Verduras para el cáncer de mama

Compuestos presentes en algunas verduras podrían frenar el crecimiento tumoral.

Los carotenoides son unos micronutrientes que se encuentran en verduras de colores brillantes, como las zanahorias, las espinacas y la col rizada, parece que podrían proteger frente al cáncer de mama.
Un nuevo estudio ha encontrado que las mujeres con niveles más altos de carotenoides en sangre tienen entre un 15 y un 20% menos riesgo de desarrollar cáncer de mama que aquellas con niveles de carotenoides más bajos. Especialmente en casos de cáncer de mama con receptores de estrógeno negativos.
Verduras para prevenir el cáncer de mama
 

Otra razón por la que debemos incluir las verduras en nuestra dieta diaria.

El análisis de ocho estudios, que incluyeron un total de 3055 personas con cáncer de mama y 3956 controles, muestra que el riesgo de cáncer de mama más bajo estaba ligado a niveles altos de alfa-caroteno, beta-caroteno, licopeno, luteína y zeaxantina, así como con altos niveles de carotenoides totales.
Los autores de la nueva investigación especulan que los carotenoides pueden tener efectos contra el cáncer porque tanto el alfa-caroteno, el beta-caroteno y la beta-criptoxantina se metabolizan en retinol, la forma natural de la vitamina A.
La vitamina A regula el crecimiento, el desarrollo y la muerte de las células, así como la expresión de los genes, lo que podría frenar el crecimiento del tumor.
Además los carotenoides puede mejorar la comunicación celular y la función del sistema inmune, por tanto la capacidad del cuerpo para eliminar las células que crecen anormalmente.
 
Eliassen AH, Hendrickson SJ, Brinton LA, Buring JE, Campos H, Dai Q, y col. Journal of the National Cancer Institute (2012). Más información.

Verduras para el cáncer de mama
Seguir leyendo:

Sin Respuestas

Añadir Comentario

Subscribe!