respecto.

1. Algunos opinan que podría servir para reemplazar a Chrome OS y Android, unificándolos en un único sistema operativo. En realidad, la idea no es nueva. Ya en 2015 se rumoreó que Google podría estar trabajando para combinar ambos sistemas operativos en uno solo y que el nuevo sistema operativo vería la luz en 2017. Ahora, la aparición en escena de Fuchsia ha vuelto a despertar las especulaciones al respecto.

En principio, por las características de Magenta, el código de Fuchsia desvelado hasta el momento y las declaraciones extraoficiales de Swetland sabemos, al menos, que el nuevo sistema operativo podría funcionar en ambos tipos de dispositivos. No obstante, otros lo consideran muy poco probable, ahora que Chrome OS ha logrado hacerse un hueco por fin en el mercado de los ordenadores.

2. Otros apuntan a que Google podría estar desarrollando Fuchsia para dispositivos como su router OnHub o Google Home, así como para otros nuevos dispositivos del Internet de las Cosas desarrollados por terceros, que cada día proliferan más y más. Esta idea se basa, principalmente, en el código de Fuchsia, que parece un sistema operativo ligero con un núcleo ideal para su uso en sistemas integrados; y en el hecho de que varios de sus desarrolladores sean especialista en este tipo de sistemas. No obstante, esta teoría parece contradictoria con las declaraciones de Swetland y con la mención expresa de Google en la documentación de que “Magenta está orientado a teléfonos y ordenadores personales modernos”, además de la incorporación de soporte gráfico.

3. Incluso algunos han sugerido que Fuchsia podría estar pensado para interfaces de realidad aumentada, algo nada descabellado.

4. Por último, existe la posibilidad de que se trate únicamente de otro experimento más de Google y que Fuchsia no llegue a salir nunca al mercado como producto comercial.

Tendremos que esperar a ver qué pasa o a que Google se pronuncie sobre el tema.

 

Seguir leyendo: