Parásito intestinal de los gatos como tratamiento para el cáncer

Parásito de los gatos como tratamiento para el cáncer
Un parásito que vive en los excrementos de los gatos podría algún día ser usado como un tratamiento para el cáncer. 
El Toxoplasma gondii es un parásito unicelular que vive en los intestinos de los gatos, pero que también puede infectar a otros animales, incluidas las personas. Las personas infectadas por este parásito rara vez presentan síntomas, similares a los de una gripe, debido a que sus sistema inmunológico atacan y evitan que el parásito cause ninguna enfermedad. 
El parásito no mata al anfitrión. Cuando el parásito invade el cuerpo de un animal, la respuesta inmune del huésped mata a las células de rápida replicación del parásito y protege al huésped de morir. Cuando la infección aguda ha terminado, el parásito se transforma en una forma latente que el anfitrión entonces lleva en tejidos como los músculos y el cerebro durante el resto de su vida.
Los autores de un estudio, publicado en la revista , intentaron aprovechar la respuesta inmunitaria provocada por el parásito y dirigirla para atacar tumores. Para ello utilizaron un parásito Toxoplasma modificado genéticamente, y trataron a ratones que tenían cáncer de piel y ratones que tenían cáncer de ovario. Manipularon el genoma del parásito de modo que era incapaz de reproducirse, y por lo tanto, no podían causar ninguna enfermedad. 
Inyectaron los parásitos modificados en los tumores de los ratones. Esto produjo la estimulación del sistema inmune del ratón, que atacó las células del tumor. Alrededor del 90% de los ratones sobrevivieron al melanoma. 
En el caso del cáncer de ovario agresivo, se consiguió aumentar la supervivencia, aunque con el tiempo todos los ratones acabaron muriendo.
Temas relacionados con: Parásito intestinal de los gatos como tratamiento para el cáncer.

Añadir Comentario